Vencedores y vencidos en la temporada 2013


Sebastian Vettel en el GP de EEUU | FOTO: EFE

Sebastian Vettel en el GP de EEUU | FOTO: EFE

| ANÁLISIS |

No ha terminado aún la temporada de Fórmula 1. El Gran Premio de Brasil será el colofón a un año repleto de buenas y malas noticias. De campeones y perdedores. De vencedores y vencidos.

En un gran circo automovilístico como es este, el rey de reyes ha sido, como no podía ser de otra manera, Sebastian Vettel. El alemán ha conseguido el cuarto campeonato mundial consecutivo. Ha seguido batiendo récords y apunta ya con su dedo al heptacampeonato de Michael Schumacher. Le faltan tres y, con ese monoplaza, todo es más sencillo.

El germano ha conseguido hacer parecer que el resto de pilotos de la parrilla parezcan tremendamente inferiores. Incapaces de hacer frente a la monotonía en la que ha convertido en estos últimos meses un deporte como este. Tanto ha sido así, que las memorias más recientes han retrocedido hasta el año 2000 en el que, otro alemán, Michael, ganaba cada carrera como si así lo dictasen las leyes de la Fórmula 1. Pero no es que el resto sea peor. Es que Sebastian es muy bueno. Y eso se le olvida a mucha gente.

VENCEDORES

Sebastian Vettel

Empezó la temporada asentándose a los cambios en su monoplaza de la temporada anterior. Al rebufo de un Fernando Alonso que llegó a hacer soñar a sus seguidores que, por fin, esta era la temporada de su tercer campeonato.

Su primera victoria fue en Malasia, el 24 de Marzo y repitió un mes después en Bahrein. Hasta su victoria en Canadá, en el mes de junio, Sebastian había desaparecido del primer cajón del podio. Desde entonces, su visita al primer puesto se resumía en una de cada dos carreras.

En el Gran Premio de Gran Bretaña, dio de comer a esas bocas hambrientas de lucha y pelea por el campeonato al abandonar por un problema en su coche. Pero no dejó que las dudas se introdujeran en su sistema nervioso y puso pies en polvorosa. Ganó la carrera en su país y, tras no poder hacer lo mismo en Hungría, empezó su festival.

Desde el 25 de Agosto, ha ganado todas las carreras que se han disputado (ocho), superando el récord de Michael Schummacher y siendo el mejor de los últimos treinta años. Eso le ha facilitado ser campeón mucho antes de llegar a Brasil, donde más campeonatos se resuelven. Con doce vitorias, es el mejor piloto en una misma temporada desde su compatriota. Está destinado a hacer historia en su permanente idilio en una marca, Red Bull, que le dio la oportunidad de mostrar sus credenciales. Les ha devuelto ese cariño con cuatro campeonatos. Tanto de él como de constructores. Un monopolio absoluto que va camino de cumplir un lustro.

Hace de una carrera en la que los coches van a doscientos kilómetros por hora algo aburrido. Y eso tiene mucho mérito. Un mérito que no todo el mundo está dispuesto a reconocer y que muchos le quitan por la inferioridad del resto de monoplazas con respecto al que él conduce. Olvidándose, eso sí, que tiene un compañero de equipo, Mark Webber, que galopa con los mismos caballos que él, pero que no ha sido capaz de ganar ninguna carrera y que se encuentra a casi doscientos puntos de Vettel. Bien es cierto que la suerte en momentos puntuales tampoco ha sido aliada del australiano. Pero no deja de ser curioso.

Comparación del diario Marca

Comparación del diario Marca

Red Bull

Son los grandes triunfadores, un año más, de la temporada de Fórmula 1. Adrian Newey ha diseñado un monoplaza simplemente perfecto. Es el que más corre, el que mejor tracciona en las curvas, el que mejor conserva los neumáticos y el que siempre gana. El coche perfecto para el piloto perfecto.

Más de quinientos puntos en el Mundial hacen de los de la bebida energética los dueños y señores de este circo. Cada pretemporada se dice que van a bajar, que su rendimiento empeorará con los cambios en la normativa y cada año se reinventan. No tienen un as bajo la manga, tienen veinte, y saben muy bien cuando utilizarlo. Mucho tendrán que trabajar el resto de escuderías para llegar al nivel de este Red Bull 2013, que además, es el más fiable, con diferencia, de la parrilla.

Fernando Alonso

Sí, él. No ha sido su mejor año en la categoría. No ha conseguido los mejores resultados de su carrera, pero ahí sigue. El único que ha sido capaz de poner, entre muchas comillas, ”contra las cuerdas” a Sebastian Vettel. Su rival estos cuatro años en los que el alemán se ha paseado en mayor o menor medida con su monoplaza.

El español, además, ha tenido la desventaja del coche. No ha corrido en igualdad de condiciones y eso al final marca diferencias. Tiene en sus manos un Ferrari, es cierto y obvio. Pero no gana el nombre, gana el carro. Y ahí Fernando ha tenido que exprimir hasta el último jugo de un vehículo con unas prestaciones mucho más bajas que el Redbull.

Si antes comparábamos a Vettel con Webber, también tenemos que hacerlo con el asturiano y su compañero Felipe Massa. Llevan en sus manos el mismo instrumento pero durante estos largos meses lo han usado de forma muy diferente y han llegado a metas muy distintas. Más de cien puntos de ventaja (eso son casi cinco carreras) es la diferencia entre uno y otro. Algo que habla a las claras de uno y de otro, pero sobre todo de la realidad que existe hoy en Italia. Ferrari no va y, que Alonso vaya a ser segundo, es un auténtico milagro.

Su único pero, quizás, los sábados. En la clasificación prácticamente nunca ha estado con la disposición de pelear por salir en la primera línea de parrilla. Algo que le ha perjudicado los domingos, en los que se ha visto como semana tras semana ha tenido que remontar, no permitiéndole sumar más puntos que, por superioridad, debería haber obtenido.

Comparación del diario Marca

Comparación del diario Marca

VENCIDOS

Felipe Massa

Deja su asiento a Kimi Raikkonen y se marcha de la Scuderia Ferrari haciendo una de las peores temporadas vestido de rojo. Su año ha sido malo tirando a grotesco y tan sólo ha conseguido pisar el podio en una ocasión. Tercero.

La diferencia con su compañero de equipo también es abultada. Si bien es cierto que este año en clasificación la cosa ha estado más igualada que otros años (10-8 para Fernando) en carrera el 15-2 en favor del asturiano es, cuanto menos, sonrojante para el brasileño, que en estos cuatro años compartiendo equipo con Alonso, no ha estado ni cerca de ayudarle en la lucha por el Mundial de pilotos, y mucho menos por el de constructores.

Desde que se anunciase que el finlandés Kimi iba a ocupar su puesto la próxima temporada, Felipe se ha dedicado a hacer la guerra por su cuenta, olvidándose para quien trabaja y lo concienzudos que son en Italia con el trabajo de equipo por encima del individual. Una guerra que, por si fuera poco, no le ha llevado en absoluto a hacer un buen papel.

Sin pena ni gloria, Massa se despide de Ferrari con un casi título mundial y con decenas y decenas de decepciones sobre cuatro ruedas.

Ferrari

No dan con la tecla. Lo intentan pero no pueden. Sólo las manos de Fernando Alonso le han dado alguna alegría en los últimos tiempos a una escudería que ha bajado su rendimiento sobre la pista de manera alarmante.

Desde que Michael Schumacher disputó hasta la última carrera el mundial de 2006 a Fernando Alonso, no han vuelto a tener un coche cien por cien competitivo. Cierto es que Kimi Raikkonen ganó en la temporada 2007 el campeonato del mundo y Ferrari el de constructores. Pero no es menos cierto que fue de carambola absoluta y tras decisiones estrambóticas y lamentables de McLaren.

Tampoco nos olvidamos del casi de Felipe Massa, al que Lewis Hamilton le arrebató el mundial en la última curva de la última carrera en uno de los finales más infartantes de la historia. Pero es un bagaje muy pobre para el equipo más rico de la parrilla, que está a un gran premio de no acabar la temporada ni segundo. Mal. Muy mal.

McLaren

La marcha de Lewis Hamilton dejó tocado al equipo. Su sustituto, Sergio Pérez, ha resultado un proyecto fallido. Metido en más charcos polémicos que deportivos, el mexicano no estará la próxima temporada en la escudería británica.

El año de los ingleses ha sido para olvidar. Ningún podio. El mejor resultado de sus dos pilotos ha sido una quinta posición. Algo que queda muy lejos de lo que Hamilton, Fernando o Jenson hicieron años anteriores.

202 puntos. Eso es lo que le saca Lotus Renault (cuarto en el mundial) a Mclaren, quinto. Demasiado. No se pueden repetir estos resultados en un equipo acostumbrado a la gloria. Ellos son, sin duda, la cruz absoluta de esta temporada 2013.

Jenson Button, Martin Whitmarsh y Sergio Pérez celebran el 50º aniversario de McLaren | FOTO: Sutton

Jenson Button, Martin Whitmarsh y Sergio Pérez celebran el 50º aniversario de McLaren | FOTO: Sutton

Estos han sido los vencedores y vencidos de una temporada que nos ha dejado dos cosas claras:

Sebastian Vettel, un campeón con coche. Un pilotazo de leyenda que puede superar todos los registros habidos y por haber. Impresionante.

Fernando Alonso, un campeón sin coche. Un sensacional conductor que podría tener cuatro mundiales y ‘sólo’ tiene dos. Se le van acabando las oportunidades. Vettel, su talón de aquiles.

En 2014, más y mejor. Ferrari intentando acortar la distancia con Kimi y Alonso luchando juntos y Redbull tratando de seguir con su hegemonía, pero sin Webber.

Por Imanol Echegaray García

Sígueme en Twitter: @ima_etxega

Anuncios


Categorías:Deportes

Etiquetas:, , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: