Rafael Nadal, la reconstrucción de un héroe


| REPORTAJE |

Rafa Nadal en Wimbledon 2012 | Fuente: eurosport.yahoo.com

Rafa Nadal en Wimbledon 2012 | Fuente: eurosport.yahoo.com

Debajo de una cinta con el logotipo de Nike se encuentra la mentalidad ganadora de una bestia, la de un número uno. Hablamos del cómo y el por qué, de la subida a la cima, por segunda vez, del tenista español más importante de todos los tiempos.

Cuando Rafa Nadal cedió en segunda ronda del Open Británico ante el número cien del mundo, Lukas Rosol, todos los que estábamos arrimados al televisor, empujando cada golpe y alentando desde la lejanía al tenista español, sabíamos lo que allí estaba sucediendo. Las cosas no marchaban como debían. Como a Sansón cuando le arrancaron el cabello y le privaron de fuerza para defender a su pueblo, Nadal empequeñecía con cada punto. Era un querer y no poder. Un ejemplo de frustración ante un rival inferior. Ese día nada salía con claridad. El drive liftado que tantos campeonatos le habían dado no pasaba de la media pista y su figura se apagaba por momentos, al compás de la luz veraniega que alumbraba la hierba de la Pista Central del All England Club.

Lo que no advertimos fue que las rodillas del manacorí habían dicho basta. Sería dos semanas antes de comenzar los Juegos Olímpicos de Londres cuando, tras especular sobre el nivel de juego del tenista español, fuera él mismo quien al renunciar a este torneo declarara que necesitaba un tiempo ilimitado para recuperarse. No había fecha de regreso. Si quería seguir batallando contra las mejores raquetas del mundo necesitaba parar. La preocupación era mayor que en 2008 cundo se vio obligado a bajar el ritmo de competición. Por ello, fue Pau Gasol quien, en detrimento de su amigo Rafa, se encargó de abanderar a la delegación española en la capital británica.

Así pues, se presentaba un panorama desolador. Una de las máximas esperanzas para sumar un oro en el medallero se esfumaba de la noche a la mañana. No solo eso, sin fecha para su vuelta a las pistas, la duda era mayúscula. Cuándo volvería y a qué nivel eran una cuestión de estado. En una encrucijada por recuperar sensaciones, Rafa Nadal se mantuvo alejado de la máxima competición aproximadamente seis meses. Dejó por el camino dos Grand Slams, la Copa de Maestros y la final de la Copa Davis que disputaría el conjunto español en la República Checa, sucumbiendo ante el combinado local.

2013: el año de la reconquista

Tras un largo periodo en el dique seco, una travesía por el desierto más inhóspito que se pueda uno imaginar, el cuatro de febrero del presente curso Nadal volvía a sentirse tenista. Seria en Viña del Mar (Chile), donde perdió en la final contra el argentino Zeballos (número 74 ATP). Fueron muchos los que, alarmados por una derrota sorprendente, pensaron que Rafa no alcanzaría nunca el mejor nivel. El tiempo les demostraría que estaban equivocados.

Desde Chile hasta París, no sin antes alcanzar la victoria en torneos menores como Sao Paulo, Acapulco o Barcelona, levantando tres Masters 1000: Indian Wells, Madrid y Roma, y sucumbiendo en el de Monte Carlo ante el que en ese momento ostentaba el número uno, Novak Djokovic. Y es que la arcilla parisina es el torneo favorito del español, el lugar donde todo encaja, donde todo empezó, la tierra batida que más veces le ha visto coronarse, y el público que año tras año se rinde a la garra, la fuerza y el talento del mejor tenista de la historia sobre esta superficie. Una pequeña fortaleza llamada Rafa Nadal, que durante ocho años ha convertido en inexpugnable a excepción, claro está, de ese fenómeno inexplicable como el tenista que ha marcado un antes y un después, Roger Federer.

Tras una primera semana aparentemente sencilla, Rafa empezó a encontrar su mejor versión en los cuartos de final, donde borró de la pista al suizo Wawrinka. En la semifinal esperaba un viejo conocido, el serbio Nole, en busca del único grande que le falta en sus vitrinas.

Como no podía ser de otra manera, el partido que allí se vivió permanecerá en el recuerdo de todos los que pudimos disfrutar del mismo. Golpes antológicos. Un duelo físico, pero sobre todo psicológico. Una partida de ajedrez que acabó, como no podía ser de otra manera, en un quinto y emocionante set: 9 juegos a 7. Final para Nadal, que en el último juego le endosó cuatro puntos seguidos al tenista balcánico, que falto de físico, perdió también la batalla psicológica. La final, española. Ferrer y Nadal. El resultado: un tenis apabullante del segundo, que no encontró oposición en un digno finalista.

El español tras conquistar su octavo Roland Garros | Fuente: tenisranking.com

El español tras conquistar su octavo Roland Garros | Fuente: tenisranking.com

Y así es como alcanzábamos el tercer grande del curso. Wimbledon buscaba dueño. Avanzando por una temporada que parecía impecable, sería en la hierba británica donde encontráramos el primero borrón, y hasta la fecha, el único. Nadal se veía superado en segunda ronda por un desconocido Steve Darcis. El miedo a una recaída se palpaba en su rostro, por ello descansó, para volver con más fuerza aún si cabe.

Y es que la mente competitiva del mallorquín parece no sufrir desgaste alguno. Ni cuando se vio superado una y otra vez durante 2011, sin ningún tipo de piedad por un Djokovic descomunal Rafa sucumbió. En el tenis, todo, o casi todo, es una cuestión mental. Es un deporte donde la psicología es importantísima, como en la mayoría de deportes individuales, donde se requiere una gran concentración, además de cualidades técnicas. Son innumerables los tenistas que, teniendo suficiente capacidad técnica para ganar cualquier torneo, se han visto superados, incapaces de lograr la victoria, antes incluso de saltar a la pista. En ciclismo, lo conocemos como las “pájaras” comunes que rondan sobre los corredores a la subida de un puerto, en tenis son aquellos rivales que se te atragantan y no sabes como doblegar, o crees no saberlo.

Así pues, la situación de Nadal tras caer en Wimbledon de la misma forma que lo hiciera hacía ya un año, era cuanto menos complicada. La sombra de su lesión rondaba la cabeza de todos, y la del propio jugador. Pero nada más lejos de la realidad. Tras el Open Británico descubrimos al mejor Nadal en pista rápida que jamás hemos visto. Logró la victoria en los Masters 1000 de Canadá y de Cincinnati, llegando al US Open como el tenista más en forma sobre esta superficie.

Haciendo caso de las casas de apuestas, Nadal levantó su segundo Abierto de Estados Unidos y su decimotercer Grand Slam y situándose a tan solo uno de los 14 de Pete Sampras, ahí es nada. La victima: otra vez Djokovic, que no pudo hacer otra cosa que rendirse ante el rival que un mes después le arrebataría el número uno.

Nadal se dispone a sacar en el pasado US Open | Fuente: washingtonpost.com

Nadal se dispone a sacar en el pasado US Open | Fuente: washingtonpost.com

Desde su victoria en Nueva York, El Rey de la Tierra ha jugado el Masters 1000 de Shanghai y el ATP 500 de Pekín, siendo semifinalista y finalista, respectivamente. Pese a no levantar el título en ninguno de los dos torneos durante la gira asiática, el español ha recuperado el número uno mundial, algo que, en febrero cuando volvía a empuñar una raqueta, parecía impensable. Ahora, y tras renunciar al torneo de Basilea, le quedan dos retos por delante, dos torneos que no le han visto levantar los brazos al cielo, ni morder su copa. El Masters 1000 de Paris-Berçy. Y, el fin de fiesta, donde los fuegos artificiales dan por concluida una temporada magnifica de tenis, la Copa Masters. En el O2, situado en la Península de Greenwich, veremos la enésima batalla entre dos maestros, el duelo que decidirá quien tiene más vidas, quien termina en lo más alto de la clasificación ATP. Y eso, señores, una vez más es “history on the making”.

Pero consiga o no la victoria, este 2013 quedará en la memoria de muchos, de todos los amantes del tenis. Rafael Nadal ha conseguido algo que la mayoría dudaban, volver a ser competitivo, volver a codearse entre los mejores, terminando por ser el mejor, siempre que Djokovic lo permita.

Anuncios


Categorías:Tenis

Etiquetas:, , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: