Una forma de entrar, dos de salir


| ANÁLISIS |

De un tiempo acá, algunos equipos se han posicionado como “clubes trampolín”. Son equipos que, por sus humildes características, permiten a jóvenes promesas del balompié progresar en sus carreras o, en el caso de los viejos rockeros, relanzarlas. Uno de estos equipos es el Rayo Vallecano

El club de la Albufera, por las limitaciones con las que cuenta a la hora de fichar desde hace ya varias temporadas, es un club muy atractivo para imberbes bisoños, cuyos equipos no terminan de atreverse a apostar por ellos, y para aquellos veteranos semidefenestrados a los que ya pocos equipos de primer nivel querrían acoger en sus plantillas. Además, su encanto no se limita sólo a este público, pues su hechizo también afecta a aquellos jugadores que quieren dar el salto al viejo continente.

Éxito

No han sido pocos los que tras su paso por Vallecas se han visto catapultados al éxito futbolístico o, como mínimo, han conseguido asentarse en un club de primer nivel. Rubén Castro, Jordi Figueras y Amaya en el Real Betis Balompié; Mohamed Diamé ,ahora en el West Ham United; Amat, en el Swansea City; “Coke” Andújar, en el Sevilla FC; y Arribas y Armenteros, en el CA Osasuna, son algunos de los jugadores que han usado al Rayo Vallecano como trampolín. Más recientemente encontramos casos muy destacados:

Javi Fuego. Tras pasar por Real Sporting de Gijón, Levante U. D. y R. C. Recreativo de Huelva, fue a su llegada al Rayo Vallecano cuando consiguió hacerse un nombre en Primera División. El Valencia se hizo con sus servicios a coste cero el pasado verano. No es el futbolista más vistoso y tampoco es un buen regateador. Sus funciones son otras, y el hecho de haberse erigido como el mejor recuperador de la Liga BBVA en la temporada 2012/2013 deja patente que las cumple a la perfección.

Francisco Medina, Piti. Un auténtico ídolo en Vallecas. Llegó al Rayo cuando éste vagaba por la 2ª División B para, poco a poco, conseguir llevar al equipo a Primera. Con el paso de las temporadas su importancia y jerarquía en el equipo fue en aumento, lo que le valió para portar el brazalete de capitán. La temporada pasada, en la que consiguió anotar 18 tantos, fue la de su despegue definitivo. Ahora disfrutan de su zurda en Granada.

Miguel Pérez, Michu. No se puede hablar de despegues meteóricos sin hablar de él. En el verano de 2011 nadie le quería. Hoy es pieza fundamental en el Swansea City y ya ha debutado con la selección española. El Rayo Vallecano decidió apostar por el ovetense y éste le devolvió la confianza en forma de goles. A pesar de su excelente rendimiento se fue al País de Gales por una cantidad irrisoria: 2’5 millones de euros.

Michu celebrando un gol con el Rayo Vallecano

Michu / FOTO: J. A. García – Marca

Diego Costa. El Atlético de Madrid le había declarado transferible cuando se rompió el cruzado, lo que provocó que continuase en el club rojiblanco. Cuando se recuperó, justo para el mercado invernal de la 2011-2012, se encontró con que Falcao y un enchufadísimo Adrián le privaban de jugar los minutos que necesitaba para recuperar sensaciones tras su dura lesión. Viéndose en esta tesitura, no pudo encontrar mejor salida que una cesión en el Rayo Vallecano. Su paso por Vallecas fue fugaz. Tan sólo disputó 16 partidos con la franjirroja, no necesitó más para dejar huella. Veni, vidi, vici. Tras su breve idilio amoroso con el Rayo se ha convertido en el líder indiscutible del Atletico de Madrid y ha sido llamado por Vicente del Bosque. Ni el mismo Diego sabe dónde está su techo.

Alejandro Chori Domínguez. Tras dos decepcionantes temporadas en Mestalla en las que apenas jugó, se marchó cedido a River Plate para ayudar a devolver al equipo a la primera división argentina. Consiguió su objetivo, pero acabó saliendo del equipo Millonario con polémica. En agosto de 2012 seguía sin entrar en los planes del Valencia, por lo que le dieron la carta de libertad. El Rayo le ofreció una segunda oportunidad en el mundo del fútbol y el de Quilmes no la desaprovechó. En el Estadio de Vallecas se pudo ver a aquel jugador que deslumbraba en las filas del Rubin Kazan y al que se creía desaparecido. Tras ser parte fundamental en la mejor temporada de la historia del Rayo Vallecano, fichó por el Olympiakos por 2 temporadas. Actualmente lidera la liga griega y tiene todo de cara para pasar a octavos de la Champions League.

Leo Baptistao. En dos temporadas pasó de jugar en el juvenil del Rayo a consolidarse en Primera y destaparse como una de las revelaciones de la temporada. Su rapidez y calidad le ayudaron a meter 7 goles y repartir otras tantas asistencias, pero su temporada de ensueño se vio truncada por una nueva lesión en la clavícula que le privó de participar en las 6 últimas jornadas ligueras. A pesar de ello, no se frustró el traspaso de La Gacela  al Atlético de Madrid, donde continúa con su progresión a las órdenes del Cholo Simeone.

Fracaso

Pero no es todo tan idílico como puede parecer. Han sido muchos los que han salido de Vallecas por la puerta grande, pero también han sido muchos los que han salido, con más pena que gloria, por la puerta de atrás. Sin hacer ruido. No se habla tanto de ellos. No llaman la atención. Pero no han sido pocos los que arribaron al club de la Albufera con el mundo por montera para, con las mismas, acabar cogiendo las maletas y marchándose con la música a otra parte. Desde que el Rayo consiguió ascender a Primera División por última vez, estos son los casos más destacados:

Pedro Botelho. El joven brasileño prometía mucho cuando llegó cedido por el Arsenal, pero su falta de disciplina y compromiso le impidieron triunfar en el club del sureste de la capital. Llegó a ser detenido tras protagonizar un accidente con la policía y dar positivo en el control de alcoholemia. Fue una de tantas. Finalmente, el club, harto de su falta de profesionalidad, acabó rescindiendo la cesión a mitad de temporada y el jugador acabó recalando en el Levante, donde siguió causando problemas.

Pedro Botelho disputando un balón con David Villa

Pedro Botelho disputando un balón con David Villa / FOTO: Manu Fernandez – AP

Raúl Bravo. El canterano madridista llegó a Vallecas firmando por un año con el prestigio que da el haber jugado en el conjunto merengue. Buscaba una nueva oportunidad en Primera tras su nefasta última experiencia con el Numancia, pero nunca consiguió entrar en los planes de Sandoval. A final de temporada sólo había jugado 6 partidos, de los cuales sólo completó 2. Una aportación insuficiente, por lo que el Rayo desechó su renovación y el jugador acabó enrolándose en las filas del Beerschot AC.

Sergio Contreras, Koke. El canterano del Málaga, que llegó a jugar en un poderoso Olympique de Marsella (2004-2006), llegó de la Major League Soccer para disputar la temporada 2011/2012. Su debut se produjo en la 9ª jornada liguera contra el Betis y, aunque disputó sólo 19 minutos, consiguió perforar las redes del Benito Villamarín. Poco más se vio de él en Vallecas. Cuando se abrió el mercado invernal el jugador sólo había conseguido acumular 137’ en liga, por lo que se le rescindió el contrato. Tras su paso por la capital ha jugado en el FK Baku (Azerbaiyán), SSV Jahn Regensburg (Alemania) y actualmente milita en el Blooming (Bolivia).

Mohammed Abu. Tras los problemas que tuvo el Rayo Vallecano en la temporada 2011/2012 cuando Javi Fuego no podía jugar se decidió buscar un remedio. Así llegó cedido Abu, prometedor pivote defensivo perteneciente al Manchester City pero, por desgracia, nunca consiguió ganarse la confianza de Paco Jémez. Tras participar sólo en un partido de liga, contra el Espanyol, y en dos de Copa, ambos contra la UD Las Palmas, en el mercado invernal jugador y club decidieron de mutuo acuerdo rescindir el contrato que les vinculaba.

Manuel Arana. Tras descender con el Racing de Santander a Segunda División en la 2011/2012, fichó por el conjunto franjirrojo, donde estuvo sólo la primera mitad de la temporada. Sólo llegó a jugar 17’ minutos ligueros entre los dos partidos en los que participó. Tras desvincularse del Rayo Vallecano, fichó por el Decano, donde ha recuperado su fútbol.

Nicki Bille. Otro más que migró antes de que acabase la temporada. El Pistolero contó la temporada pasada con la confianza de su técnico hasta la 9ª jornada. A partir de entonces, su pobre acierto de cara al gol –no consiguió anotar en los 400’ que jugó- le condenó al ostracismo y sólo volvió a participar durante 17’ en la 15ª jornada. Fichó por el Rosenborg Ballklub en el mercado de invierno.

Suelitón Pereira. La joya de la corona. Si hay un jugador que ha tenido un paso testimonial por Vallecas ese es él. El brasileño llegó al conjunto de la franja en la temporada 2011/2012 con la difícil misión de hacer olvidar a Coke, que acababa de fichar por el Sevilla. Huelga decir que no lo consiguió. Tras una temporada y media en la capital, se desvinculó del Rayo Vallecano sin haber llegado a debutar en Primera División.

Plantilla 2013/2014

Estos son sólo algunos de los jugadores que han pasado por Vallecas, con más o menos éxito, y que ya no siguen en la disciplina vallecana. Pero, ¿qué hay de la plantilla actual del Rayo Vallecano? Como dijo Lord Byron, “el mejor profeta del futuro es el pasado”. Si analizamos uno a uno a los jugadores que tiene el Rayo en nómina podemos observar que algunos están repitiendo los aciertos o los fallos de los jugadores mencionados unas líneas más arriba. Tres son los jugadores que aparentemente saldrán del club por la puerta grande en un futuro cercano:

Gálvez. Llegó la temporada pasada a la capital sin hacer mucho ruido y pronto se erigió como el jefe de la zaga. El pasado mercado estival ya preguntaron algunos clubes importantes por él, como el Borussia Dortmund, pero no consiguieron satisfacer las pretensiones económicas de los franjirrojos. Esta temporada, el granadino, amén de continuar con su buen hacer en tareas defensivas, está sumando en ataque y ya ha conseguido anotar dos tantos.

Saúl Ñíguez. El chaval, propiedad del Atlético de Madrid, es un auténtico diamante en bruto. A pesar de contar con tan solo 18 primaveras ha conseguido afianzarse en el Rayo Vallecano donde ha jugado principalmente de central, sin desentonar aunque no es su posición natural. Pero donde ha brillado y ha podido desplegar todo su repertorio es jugando en el medio campo, como en la pasada jornada contra el Celta de Vigo. La temporada que viene volverá, ya fogueado, al club de la ribera del Manzanares.

Jonathan Viera. Que el canario es un futbolista diferente se aprecia viéndole jugar tan sólo un par de minutos. Descaro, velocidad, desborde y gol. En el Valencia, club al que pertenece, no le daban los minutos que necesitaba para demostrar de lo que es capaz y decidió aceptar la oferta del Rayo Vallecano. En este comienzo de liga está demostrando con goles y asistencias que no ha venido a la capital de vacaciones.

Jonathan Viera durante un partido de esta temporada

Jonathan Viera / FOTO: Getty Images

El éxito o el fracaso de estos tres futbolistas en su paso por el Rayo solamente depende de ellos, pero por el momento van por buen camino. Hay otros futbolistas que están teniendo una suerte dispar en su estancia en Vallecas. También dependerá sólo de ellos revertir su situación. Ellos son:

Leonel Galeano. El bonaerense llegó de Independiente, donde se hizo importante, pero desde su llegada no ha exhibido un buen nivel. Comenzó la temporada siendo titular en las 2 primeras jornadas, pero pronto perdió su sitio. Es joven y tiene calidad -ya ha debutado con la Selección Argentina en un amistoso contra Jamaica-, de él depende conseguir triunfar en el Rayo. Tiempo tiene, firmó por 4 temporadas.

Nery Castillo. Llegó a la capital para recuperar su fútbol tras no haber conseguido desplegar durante las últimas temporadas todo el talento que exhibió en el Olympiakos. Pero, desgraciadamente, llegó con problemas musculares y su debut se tuvo que retrasar hasta la 7ª jornada. Tras ser de la partida en las siguientes tres jornadas, volvió a lesionarse. Se le exige algo de lo que adolece el Rayo Vallecano: gol. De momento no ha conseguido marcar ningún tanto y no está cumpliendo con las expectativas. No hace falta descubrir al mejicano, su trayectoria en el Olympiakos le avala. Tiene calidad, pero no está teniendo la fortuna necesaria para que ésta salga a relucir.

Christian Cueva. Con tan sólo 21 años ya cuenta en su palmarés con tres títulos ligueros, 2 peruanos y uno chileno, este último conseguido la pasada temporada con Unión Española. Por su juventud y calidad es considerado una de las grandes promesas del fútbol peruano, con cuya selección absoluta ya ha debutado. Pero en España no le están saliendo las cosas como quisiera. Debutó en la 2ª jornada contra el Atlético de Madrid saliendo al campo en el minuto 63 cuando el Rayo caía 4-0. Desde entonces no se le ha vuelto a ver sobre el terreno de juego y, desde hace varias jornadas, no entra ni en las convocatorias.

Como en todo en esta vida, hay luces y sombras. Han sido muchos los que han salido triunfantes del Rayo Vallecano para seguir progresando en sus carreras, pero también han sido muchos los que se han ido cabizbajos buscando nuevos destinos donde recuperar la sonrisa. Y es que, aunque el trampolín es infinitamente útil para coger impulso, en ocasiones puede resbalar. La gloria o el fracaso de los integrantes actuales de la platilla del Rayo Vallecano depende casi exclusivamente de ellos porque, como dice el pintor francés J. P. Sergent, “el éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización”.

Sígueme en Twitter: @AlejanMuPe

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: