Nadie dijo que fuera fácil: ‘coaching’ para 2014


| ESPECIAL |

A las puertas de un nuevo año muchos nos sentimos especialmente motivados para anotar mentalmente largas listas de propósitos, cosas que nos gustaría mejorar de nosotros mismos o de nuestra situación. Seguramente algunos de esos propósitos ya aparecían en la lista que escribimos en años anteriores, lo que parece indicar que por una u otra razón no se han cumplido. Estar en forma, dejar de fumar, conseguir un buen trabajo, pasar más tiempo con la familia o aprender un idioma son algunos de los más repetidos.

Vayamos más allá esta vez… ¿y si en vez de propósitos nos fijáramos objetivos? ¿Y si fuese éste el año en el que decidiéramos ir a por aquello que realmente queremos? Es importante descubrir qué cosas valoramos genuinamente y cómo queremos que sea nuestro tiempo en este mundo: ¿te sientes identificado con la vida que haces?, ¿estás plenamente satisfecho contigo mismo?, ¿compartes tu tiempo con quien te hace feliz?, ¿trabajas en lo que te apasiona?, ¿te sientes a gusto viviendo en este lugar?…

A menudo, simplemente nos falta valor. Puede que sintamos que no es el momento, que existen cosas que nos impiden avanzar o en el peor de los casos, que esa vida que tanto deseamos no es posible. Malas noticias: el momento ideal nunca llegará, pues el paraíso existe, pero no está aquí. Sin embargo, si nunca tomamos las riendas y nos encaminamos hacia ello, estaremos avocados a la eterna insatisfacción que supone vivir una historia que no nos pertenece. No hay que olvidar que nuestro tiempo es limitado, y después de todo pasar de puntillas por la vida sólo nos llevará a salvo a la muerte. Para algunos el objetivo consistirá en lograr pequeños retos personales, para otros, un verdadero cambio vital.

Sólo si comprendemos que lo que merece la pena cuesta esfuerzo y que saber aplazar las recompensas evadiendo el hedonismo puro y duro nos hará más felices a la larga, podremos evitar el sin sentido. Tendremos que hacer cosas que no nos gustan o tomar decisiones que no serán fáciles. Puede que lo pasemos mal luchando por nuestros sueños. Cada cual ha de decidir si quiere emplear su energía en asumir una situación que no le gusta o emplear toda su fuerza en cambiarlo, aunque por el camino las cosas no sean del todo agradables.

nadiedijoquefuerafacil2

El esfuerzo, la perseverancia y la apertura de mente son las tres claves del éxito

Pero sin duda, vivir intensamente y exprimir nuestro tiempo depende de nosotros mismos y por ello es necesario que nos paremos a reflexionar sobre qué es lo que queremos mejorar internamente. Un falso tópico muy extendido es que el carácter no se puede transformar, cuando lo cierto es que todos podemos llegar, con esfuerzo, a modular nuestros defectos. Hasta a ser fuertes se aprende. El potencial que cada persona posee está ahí latente a la espera de ser explotado y acercarnos a la mejor versión de nosotros mismos. Mantener nuestra mente abierta, desarrollar la inteligencia emocional y ser capaces de manejar el dolor y la frustración, serán las claves para que nos enfrentemos a nuestros retos con seguridad y confianza.

Una vez definidos los objetivos y los pasos a seguir para lograrlos, sólo nos queda no abandonar, pues la caída nunca nos llevará tan lejos como para situarnos en el punto de partida.

No hagas esperar a tus sueños. Vive ahora.

Anuncios


Categorías:Salud

1 respuesta

Trackbacks

  1. Nadie dijo que fuera fácil: 'coaching' p...

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: