violencia

¡Va por vosotras!

| OPINIÓN | Nuestra sociedad es como una sala de teatro. Con su escenario, su palco, y sus butacas. Los ciudadanos son los espectadores de un escenario esperpéntico; algunos observan orgullosos la obra, mientras que otros reniegan de ella constantemente