Derrick Rose, caer para coger impulso


Derrick Rose entrando a canasta |FOTO: Fernando Medina

Derrick Rose entrando a canasta | FOTO: Fernando Medina

| OPINIÓN | 

La vida en general y el deporte en particular, tienden en ocasiones a regalarnos auténticas maravillas como a ser crueles con nosotros. En este caso se han unido ambas. Tras el regalo por parte de la NBA en forma de base de Chicago, y de un MVP bajo el brazo en territorio de Lebron James o Kobe Bryant, nos quitó sin previo aviso a un jugador dotado para reinar. Entre  los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda y la rotura del menisco de la rodilla derecha, ha pasado un año y medio. Tiempo mediante, una recuperación que llegó a ser más psicológica que física con buenos tintes de marketing americano. Y es que en EEUU saben aprovechar hasta las situaciones más complicadas para hacer negocio.

Derrick Rose, uno de los baloncestistas más talentosos de esta nueva era, vuelve a dejar las canchas. Entre dos y seis meses será lo que esté apartado del parqué donde se ha criado. Una bofetada a su ánimo, al de su afición y al de todo amante del aro y la pelota. El destino ha sido especialmente cruel con él, pero no ha sido juez de una carrera demasiado corta. Un posible daño en los ligamentos de su otra rodilla podrían haber supuesto el fin para un jugador que necesita de sus dotes físicos y que vive de sus movimientos bruscos y sus saltos inverosímiles.

Pero no deja de ser especialmente sangrante que, la siempre cruda realidad en cuanto a lesiones, golpee de forma tan cobarde y miserable a un hombre que sólo ha hecho bien al baloncesto y que ha sido capaz de levantar de sus asientos a los ciudadanos de una Chicago hambrienta tras la comilona que se metieron en los 90 con Michael Jordan.

Ya la temporada pasada, los Chicago Bulls supieron tirar de raza y pundonor para intentar que la no presencia de D-Rose se notase lo menos posible sobre la cancha. Difícil papeleta, dado que la enfermería del United Center siempre tenía una visita inesperada. Aún así, obtuvieron una meritoria quinta plaza con un balance de 45-37. Llegaron hasta las semifinales de conferencia, donde los después campeones, Miami Heat, les aplastaron por 1-4 pese a haber comenzado asaltando el American Airlines. Poco importaba en la ciudad. Lo importante estaba por llegar en verano. The Unicorn estaba preparado para comenzar la temporada.

Comenzaba la NBA 2013/14 y Rose, lejos del nivel que mostró antes de su lesión, empezó a coger los galones del equipo como si nada hubiera pasado. Con porcentajes más bajos, y con cierto control a la hora de entrar a canasta, el 1 de Chicago poco a poco comenzaba a encontrarse mejor.

Con 31’1 minutos de media y el 35’4% de tiros de campo, The Windy City Assassin tenía unos numeros de 15’9 puntos por partido. Un registro esperanzador para lo que estaba por venir en un año en el que Chicago debía dar un paso más a la hora de avanzar en las rondas de Playoffs.

Estaba siendo el mejor en el partido contra los Blazers de Portland cuando, en un lance del partido, notó que su rodilla le mandaba una señales que él ya había recibido no hace tanto tiempo. Tembló el pabellón y temblaron los Bulls. Nadie se lo podía creer.

Derrick Rose se retiraba de la cancha con las vistas puestas al final de la temporada y a volver en condiciones para sumar en Playoffs, pero con el recuerdo reciente de su lenta recuperación psicológica a la hora de estar preparado para jugar al nivel que exige una competición como la NBA.

Quizás el que escriba estas líneas no es el más imparcial en esta materia, pero el coraje y la pena que da ver a D-Rose en un gimnasio en vez de estar botando el balón por los pabellones de todo Norte America, produce rechazo.

Si hablamos de justicia poética, el baloncesto le debe a Derrick Rose mucho de lo que él ya le ha dado. Ha caído por segunda vez, pero estoy convencido que será para coger aún más impulso. Chicago aguarda de nuevo. El mundo aguarda de nuevo.

Anuncios


Categorías:Baloncesto

Etiquetas:, , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: