El majestuoso poder de un sueño


| REPORTAJE |

“La única diferencia entre un loco y yo, es que el loco cree que no lo está, mientras yo sé que lo estoy”, Salvador Dalí.

Decía el escritor italiano Carlo Dossi, que los locos abren caminos que más tarde recorren los sabios. Y cuánta razón. No sabemos cuántos artistas posteriores a Salvador Dalí habrán experimentado el desagradable sentimiento de la frustración tras comprobar, que lo que él hizo, fue algo prácticamente inalcanzable.

Salvador Dalí

Salvador Dalí

Dalí y los sueños

Dalí era un artista obsesionado con el mundo de los sueños. Veía en ellos una fuente insaciable de inspiración que debía ser aprovechada. “Me pareció uno de los descubrimientos capitales de mi vida y se apoderó de mi un verdadero vicio de auto interpretación, no solo de los sueños, sino de todo lo que me sucedía, por más casual que pareciese a primera vista.”

Dalí denominará a este sistema como “paranoico-crítico”, es decir, mezclar en una misma obra detalles de la realidad y detalles originados por su subconsciente. El resultado es enigmático, casi hipnotizador. Pinturas cargadas de un simbolismo sobrecogedor y de difícil interpretación.

Dalí y el amor

Helena Diakonoff, más conocida por el nombre de Gala, fue el verdadero amor de la vida de Salvador Dalí. El amor desmedido, enfermizo y visceral que el pintor sentía hacia su musa, fue, probablemente, la causa de que el artista fuera tal y como ahora le conocemos.  Tal era la veneración que sentía hacia la figura de su esposa, que escribió sobre ella las siguientes líneas:

“Todo buen pintor que aspire a crear auténticas obras de arte, antes de nada debe casarse con mi esposa. Cualquier hombre puede tener una esposa, pero sólo es Gala la que cura su espíritu, la que adora las pinturas más que al pintor, la que tiende una mano cuando lo piden las circunstancias, la que te previene hacer lo que te interpone con el arte, la que alimenta tu glotonería; pero también la que no hace nada, dejando que las potencias creadoras tomen su cuerpo; la que posa arquitecturalizando el espacio, la que desvanece todas las angustias… la que hace algo cuando no hace nada.”

Dalí y la ciencia

No es posible comprender la obra de Dalí sin mirarla con los ojos de la ciencia. Y es que, ésta, era otra de sus grandes musas. Fue durante su estancia en La Residencia de Estudiantes de Madrid cuando el artista comenzó a interesarse por los fenómenos científicos, destacando principalmente la física de Einstein y las teorías de Sigmund Freud, plasmando la preocupación del subconsciente y los principales hallazgos en física, matemáticas y biología, en muchas de sus obras.

Dalí en público

Dalí era ante todo, alguien al que le gustaba dar que hablar. Abandonado a todo tipo de excentricidades,  tenía una asombrosa facilidad para las relaciones públicas y para captar la atención de aquellos que a él le interesaba llevar a su terreno. Cuentan los libros, que el talento de Dalí era inmenso, casi tanto como su ego. Hay quienes piensan que padecía de locura, lo cual sigue siendo a día de hoy un motivo de debate, ya que hay quienes consideran su alocada actitud como una estrategia para mantener el puesto de protagonista que tanto deseaba.

Dalí y sus obsesiones

"El gran masturbador" Salvador Dalí

“El gran masturbador” Salvador Dalí

La pintura de Dalí está firmemente marcada por  sus obsesiones, producto de traumas de la infancia. La relación con su padre siempre fue problemática, pero el mayor trauma de la vida del pintor fue la muerte de su hermano mayor dos años antes de que él naciera. Él se sentía como una reencarnación de su hermano, y esto le trastocaba psicológicamente. Por otro lado, Dalí sentía un terrible pánico al sexo y a todo lo que tuviera que ver con el contacto carnal,  entregándose por completo al onanismo.

Siguiendo la frase de Carlo Dossi que cito al comienzo del artículo, es prácticamente imposible saber a ciencia cierta cuántos sabios habrán recorrido la senda que marcó el excéntrico artista a lo largo de su existencia, una existencia que marcó un antes y un después en la historia del arte. Lo que sí es posible de afirmar, es la inmensa cantidad de personas que a día de hoy admiran a este artista y a estas obras cargadas de simbolismo, sensibilidad y significado.

Anuncios


Categorías:Cultura

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: