El “supertifón” Haiyan arrasa Filipinas


| INTERNACIONAL |

Más de cuatro millones de personas se han visto afectadas y se estima que en una sola de las provincias puede haber hasta 10.000 fallecidos

Una de las zonas afectadas de Filipinas / Fuente: AFP

Una de las zonas afectadas de Filipinas / Fuente: AFP

El calificado por varias agencias meteorológicas como “supertifón” Haiyan, ha sacudido Filipinas el pasado viernes, dejando cuatro millones y medio de afectados en todo el país; 330.000 personas en centros de evacuados y según estiman las autoridades más de 10.000 muertos en todo el país.

Casas inundadas, ciudades arrasadas, calles llenas de barro y escombro, coches destrozados, árboles tirados por el viento o personas vagando por lo que antes eran sus barrios en busca de comida y agua componen el paisaje resultado de esta tremenda tormenta con vientos que superaron los 300 km/hora.

Sin embargo, si este paisaje ya hace que cualquiera se estremezca solo de imaginarlo, el problema aumenta aún más en zonas concretas el país como la Isla Samar y la Isla de Leyter.

En estas dos islas, que muchos no sabemos colocar en el mapa, los rachas de viento unidas a una subida de la marea y un aumento del oleaje, con olas de hasta cinco metros de altura, han provocado que las consecuencias del “supertifón” sean aún más catastróficas.

Una de las zonas afectadas por Haiyan / Fuente: EFE

Una de las zonas afectadas por Haiyan / Fuente: EFE

Hasta 10.000 personas se creen que han podido fallecer en Leyter a causa del desplome de los edificios y por ahogamiento, según afirma Elmer Soria, jefe regional de Policía de la Isla; la mayor parte de ellas en la capital, Tacloban. Una ciudad de 200.000 habitantes, que ha sido arrasada en casi un 80% y que como dijo un alto cargo del Ejército: “La devastación es total. Si has estado en Tacloban antes, ni podrías reconocer la ciudad ahora.

Lo mismo ocurre con la otra isla, Samar, donde se ha confirmado la muerte de 300 personas y donde hay más de 2.000 desaparecidos; a lo que se le suman los numerosos pueblos que permanecen aislados, y que pueden hacer que la cifra de fallecidos aumente.

Una catástrofe que como suele ser común afecta a una de las zonas más pobres del planeta. Un país con un alto índice de pobreza; donde las condiciones de los trabajadores no son nada buenas; con un alto porcentaje de trabajo infantil en el que están involucrados las grandes empresas transnacionales occidentales; y donde los  fenómenos meteorológicos  parecen jugar con el destino de sus habitantes como si de una partida de cartas se tratara.

Lo único que les queda ahora es esperar. Esperar a que las autoridades lleven a cabo las medidas necesarias para reconstruir las ciudades y los pueblos que han sido arrasados; y esperar a que la sociedad internacional se solidarice con el pueblo filipino y empiece, cuanto antes, a enviar la ayuda humanitaria necesaria para ayudar a una población que lo ha perdido casi todo, por culpa de un tifón que seguirá azotando al sureste asiático, y que ya ha provocado, por ejemplo, que el gobierno Chino declare la alerta roja.

Anuncios


Categorías:Internacional

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: