Alemanes de Alemania


 | OPINIÓN |

El sueño de Merkel se limita a que el alemán sea el idioma más importante de occidente. Así se ha empeñado en vender falsas ofertas de trabajo que han obligado a miles, a cientos de miles de ciudadanos a estudiar alemán.

Y aquello que parecía el paraíso no es más que una ilusión que huele a tufo y a mentira.

Nunca he creído en los minijobs, y desde hace unos meses mucho menos. Cuando transcurran cuarenta años en Alemania se verá un panorama desolador: cientos de miles de personas sin derecho a pensión o con una ridiculez de ayuda que hará más ricos a los ricos y hundirá en la miseria a los que hoy ya somos miserables pero honrados.

Alemania no es el país de las oportunidades, ni siquiera la nación del desasosiego. Es la tierra de la mentira. Ya crearon escuela hace años, no recuerdan su falsa grande en las guerras mundiales y su afán de penumbra y ensañamiento.

A Alemania le gustaría que en Grecia se hablase el alemán. Soñaría con convertir a la cuna de la filosofía y las artes en un estado dependiente y pobre. Y aunque lo ha intentado por muchas vías Grecia resiste, al igual que Portugal.

España se ha vendido. Vemos brotes verdes que Botín observa con lupa y gafas de aumento y los niños comienzan a aprender alemán a diestro y a siniestro. La filología alemana supera, en algunas provincias, a la filología inglesa.

Nuestros emigrantes vuelven, ahora con las manos vacías y un idioma intermedio que suena a falsedad.

 

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: