¡Claro que sí, campeona!


| OPINIÓN |

La consellera de Educación de las Islas Baleares denomina al informe PISA, “informe Trepitja”

Que la clase política española no destaca precisamente por su cultura y competencia es algo sabido por todos, pero últimamente esto se está haciendo demasiado evidente. Primero fue Ana Botella con su comentado “relaxing cup of café con leche”, y ahora, la última en apuntarse a la lista de discursos políticos que más bien parecen sketches de humor es la consellera de Educación balear Joana Maria Camps.

Camps, en plena comparecencia en el Parlament, denominó reiteradamente al informe PISA (Program for International Student Assessment), “informe Trepitja”, traduciendo literalmente la palabra al catalán. Tras este alarde de  profesionalidad, la consellera negó que desconociera el nombre del informe, puesto que se ha referido a él muchas veces, y le quitó hierro al asunto declarando que “hay cosas más importantes”.

JoanaMariaCamps_red

Está claro que la anécdota resulta graciosa. Seguramente se hablará de ella unos días, se le sacará todo el jugo humorístico posible y luego terminará en el cajón de los ridículos olvidados. Pero no debería ser así. Es muy triste que los políticos de un país que se cree desarrollado cometan este tipo de errores. Es triste que la consellera de Educación -o cualquier político en general- no conozca la existencia de un informe sobre enseñanza que elabora la OCDE, y que además es archiconocido. En el caso de que Camps lo conozca -habrá que creérsela-, es triste que alguien con un cargo tan importante no revise sus discursos antes de leerlos en público, y es más triste todavía que no se dé cuenta del error en sus dos primeras referencias al informe. Triste es también, que, quien quiera que le haga los discursos, traduzca con un traductor automático, pero lo más triste de todo es que pasen este tipo de cosas y nadie salga perjudicado.

El asunto se convierte en una espiral de incompetencia, ineptitud y pasotismo que no sólo implica a la consellera, sino al propio president Bauzà, que optó por nombrar consellera d’Educación a una Agente de la Propiedad Inmobiliaria sin demasiados conocimientos sobre el tema. Quizás la educación en las Islas Baleares dejaría de ocupar el último puesto del informe PISA en España si su gobierno se preocupara un poco más por quién lleva la Conselleria, y dejara de centrarse tanto en polémicas leyes lingüísticas.

El caso de Joana Maria Camps, repito, tan sólo es uno entre tantos. Por desgracia, incultura y desidia parecen cualidades indispensables para dedicarse a la política. Quizás nuestros gobernantes deberían preguntarse si realmente valen para el cargo que ocupan  y, sin duda, tendrían que replantearse en qué consiste ser un político competente y qué se necesita para ello. Puede que saber inglés sea demasiado pedir -véase Zapatero o Rajoy- pero creo que un mínimo de esfuerzo a la hora de hacer su labor no sería tan difícil de lograr. Un buen político debería ser un ejemplo para la sociedad, alguien comprometido y trabajador y no alguien que nos provoque carcajadas a la par que vergüenza ajena.

Anuncios


Categorías:Nacional, Opinión, política

Etiquetas:, , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: