Malala, premio Sájarov a la libertad de conciencia


| INFORMACIÓN |

La joven paquistaní fue premiada por su lucha a favor del derecho a la educación de las mujeres

Malala Yousafzai dando una conferencia / Fuente: La Vanguardia

Malala Yousafzai dando una conferencia / Fuente: La Vanguardia

Malala Yousafzai, la menor pakistaní de 16 años tiroteada por los talibán por defender la educación de las niñas en su país, fue  galardonada, el pasado 10 de octubre, con el premio Sájarov a la libertad de conciencia que entrega el Parlamento Europeo.

Su candidatura, presentada por el Partido Popular Europeo, los Socialistas y la Alianza de Liberales; competía con la de Edward Snowden, que destapó la trama de espionaje de Estados Unidos; y con la de los presos bielorrusos Ales Bialatski, Eduard Lobau y Mykola Statkevich.

Desde el Parlamento Europeo se ha destacado la valentía de la joven y se ha afirmado que “Malala es una inspiración para todo hombre, mujer y menor”.

Pero la historia de Malala empieza mucho antes; cuando desde su Swat natal, en Pakistán, y con tan solo 10 años, empieza a luchar por los derechos de las niñas de su región.

Los talibán controlan la región donde vive, e imponen sus ideas fundamentalistas e integristas, basadas en la interpretación radical de la Sharia (ley islámica) que perjudica gravemente a las mujeres, y que, entre otras cosas, les prohíbe acudir a la escuela.

En este contexto de represión y falta de derecho es donde la joven Malala empieza a actuar. Quizás otra niña en su situación, se hubiese quedado en su casa presa del miedo; y pasase a formar parte de ese más de 70% de chicas que dejan de estudiar en Pakistán. Pero no fue así.

Con apenas 11 años, Malala Yousafzai empieza a escribir un blog, bajo el seudónimo de Gul Makay, para la BBC, donde cuenta como es su vida bajo el régimen talibán. Ayudada por su familia, sobre todo por su padre,  sigue acudiendo a clase y animando a sus amigas a que vayan; en lo que se puede considerar un gesto de madurez y de valentía que no se ve mucho en nuestra sociedad.

Esta acción de no sumisión provoca el odio de los grupos radicales islamistas, que le declaran la guerra a la joven activista, y que tras varias amenazas de muerte, materializan su ira el pasado año, cuando es tiroteada en un autobús escolar.

Malala hablando en la sede de Naciones Unidas / Fuente: The Guardian

Malala hablando en la sede de Naciones Unidas / Fuente: The Guardian

Es traslada a un hospital británico y consigue salir adelante; convirtiéndose en un ejemplo de la lucha contra los talibán.

Se convierte en un ejemplo de madurez, de perseverancia y de esfuerzo; se convierte en un hueso duro de roer para los talibán, que no pueden acabar con ella ni con lo que hace; y se convierte en un ejemplo para políticos y gobernantes; recordando que la educación es clave para el desarrollo de las personas, y que mandando tanques y soldados no se contribuye a ella.

Malala se ha convertido en un icono de la lucha por los derechos de las mujeres, y esto ha hecho que ya sea una de las 100 personas más influyentes, y que haya logrado premios tan importantes como el Premio Nacional por la Paz, el Premio Simone de Beauvoir; y la nominación al Premio Nobel de la Paz.

Un ejemplo de una realidad que no queremos ver pero que está ahí y que afecta a miles de niñas en todo el mundo.

Anuncios


Categorías:Internacional

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: