Diez jugadores que mejorarán o decepcionarán en la temporada NBA


| ANÁLISIS |

MEJORARÁN

Anthony Davis. Cualquiera que lea el nombre de este jugador puede sorprenderse, en parte con razón. Si nos atenemos a lo que ha sido la primera temporada de Davis en Nueva Orleans, no hay duda de que se esperaba más. 13 puntos y ocho rebotes en 28 minutos de juego son buenas cifras pero no suficientes. Ahora bien, las lesiones le lastraron mucho y eso en la temporada rookie afecta bastante. Para ello, este verano ha fortalecido su cuerpo para evitar esos contratiempos. Una temporada sana y con protagonismo le puede catapultar a lo más alto. Eso, añadido a su edad (20 años), pueden convertirle en ese híbrido entre Duncan y Garnett (salvando las distancias) que se espera de él. Los Pelicans han mostrado su confianza en el joven en varias ocasiones y está rodeado de jugadores cumplidores con los que puede mejorar las estadísticas del año pasado. Sinceramente, lo veo en la élite NBA en muy poco. Al tiempo.

Estadísticas la temporada pasada: 13’5 puntos, 8’2 rebotes y 1’8 tapones

John Wall. Nunca hubiera puesto a Wall aquí de no ser por el final de temporada que tuvo el año pasado. La forma en que elevó su rendimiento, pulió errores del pasado, se echó al equipo a las espaldas y lideró al grupo fue digno de admirar. Aquel número uno que sembró bastantes dudas hoy ya es considerado como uno de los relevos naturales de la élite NBA. Los Wizards seguirán perdiendo por la escasez de movimientos en el mercado, pero tienen atada a su estrella y el futuro puede ser muy bueno si se mueven correctamente en los despachos. En la pista, ya tienen a un líder del que este año se espera mucho, ya sea en su equipo como en la liga. No se le puede descartar ni para el All Star.

Estadísticas la temporada pasada: 18 puntos, 4 rebotes y 7’6 asistencias

Foto: NBA.com

Anthony Davis puede llevar a su franquicia bastante lejos si sigue mejorando | Foto: NBA.com

Andre Drummond. Duro, intimidador, técnico y con un impresionante margen de mejora. Así es el pívot drateado el año pasado por los Pistons y que tiene ante sí la temporada que le debería confirmar como futura estrella de la liga. Condiciones no le faltan. Cada vez que jugó la campaña pasada dió muestras de una capacidad intimidatoria en la pintura de la que ya no queda en la liga. Este año lo único que puede poner freno a su progresión es la competencia con Josh Smith y Greg Monroe. Si Maurice Cheeks gestiona bien el asunto, hay pívot para rato.

Estadísticas la temporada pasada: 7’9 puntos, 7’6 rebotes y 1’6 tapones

Ricky Rubio. Tercera temporada de un jugador que ya este año debe dar el carpetazo definitivo sobre la mesa. Una buena temporada le acercaría a la élite de la NBA, mientras que un mal año en lo personal le mandaría al grupo de los jugadores que dan espectáculo pero que a la hora de la verdad se esconden. Presuponemos que este será ya un año completo, sin lesiones de inicio y con todos los plazos y tiempos cumplidos. Vuelve su socio Love y se mantiene Pekovic, por lo que nada debería impedir un gran año. Nació para jugar en esta liga y es donde debe triunfar.

Estadísticas la temporada pasada: 10’7 puntos, 4 rebotes y 7’3 asistencias

[Te puede interesar: Luces, cámara… y NBA]

Eric Bledsoe. No es fácil vivir a la sombra de Chris Paul y destacar, pero eso es lo que hizo Bledsoe. Atlético donde los haya, el año pasado suplió con garantías al mejor base del campeonato y le dio tiempo para mostrarse y adivinar un jugador que pedía a gritos un lugar con mayor protagonismo. En Phoenix se da el caldo de cultivo perfecto, por lo que no sería de extrañar que viéramos a un nuevo Bledsoe. Por supuesto mucho mejor.

Estadísticas la temporada pasada: 8’5 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias

Ricky Rubio posa en el Media Day de los Timberwolves | Foto: marca.com

Ricky Rubio posa en el Media Day de los Timberwolves | Foto: marca.com

DECEPCIONARÁN

Jrue Holiday. Un pre-all star brillante le llevó al partido de las estrellas y le valió el reconocimiento de la liga. Los Sixers decepcionaban pero Holiday era de lo poco que se salvaba. Ahora bien, la segunda mitad fue para olvidar. En mi opinión un jugador con mal criterio para seleccionar el tiro y que adolece de capacidad de hacer mejores a sus compañeros. Las pérdidas también hacen que no sea muy fiable. Considero que decepcionará en su nueva etapa en los Pelicans.

Estadísticas la temporada pasada:17’7 puntos, 4’2 rebotes y 8 asistencias.

Tyreke Evans. Sólo hay que ver en qué forma física ha llegado al training camp para darse cuenta de que el cambio de equipo no le afecta tanto. A ello se le suma una reciente lesión de tobillo que tampoco le hará perderse mucho. Desde su fenomenal campaña rookie pocas veces se ha visto a gran nivel a aquel jugador fuerte y versátil que prometía dominar la NBA. Pasará de ser la segunda opción a la tercera o cuarta en este nuevo conjunto, por lo que se puede dejar llevar si no se siente importante. Demasiados factores me hacen pensar que este año no será el de Evans, desde luego.

Estadísticas la temporada pasada: 15’2 puntos, 4’4 rebotes y 3’5 asistencias.

Andrea Bargnani. Decepcionó enormemente en los Raptors, quienes apenas lloraron la marcha del que fue su número uno de draft. Ahora se le abre un nuevo horizonte a un jugador acostumbrado a tener gran protagonismo en un equipo donde será previsiblemente la tercera opción (tras Melo y JR Smith). Ahora bien, su parsimonia en el rebote y la competencia en su puesto le van a reducir los minutos, lo cual me hace pensar que su confianza se resentirá (lo que se reflejará en el campo, especialmente en los tiros).

Estadísticas la temporada pasada: 12’7 puntos, 3’7 rebotes y 1’1 asistencias

Andrea Bargnani en el Media Day de los Knicks | Foto: NBA.com

Andrea Bargnani en el Media Day de los Knicks | Foto: NBA.com

Blake Griffin. Pasan los años y siguen bajando los números de Blake Griffin, a medida que los de su equipo mejoran. Mirando más allá de los mates que acaparan todos los ojos que van al jugador, sólo hay que ver un par de partidos de NBA para darse cuenta de la gran falta de movimientos en la zona que le faltan. Su repertorio gira en torno a hundirla en el aro, lo cual es una gran perdida de recursos teniendo en cuenta que tiene a Chris Paul como gran suministrador de balones. Mucho tendrían que cambiar las cosas, como por ejemplo el tiro, para que podamos ver mejoría en él. Mientras tanto, a disfrutar de los mates, que no ganan partidos pero al menos entretienen.

Estadísticas la temporada pasada: 18 puntos, 8’3 rebotes y 3’7 asistencias.

Brandon Jennings. Claro ejemplo de jugador al que toda la fuerza se le va por la boca. Probó el mercado de agentes libres para valorarse y se sorprendió por la falta de interés por parte de varios equipos. Ahora en los Pistons se le abre un nuevo futuro pero que no considero que cambie mucho respecto al panorama de los Bucks, salvo por la llegada de Josh Smith. Le falta sobre todo cabeza si quiere liderar un conjunto y especialmente mejorar su tiro de tres, su gran punto débil.

Estadísticas la temporada pasada: 17’5 puntos, 3’1 rebotes y 6’5 asistencias.

Anuncios


Categorías:Baloncesto

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: