El último encargo de Bourousis


| ANÁLISIS |

Bourosis celebra una acción de un partido con Jaycee Carroll | FOTO: Encestando.es

Bourosis celebra una acción de un partido con Jaycee Carroll | FOTO: Encestando.es

La búsqueda de la perfección es esa constante innata del ser ganador. Del ganador que se debilita en la soledad; del que recurre a la fortaleza del grupo para advertir la efectividad del ensamblaje de piezas. Para confirmar que sólo se puede mejorar lo enseñado al público, no se permite el retroceso. Sólo de ese modo se explica la situación que vive el Real Madrid, más en concreto su sección de baloncesto. Hasta la fecha, invicto en Liga (tres de tres) y Euroliga (dos de dos).

Todo deriva, por así decirlo, del desenlace de la pasada temporada: subcampeones de la Euroliga y campeones de la Liga Endesa ante el Barcelona en el último partido de la final. Faltaba algo y sobraba otro algo. Las esperanzas restaban en el salto de calidad que pretendía la entidad, liderada desde el banquillo. El carácter de Pablo Laso viene a reflejar las intenciones de un Madrid presente, con un futuro brillante en lo que a pronósticos se refiere.

La marcha de Carlos Suárez, Mirza Begic, Martynas Pocius y Rafael Hettsheimeir se contrarrestó con la llegada de Salah Mejri –sensación de la temporada 2012-2013-, procedente del Blusens Monbus; además de la opción ejercida sobre Tremmell Darden, que fue fichado para cubrir la baja de Pocius en marzo; el regreso de Dani Díez tras una temporada cedido en el Gipuzkoa Basket Club y en plena consagración como talento nacional a tener en cuenta (Máximo anotador, Miembro del Quinteto Ideal y Medalla de Bronce con la sub 20 en el Europeo de Estonia). Y por último, la contratación que da sentido a toda esta introducción referente al buen momento que viven los blancos sobre el parqué: Ioannis Bourousis, procedente del Emporio Armani Milán, firmaba por una temporada con opción a una segunda.

A sus 29 años y tras haber pasado por parte de la élite griega, y por ende, europea (AEK de Atenas, Olympiacos, miembro de la Grecia campeona de Europa en 2005), el pívot aterrizó en Madrid con la misión de confirmar, de una vez por todas, el acierto en los despachos a la hora de cubrir una posición huérfana de referencia desde hace mucho tiempo. La intimidación, el posicionamiento en ataque-defensa y la facilidad a la hora de tomar sus decisiones forman parte de la definición del Bourousis jugador.

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

En la cancha entiende todas las fases del juego. Desde la pizarra, como decíamos, por posicionamiento, el Gigante de Karditsa (su región natal) puede valerse como único hombre del quinteto en la zona, gracias a su físico (2,10 m. y 123 kg.). No posee el mayor esteticismo en sus movimientos, pero lo compensa con la efectividad de los que utiliza. En el 1×1 de espaldas al aro, Bourousis sabe cómo dejar a su par debajo de la red a base de meter cuerpo mientras él se juega un gancho o busca una suspensión corta. Con los años ha adquirido esa experiencia y desde que le vemos en Madrid, no hace más sino evidenciar su superioridad ante rivales jóvenes.

Sin embargo, su registro táctico no se queda ahí. Permanecer en la zona como único hombre le garantiza libertad para probar también el dentro-fuera, ya sea con Mirotic, Felipe Reyes o el “4” que le acompañe. Ioannis participa directamente del juego de ataque de los suyos: sale a poner bloqueo y, o bien te hace la continuación, o bien espera la devolución desde el 6,75. Debido a esa perfecta comprensión del juego y a la asimilación de la otra máxima que reza “reinventarse o morir”, Bourousis pasa a ser una amenaza, de igual modo, recibiendo lejos del aro. A nadie le extrañe verle jugándose mínimo uno-dos triples por partido.

Pasado y presente. Bourousis se enfrentó a Tomic en la última Supercopa | FOTO: Blog de Basket

Pasado y presente. Bourousis se impuso a Tomic en la última Supercopa | FOTO: Blog de Basket

Como vemos, encarna la renovación del hombre alto europeo. Más allá del “5” puro que podemos ver en la NBA, en su caso, el pívot heleno ha cogido un puñado de conceptos de cada montón para formarse de esa manera su personalidad y fundamento técnico y táctico. Recordamos: posicionamiento, letal en el 1×1 cerca del aro y buen lanzamiento a distancia. Resta la intimidación a la que me refería en un principio, una intimidación, ya no utilizada tanto en labores ofensivas, como sí en las defensivas. Sin ser un gran taponador, Bourousis se basta de su presencia y su enorme envergadura para hacer del juego de contacto una de sus mejores armas. Trabajando a cara de perro, achantando a ajenos y musitándoles: “Por aquí no”.

No es taponador, ni tampoco es el mejor cuando le toca salir a defender fuera de la zona. Pero cuando lo hace por dentro, sí puede presumir de ser un gran reboteador. Y también robador. Los errores que provoca en el contrario como defensor, en muchas ocasiones se traducen en contraataques claros para su equipo. Sabe buscar la trayectoria del balón una vez toca el aro –no al nivel de Felipe, pero igualmente óptimo- y alargar los brazos, como digo, para capturar y según la situación, lanzar o no el contraataque.

Las recuperaciones entran en el apartado más pasional y psicológico del juego. Si antes hablaba del juego de contacto y la intimidación, Bourousis completa el significado de su éxito en tales materias gracias a la extroversión –por llamarlo de alguna manera- con la que se faja frente a su pareja de baile. Te hará emplear todas tus armas para engañarle, te tocará sentirle de cerca, escuchar sus provocaciones. Te acabará ganando el juicio y por último, fallarás. Esa es la cuestión que me lleva hoy a hablar de este sujeto, el alma máter de un Real Madrid que empieza a forjar su identidad actual desde el banquillo y tiene en el griego a su extensión sobre la pista.

LA CULMINACIÓN DEL PROYECTO IDEAL

El tiempo del que no gozó Hettsheimeir para demostrar sus maneras, ni a la crítica ni al madridista, sí lo tuvieron, por su parte, Ante Tomic y Mirza Begic. Ellos fueron los últimos en salir por la puerta de atrás después de que su actitud y facultades –respectivamente- no se correspondieran con la demanda de la crítica, y sobre todo, del madridista. Este verano sirvió para que Juan Carlos Sánchez (director de la sección) y Alberto Herreros (director técnico), sabedores de los escasos defectos del plantel, eligieran la fórmula más adecuada para presumir, de una vez por todas, del proyecto ideal.

Herreros posan con Bourousis el día de su presentación | FOTO: Real Madrid

Juan Carlos Sánchez y Alberto Herreros posan con Bourousis el día de su presentación | FOTO: Real Madrid

Con la Euroliga como asignatura pendiente e ilusión real, el Madrid de Pablo Laso acepta la analogía futbolística con el Atlético de Madrid de Simeone. La filosofía parte de la “cultura del esfuerzo” como una obligación. El resto sigue el guión anterior. Del trabajo, la entrega y la concentración se desemboca en la explosividad y el disfrute colectivo que trae el juego ofensivo. De rápidas transiciones, de parciales exagerados a su favor. El resto son nombres; un grupo formado por estrellas trabajadoras y trabajadores sin la etiqueta de estrella.

Ioannis Bourousis vino a ser la intermediación entre uno y otro punto. Considerado uno de los cinco mejores pívots del Viejo Continente, el heleno prefiere ganarse el catálogo trabajando en la cancha. Mostrando la actitud que le faltaba a Tomic en defensa y una parte importante de los fundamentos ofensivos del croata; llevando las facultades defensivas de Begic a un nivel superior y mejorando el ataque en su posición con respecto al esloveno. Bourousis es la pieza que le faltaba a este grupo. Con ese rostro impertérrito y la competición como lema, ‘el Diego Costa del baloncesto español’ responde ante su último encargo: devolver al Madrid al cetro europeo es una obligación recíproca. Y es que este “asesino a sueldo” tiene a los suyos. Que le comprenden, que le quieren junto a ellos.

foto actuacion Bourousis

Zonas de actuación de Ioannis Bourousis

Por: Alber Gaitán 

Sígueme en Twitter: @albeR_gaitan

Anuncios


Categorías:Baloncesto

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: