Keep Calm…


Messi, abatido tras su lesión

Lionel Messi | FOTO: Eurosport

| OPINIÓN |

Corría el minuto 17 en el Benito Villamarín cuando el astro argentino, intentando la jugada individual, hizo “crack”. No se levantó inmediatamente, permaneció unos segundos echado sobre el verde. Él ya sabía a la perfección lo que había ocurrido. Cariacontecido, aguanto casi 4’ más sobre el terreno de juego, en los que no volvió a entrar en contacto con el cuero, antes de que el héroe de Johannesburgo le diera el relevo. No han sido pocos los que desde entonces han puesto el grito en el cielo.

Sobre la lesión de Messi se ha dicho de todo. Unos achacan su lesión a una mala alimentación y otros a los 122.333 kilómetros que acumuló durante el verano entre sus vacaciones y la pretemporada con el club. Los hay que atribuyen la lesión de su pierna izquierda a la mala curación de lesiones anteriores y los hay que recuerdan que con Pep Guardiola en el banquillo blaugrana las lesiones del rosarino se redujeron al mínimo. No han tardado en aparecer aquellos que tildan al delantero de “pequeño dictador” al que nadie se ha atrevido a sentar en el banquillo para prevenir su lesión y, cómo no, hay casos de estólidos que únicamente hacen ruido por el simple placer que les supone participar en el debate.

Lo cierto es que a Messi le está costando arrancar en este comienzo de temporada y no es ni la sombra del jugador que acabó la pasada campaña con 46 dianas. Estamos ante la cuarta lesión que sufre el jugador en apenas unos meses y, dentro de lo que cabe, es normal que se esté levantando cierta polvareda. Pero, dejando de lado las causas, ¿es lógico que buena parte de los aficionados al fútbol se echen las manos a la cabeza por este contratiempo? En mi opinión, en absoluto, y son varios los factores que me llevan a pensar de esta manera.

El primero de ellos es bien simple: Messi llevaba tiempo sin ser Messi. El nivel exhibido este comienzo de campaña no es ni de lejos el de un jugador que lleva ganando el galardón al mejor futbolista del mundo durante cuatro años consecutivos. Por ello, quizá le venga bien, a él y al equipo, este descanso obligado para recuperarse completamente y volver siendo el Lionel que todos conocemos y disfrutamos.

Por supuesto, también hay que tener en cuenta la presencia de Neymar en el equipo. Messi es Messi y Neymar es Neymar, nadie tiene que hacer el papel de nadie. Pero a nadie escapa que con un jugador así el trauma es mucho menor. El de São Paulo se ha adaptado rápidamente a la Liga y, pese a contar sólo con 21 años, ya se ha tenido que echar al Santos y a la canarinha a la espalda en multitud de ocasiones. Pero, además, el brasileño no es la única baza azulgrana para paliar la baja del argentino.

Fábregas será uno de los principales beneficiados de la lesión de Messi al ver aumentados sus minutos y su cercanía al área rival. El de Arenys de Mar ya ha demostrado que desde el mediocampo marca la diferencia, pero como falso nueve también es capaz de llevar a un orgasmo futbolístico a la parroquia del Camp Nou. Hasta el momento ha participado en 12 de los encuentros ligueros, en los que ha dado 11 goles y ha anotado 4. Casi nada. Junto a él, en el flanco derecho del ataque, se encuentra otro artista del esférico.

Para la temporada 2011/2012 el Barça fichó a Alexis Sánchez, pero ha sido esta temporada cuando ha fichado al Niño Maravilla. El de Tocopilla, que el viernes asaltó Wembley ante 63.000 espectadores, está desplegando su mejor fútbol desde que desembarcó en España. A su acostumbrada entrega y calidad ahora le suma una gran facilidad para ver puerta –sale a gol por cada 89’-, lo que le está mereciendo los aplausos del Camp Nou. El que otrora deslumbró en Udine ahora es capaz de todo, incluso de levantar la cabeza, ver a Diego López adelantado y, obviando a Varane, fabricar una obra de arte que dio la vuelta al globo.

A este trío de fueras de serie hay que sumarle la ambición de Pedro, un jugador que esta temporada ha visto reducidos sus minutos y que ve peligrar su presencia en el Mundial de Brasil del próximo verano, un evento que no está dispuesto a perderse; la magia de Iniesta, que, a pesar de que ha bajado mucho su rendimiento en este arranque de campaña, es capaz de llevar a los amantes del deporte rey al éxtasis cuando le llega el balón a los pies; y la ilusión de Tello, canterano culé que no está contando con demasiados minutos hasta el momento y que querrá demostrar, ahora que verá aumentados sus minutos de juego, todo lo que puede aportar al ataque azulgrana partiendo desde la banda.

Siempre es traumático para cualquier conjunto perder al que es su jugador franquicia y, lógicamente, para el Barça no iba a ser diferente. La flor y nata del club de Joan Gamper no volverá a levantar al público de sus asientos hasta el próximo año, pero en esta ocasión la catástrofe no es tal. Amén del colchón de puntos conseguido en las trece jornadas disputadas, hay futbolistas capaces de llenar casi completamente ese gran vacío que deja Leo en la delantera blaugrana. La situación obliga a que ciertos jugadores den un paso al frente, saquen pecho y digan: “aquí estoy yo”. Algo que sucederá, no tengo ninguna duda. Entonces, ¿por qué echarse las manos a la cabeza? Keep calm and carry on, Barcelona.

Sígueme en Twitter: @AlejanMuPe

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: