¿Convivir o sobrevivir?


| ANÁLISIS |

  • Más de 100 vecinos y activistas por una vivienda digna lograron parar el desahucio de Marisa
  • Uno de los mayores problemas de convivencia de Madrid, ignorado en la nueva ordenanza

El de Marisa solo ha sido un intento más de desahucio en la Comunidad de Madrid, pero es útil para volver a poner en primera línea uno de los reales problemas de convivencia de la capital que se aleja mucho de la venta de pañuelos o del riego de macetas. Marisa es una madrileña de 62 años que, famosa por ser una de las cabezas visibles en la lucha por una vivienda digna, el pasado viernes 11 de octubre se despertó con el problema vuelto en su contra. Más de 100 personas se agolpaban en la puerta de su casa entre las 11:00h y las 13:00h para evitar el segundo intento de desalojo que la policía y la comisión judicial tenían previsto para ese día.
La deuda de Marisa asciende a 10.000 euros, cantidad que como ella misma ha reconocido, no puede pagar a su casero ya que después de trabajar durante más de 20 años en EEUU, no le ha quedado subsidio en España.

El desahucio pudo evitarse finalmente después de una dura mañana de protestas llevadas a cabo por vecinos y activistas en defensa de la vivienda digna frente a la casa de Marisa en la calle Hernán Cortés. Esta ciudadana madrileña ha conseguido quedarse en su casa, por lo menos hasta el 14 de noviembre, fecha para la que se ha programado el nuevo intento de desalojo.

Quizá este ejemplo por darse en pleno centro de Madrid ha tenido más repercusión que muchos otros que también contribuyen a que la cifra de desalojos en nuestro país ascienda a los 500.000 entre 2007 y 2012; sin embargo son casi 1.000 ya el número de desahucios paralizados y el número de familias realojadas gracias a organizaciones como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Uno de los barrios más inseguros y que pide más atención por parte del gobierno es San Blas. Los 170.000 habitantes de este distrito de Madrid se encuentran entre los más afectados por el paro, los recortes en sanidad y educación y los desahucios; esta situación ha hecho que desde la Comunidad Madrileña se hayan prometido soluciones inmediatas.
Pero por desgracia no todos los problemas se pueden resolver. Hace un mes se vivió en Madrid un nuevo suicidio consecuencia de una orden de desahucio. En ese caso fue una mujer de 45 años residente en el barrio de Carabanchel la que ante la angustia de perder su casa, se quitó la vida unas horas después de conocer la orden de desalojo. Debía 900 euros.

Mientras todo esto ocurre a escasos metros de nuestras casas, y pese a todo, nos intentan convencer de que en Madrid hay un problema de convivencia causado por los pañuelos de papel, las macetas y el volumen alto de la música. Me van a perdonar, pero creo que en Madrid el fundamental problema de convivencia pasa porque no nos dejan convivir.

Efectivamente, en España, país de la Unión Europea, país de €uro, país avanzado, país desarrollado, aquí es donde la gente muere por 900 euros y es denunciado por “hacer el tonto con el skate por la calle”. También es aquí donde el 12 de octubre los “mandamases” se gastan… ¿cuánto? 823.000 euros en hacer un desfile austero y de corto recorrido en el cual las bandas musicales que lo acompañan presumen de poder tocar en la calle sin pasar el examen de “Tú sí que vales”.

Anuncios


Categorías:Uncategorized

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: