Zé Castro, la panacea defensiva vallecana


| ANÁLISIS |

Se despidió de A Coruña este verano con lágrimas en los ojos y con el motivo de su partida muy claro en su mente: “El Dépor puede lo que puede en estos momentos”, asumía. Ponía así punto y final a 5 temporadas en el conjunto gallego en las que, con altos y bajos en su rendimiento, consiguió ganarse la aprobación y el afecto del que, hasta entonces, era su club y de sus aficionados.

Crisis herculina

El pasado mes de enero, Zé Castro renovaba hasta 2017 con el equipo presidido por Augusto César Lendoiro y se posicionaba como una de las fichas más altas de la plantilla (760.000 € por temporada). Meses más tarde el club entraría en concurso de acreedores, lo que con la llegada del mercado de fichajes estival acabó desembocando en la rescisión del contrato del jugador. No fue el único damnificado, otros pesos pesados de la plantilla, como Aranzubía o Bruno Gama también tuvieron que abandonar el barco para permitir al Dépor ajustarse al límite salarial de 5 millones de euros para jugadores y cuerpo técnico.

Así, tras algunos coqueteos infructuosos con el Livorno italiano, quedaba libre en el mercado un central de 30 años con más de 100 partidos de experiencia en Primera, con buen juego aéreo y, lo más importante, buena salida de balón. Normal que Felipe Miñambres se frotase las manos en su despacho de la Avenida de la Albufera.

Presentación de Zé Castro

Raúl Martín Presa, Zé Castro y Felipe Miñambres (de izquierda a derecha) durante la presentación del central portugués / FOTO: Alberto Martín – EFE

Llegada a Vallecas

En el club franjirrojo recaló a finales de agosto para apuntalar la parcela defensiva, de la que ya adoleció el Rayo Vallecano la temporada pasada (encajó 66 goles, sólo superados por los 70 del Deportivo y los 72 del Mallorca) a pesar de quedar en una meritoria octava posición. Este comienzo de temporada los problemas en el centro de la zaga han persistido: a la salida de Amat, hay que sumarle que Rodri todavía no se ha recuperado de la grave lesión que sufrió la temporada pasada y las discretas actuaciones del joven Galeano, fichado este verano.

El entrenador, Paco Jémez, ha tenido que ver cómo a su equipo le encajaban 20 goles en 5 jornadas (5 el Atlético, 2 el Levante, 5 el Málaga, 4 el Barcelona y 4, también, el Sevilla) tras haber conseguido mantener su portería a cero en la jornada inaugural contra el Elche. Para subsanar esto, ha probado varias parejas de centrales distintas, habiendo pasado sólo en las 6 primeras jornadas hasta cuatro jugadores por esa posición (Galeano, Gálvez, el joven Saúl y el polivalente Arbilla), sin haber conseguido dar con la tecla.

Hasta que el pasado 28 de septiembre atinó: Saúl-Zé Castro. En el debut del portugués, con Arbilla y Mojica en los laterales, se vió otro Rayo Vallecano, uno mucho más seguro atrás, al que sólo pudo marcar el Valencia aprovechando un grave error de Saúl. En la octava jornada, contra la Real Sociedad, Jémez probó a tocar la misma tecla y sonó la misma nota: la Real fue incapaz de hacerle un gol a los vallecanos en 90’ y, finalmente, los 3 puntos se acabaron quedando en casa.

El tiempo dirá lo bueno o malo que ha sido para el club de Vallecas y Zé Castro juntar sus caminos, pero hasta entonces, y con el aval de los dos partidos que ha disputado con la franja cruzando su pecho, me quedo con las palabras de Presa y Miñambres, respectivamente: “Es un refuerzo muy importante”, “esperemos que aquí demuestre toda su categoría”.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: