A la tercera va la vencida


| ANÁLISIS |

Sarabia, durante un partido con el Getafe.

Pablo Sarabia / FOTO: defensacentral.com

El pasado junio, Pablo Sarabia daba la bienvenida al verano poniendo la pelota en el tejado de su entrenador: “Con este rol no puedo seguir”, sentenciaba tras protagonizar una más que discreta campaña con el Getafe.

Rumbo al sur

Dos veranos atrás, en el del 2011, eran otras las sensaciones que experimentaba el joven jugador. Acababa de culminar una más que notable temporada con el Real Madrid Castilla, en la que consiguió marcar 12 goles en 31 partidos (2.430 minutos). Unas cifras nada despreciables, sobre todo si tenemos en cuenta que en la temporada anterior sólo consiguió hacer 3 dianas en 800 minutos que se repartieron en 16 encuentros. Con esta fulgurante progresión y su juventud, normal que llamase la atención del club del sur de Madrid.

El de Boadilla le ponía el broche de oro a una temporada magnífica, en la que llegó a debutar en la UEFA Champions League con el primer equipo merengue en un partido contra el Auxerre, con su traspaso al Getafe por 3 millones de euros, siguiendo los pasos de otros futbolistas blancos como Granero, Soldado o Rubén de la Red. Para rematar su buen año, el jugador celebraba su traspaso marchándose a Rumanía para disputar el Europeo sub-19, en el que conseguiría alzar el título imponiéndose a la República Checa 2-3 en la prórroga. El jugador ponía así punto y final a una temporada de ensueño, pero pronto la Primera División española le devolvería a la realidad.

Inicios en el Getafe

Obviamente, nadie esperaba que un jugador de 19 años liderase al equipo en su primera temporada en el club, pero sí que se esperaba mucho más de él, por el talento y el potencial que atesora. Su debut en la Liga BBVA se produjo en la 2ª jornada, en un duelo contra el Levante en el Coliseum Alfonso Pérez que acabaría con empate a un gol. Aparte de eso, lo más destacado de su temporada fue una asistencia a Varela que valió los tres puntos contra el Barcelona en uno de los pocos partidos que jugó los 90 minutos. Poco más.

Sarabia acabó la temporada 2011-2012 habiendo estado sobre el césped sólo 985 minutos, al participar en 20 partidos (19 de Liga y uno de Copa), sin haber perforado las redes rivales y habiendo dado una única asistencia. Un bagaje muy pobre para un futbolista capaz de dar auténticas exhibiciones, como la que dio con la sub-21 contra Estonia sub-21 en el Álvarez Claro al repartir 4 asistencias y metiendo el 6-0 final. La pasada temporada, su segunda en el Getafe, no sólo no mejoró sus registros, sino que los empeoró.

Durante toda la temporada los Diego Castro, Pedro León, Abdel Barrada y compañía le ganaron la pugna por la titularidad, la cual pudo disfrutar sólo en 3 ocasiones. Al término de la temporada, en 13 encuentros, Sarabia había acumulado unos escasísimos 433 minutos en Liga, en los que dio su segunda asistencia como jugador azulón y se estrenó como goleador tanto en Liga como en Copa (206 minutos en 4 partidos).

Temporada 2013-2014

Tras haber tocado fondo, esta temporada se ha puesto las pilas y ya ha superado los 433 minutos en Liga de la temporada pasada, amén de haber repartido 4 asistencias en las 9 jornadas en las que ha participado. Pero su mejoría no se queda en las estadísticas, ya que se está viendo la mejor versión que el joven jugador ha dado en el conjunto del sur de la capital, llegando hasta recibir los elogios del presidente del Getafe, Ángel Torres, quien dijo que “Sarabia es igual que Isco, pero con un poquito menos de gol”. Este inicio de temporada el madrileño ha recuperado su desborde, su capacidad para generar juego y, especialmente, su habilidad para asistir al compañero. Destacan particularmente, en este último aspecto, los 25 minutos de calidad que ofreció en la 7ª jornada, en el duelo contra el Espanyol de Aguirre, cuando saltó al campo en sustitución de Gavilán con empate a cero en el marcador para desnivelar la balanza asistiendo por partida doble a Colunga.

Es evidente que hasta esta temporada su paso por el Getafe no estaba siendo precisamente idílico. Luís García, hasta ahora, no ha sabido aprovechar la calidad que el chico atesora en sus piernas, así como Pablo no ha sabido responder en el campo en los minutos que le ha dado el entrenador. Pero este año algo ha cambiado. Con un Getafe al alza y con la madurez y experiencia adquirida durante estas últimas temporadas, se da la situación idónea para que el jugador dé un paso al frente, termine de explotar y comience a liderar al conjunto azulón, ya que por sus características está llamado a marcar las diferencias en su club. Calidad tiene de sobra para ello.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: