Protege tu cabello en verano


| REPORTAJE |

Tres capas forman nuestro cabello: un tallo central, rodeado por una capa de células fuertemente adheridas entre las que se disponen los melanocitos, responsables de la producción de melanina y por tanto del color del cabello; y una envoltura más superficial, donde se superponen varias capas de células transparentes a modo de escamas. La fibra capilar está formada fundamentalmente por queratina, pero también cuenta con algunos minerales, oligoelementos, lípidos y cierta cantidad de agua que mantienen sus propiedades y aspecto. El equilibrio entre todos estos elementos proporciona al cabello resistencia, elasticidad y la capacidad de absorber ciertos líquidos.

Por todo esto, igual que cuidamos nuestra piel, también debemos proporcionar los medios necesarios para mantener el cabello sano, resistente para evitar su rotura, hidratado para que no se vuelva estropajoso y nutrido para no perder brillo, ni suavidad.

Constantemente estamos exponiendo a nuestro cabello a una serie de agresiones, como pueden ser: el secador, la plancha, los tintes… En verano, aparecen nuevos agentes nocivos, que sumados a los anteriores, complican aún más el cuidado capilar. La arena, el mar, el cloro y el sol son motivos suficientes para hacernos modificar nuestra rutina cosmética capilar si queremos mantener nuestro cabello en óptimas condiciones.

La radiación ultravioleta es la mayor agresión ambiental que sufre el cabello, en la playa, la piscina, la ciudad o en la montaña, siempre está presente. La utilización de productos capilares con filtros de protección solar o simplemente utilizar alguna prenda de barrera (gorra, sombrero…) nos ayudarán a minimizar los daños ocasionados por la exposición solar.

Por otro lado, el cloro de la piscina, la sal del mar y la fricción que ocasionan la arena o las olas del mar también provocar deshidratación, fragilidad, perdida de flexibilidad, suavidad y brillo en nuestro cabello. Cambiar nuestra rutina tanto en el cuidado, cómo en los productos capilares que utilizamos en otras épocas del año, ahora se vuelve necesario.

Existen productos protectores del cabello, generalmente en forma de sprays y/o aceites que contienen filtros UV y evitan la deshidratación del cabello durante el tiempo de exposición a estos agentes, manteniendo el resplandor del cabello. Seguido de la utilización de un champú, rico en agentes nutritivos y reparadores ayudarán a recuperar el brillo y la flexibilidad.

En melenas, más o menos largas, se hace imprescindible la utilización de un buen acondicionador, que complete la recuperación y nos ayude a desenredar. Cuando el cabello está húmedo se vuelve más flexible, el acondicionador nos permitirá desenredarlo sin que se rompa.

Sin título

Podéis encontrar una gran variedad de los productos sugeridos hoy en farmacia, un buen ejemplo son los cuidados capilares de Phyto, pioneros e innovadores en el cuidado capilar aportan la solución a cada problema con un cuidado cosmético específico, para lo que emplean activos vegetales libres de siliconas y parabenos.

Tener el cabello bonito, ahora también es fácil en verano. Un saludo y feliz semana.

Anuncios


Categorías:Salud

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: