Getafe: del infierno al cielo en menos de dos meses


| ANÁLISIS |

Pedro León celebra un gol (Foto: Marca.com)

Pedro León celebra un gol (Foto: Marca.com)

El pasado día 15 de septiembre, el Getafe se plantaba ante Osasuna en puestos de descenso tras sumar un solo punto en las tres primeras jornadas. Ya en el primer partido en el Coliseum frente al Almería, el público mostró su descontento con los jugadores y con el técnico, Luis García Plaza, con silbidos a modo de protesta por el juego del equipo. El entrenador madrileño declaró luego en sala de prensa que era muy pronto para empezar a silbar, y que ese clima tan tenso no les beneficiaba en absoluto. En la siguiente jornada, el cuadro azulón cayó derrotado en Valladolid, y la situación empezaba a ser algo preocupante. Para más inri, unos días después volvería a hincar la rodilla, esta vez en un amistoso en Alcorcón por un contundente 6-1. En un contexto tan oscuro como este, llegó el ya señalado día, que supuso un punto de inflexión en la trayectoria del conjunto getafense.

En ese partido frente a Osasuna, el héroe fue un jugador que ya no se encuentra en la disciplina azulona, como es Miku. El delantero venezolano hizo un doblete y dio algo más que tres puntos al que era su equipo por aquel entonces. Fue una victoria balsámica, e iba a suponer el comienzo de una racha maravillosa para el Getafe. A partir de ese momento, los pupilos de Luis García Plaza han firmado unos números envidiables. Desde aquel encuentro se han disputado siete jornadas de liga, en las que el conjunto madrileño ha conseguido cinco victorias y ha sufrido tan solo dos derrotas, en el Bernabéu y ante el Athletic en el Coliseum. Pero, ¿qué ha cambiado para que en apenas mes y medio el equipo azulón haya pasado de puestos de descenso a estar situado a solo un punto de la Champions? A continuación se enumeran las claves que han propiciado este drástico cambio:

Cambio en los laterales: Arroyo-Roberto Lago

Las lesiones de Valera y Escudero, que arrancaron la temporada como laterales titulares, han permitido que Arroyo y Roberto Lago entren al once del equipo. Los datos son esclarecedores: con ellos como titulares, el balance del equipo se compone de 4 victorias en 4 partidos, con 9 goles a favor y solo uno en contra. Un dato que no es casual, ya que la solidez defensiva que han otorgado ambos futbolistas al conjunto azulón queda patente en estos números. Tanto el madrileño como el gallego comparten características, y es que son dos laterales muy difíciles de desbordar, al margen de sus virtudes para cerrar cuando el equipo sufre centros laterales como quedó demostrado en el partido ante el Espanyol. También merece mención el nivel de Miguel Ángel Moyá, que con sus paradas y la colaboración de sus defensas ha permitido que solo el Barcelona y el Atlético de Madrid hayan encajado menos goles que los del sur de Madrid.

Arroyo celebra un gol (Foto: marca.com)

Arroyo celebra un gol (Foto: marca.com)

Pedro Mosquera

Desde su entrada en el once inicial ante Osasuna, el futbolista gallego ha disputado todos los partidos como titular salvo en Cornellá-El Prat y en Villarreal. Tampoco es casualidad que a partir de su comparecencia el equipo haya pegado este salto de calidad, tanto a nivel de juego como de resultados. En las tres primeras jornadas se hizo evidente la ausencia de un jugador en la medular que se atreviera a pedir el balón y a conducirlo, circunstancia que ha resuelto a la perfección el ex del Real Madrid Castilla. Formando doble pivote con Borja, se reparten los roles a las mil maravillas: el orensano realiza la función más destructiva, mientras que el coruñés ejerce como constructor del juego del equipo, recibiendo la pelota de los centrales e hilvanando fútbol para buscar conexión con la línea de tres cuartos.

Pedro León

El futbolista de Mula está volviendo a alcanzar el nivel que le llevó a fichar por el Real Madrid hace unas temporadas. En los últimos partidos, su influencia directa en los goles del equipo es muy alta, ya sea con su propia firma o asistiendo a sus compañeros. En la victoria ante el Celta, suyas fueron las dos asistencias de gol que permitieron a Lisandro y Arroyo marcar los tantos del encuentro. En la misma línea se mantuvo en los partidos siguientes, cuando en Granada firmó un gran gol desde fuera del área y puso el centro que provocó el tanto en propia meta de Jeison Murillo. Aunque su actuación más recordada tuvo lugar ante el Betis, al que marcó un increíble gol de falta directa desde casi el centro del campo y anotó otro de cabeza tras un gran servicio de Colunga. Al margen de los goles y las asistencias, sus galopadas por la banda derecha vuelven a estremecer a las defensas rivales, gracias a un tono físico que hacía tiempo que no alcanzaba debido a su propensión a las lesiones.

Mosquera pugna por un balón (Foto: terra.es)

Mosquera pugna por un balón (Foto: terra.es)

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: