¿Cuánto más necesitas para ser Dios?


| OPINIÓN |

“El hombre es el único animal que necesita escribir su historia para poder recordarla”. En la vida hay historias tan buenas que merecen ser contadas y algunas tan malas que no merecen ser escritas. Roberto Iniesta tiene su propia historia. Y ha hecho historia.

 Hablemos de todas aquellas veredas de las puertas de atrás. Hablemos de soles de invierno, de amores castúos, de tangos suicidas y de pájaros azules. Hablemos de salir, hablemos de payasos, o de todas aquellas dulces introducciones al caos. De quemar recuerdos y de la necesidad de drogas y de amor. De ensanchar el alma. Hablemos de Extremadura, tierra de conquistadores. Hablemos también de Jesucristo García, del desarraigo humano, de aquellos espíritus imperecederos, y de aquellos que todas las noches salen a buscar alguna luna que ande sola y quedan cerca del suelo.  Hablemos de Roberto Iniesta.

roberto-iniesta

Decía Roberto Iniesta, que no es necesario un mundo mejor, pero sí luchar para conseguirlo.  Y yo acabo de caer en la cuenta de la realidad de cada palabra. Al igual que él, maldigo el correr de las horas porque el tiempo que se ha ido -vete tú a saber dónde se van todas esas horas que se pierden-, ese ya no regresa. Y mientras que nuestro tiempo se desliza lejos hacia ese lugar inhóspito cuyo paradero desconocemos, nosotros nos hacemos un poco más viejos, más tercos y por supuesto, mucho más antiestéticos. Nos comen las preocupaciones y se nos multiplican dentro las tristezas, y la culpa es sólo nuestra, porque como escribió Robe en su momento, a las tristezas no les gusta estar solas, y desaparecen si no encuentran a nadie que las piense. Entre tanto, sigue muriendo a cada hora gente dentro de mi televisión.

Decía Roberto Iniesta que un sueño cumplido es un deseo muerto. Y es que, desafortunadamente, el precio a pagar suele ser demasiado caro, y nuestros bolsillos a día de hoy están demasiado vacíos. Ya decía aquella canción lo de que cualquier tiempo pasado nos parece mejor, porque a veces pensamos no sólo que la vida no nos sonríe, sino que se descojona de nosotros. Y mientras, nosotros, cumplimos sueños y matamos deseos. Y no me queda muy claro que siempre merezca la pena matar un deseo por cumplir un sueño. Si la vida del ser humano fuera una escalera, éste se pasaría la vida entera buscando el siguiente escalón.

Decía Roberto Iniesta, que los poetas eran bichos raros, pero qué importa cómo es un poeta, lo que importa es lo que escribe. Para empezar, Robe es el guionista de su única novela. Él nos hace vibrar con sus letras desgarradoras y nos pellizca el alma con su pasión visceral. Sin pelos en la lengua, sin patria ni bandera, él vive a su manera. No se identifica con ninguna corriente ni política, ni ideológica, ni religiosa, y convierte sus composiciones en sorprendentes medicinas alternativas para el común de los mortales.

Robe

Roberto Iniesta defiende la individualidad de cada uno, su ley innata. “¿Por qué ha de tener razón la mayoría? Dice que sólo una minoría está capacitada para hacer descubrimientos científicos. Sólo una pequeña parte de la gente sabe de leyes. Sólo un porcentaje mínimo es capaz de inventar. Genios, en la historia, ha habido muy pocos, ¿Por qué ha de tener razón entonces la mayoría?

Su ley innata, en concreto, le lleva a apagar la radio ante la monotonía de lo que oye. Todos poseemos una ley innata, según él, es una forma propia de reivindicar la manera de ser de cada uno. Desgraciadamente, no todo el mundo tiene la capacidad de mostrar con palabras lo que el corazón y la cabeza gritan incansablemente, pero Roberto Iniesta lo hace. Él vomita el alma en cada verso, y de esta forma, hace inmortales sus más oscuros pensamientos. Y se siente mejor si tiene una estrellita pequeñita, pero firme. Es capaz de emocionarnos con canciones que parecen no tener  fin y lo que es mejor; que no queremos que tengan fin. Gracias por tanto, maestro. El resto de mortales seguiremos buscándonos y encontrándonos en tus canciones, incluso en algún momento dado, a modo de imitación, puede que hagamos el esfuerzo de sacar todas nuestras emociones de los rincones más oscuros y desastrados de nuestras cabezas. O quizás, y en el peor de los casos, no estemos dispuestos a pasar media vida buscando esa frase que tal vez no exista.

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

8 respuestas

  1. Aplausos.

  2. Si piensas en seguir con artículos, y te lo dice un fan incondicional de Rober, prueba a no utilizar el 95% frases suyas y el 5% tuyas, y sí al revés. Aunque claro, si este artículo solo era una tributo, nada que decir 😉

  3. Oh que bueno! Me ha gustado la metáfora de los pellizcos! Ese hombre es al único que se le puede abrir el corazón sin miedo a que te registre!

  4. Sencillamente espectacular, me ha encantado 🙂

  5. Leer este artículo, que me ha parecido bastante bueno, es mejor si lo haces con música de Robe, como lo he hecho yo.
    Acabo con las lágrimas a punto de caer. Emocionante.
    A mis 15 años de edad, Roberte Iniesta me ha enseñado y ayudado mucho con sus canciones, cada vez que las escucho encuentro algo nuevo, Él me dice algo nuevo. Él es mi ídolo, y a mucha honra.
    Gracias, @milhorascontigo

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: