Andrés Iniesta, mando universal


| REPORTAJE |

Puede que Miguel de Cervantes no esté de acuerdo con estas líneas. Que el castizo Don Quijote y su fiel compañero Sancho Panza clamen al cielo por lo que eran y quizás ya no son. Pero hay un lugar de la Mancha de cuyo nombre si debemos acordarnos. Hay un hombre nacido en estas lindes que merece ser recordado por siempre. Fuentealbilla, un pueblo de dos mil habitantes, ha sido cuna del mejor futbolista español de la historia, y eso, es mucho hablar.

Quizás, Andrés Iniesta, fuera del mundo del fútbol y del espectáculo, pasaría inadvertido por la calle. Sería el típico vecino del que no se sabe nada. Que no levanta la voz. Que no se queja en las juntas. Podría ser esa clase de persona que van a comprar el pan y el diario que se tercie y se sientan en una terraza de verano a leerlo, de forma solitaria, sin armar escándalo. Podría incluso ser ese amigo tímido que en todos los grupos de amistades existen. Ese que hace lo que la manada dice sin rechistar. Esa buena persona que, sin duda, es.

Pero dentro de un terreno de juego ese Iniesta tiende a desaparecer. Mientras sus compañeros se visten de corto el prefiere salir en traje al rectángulo de juego. Con clase. Y con la misma elegancia controla un balón llovido que pega una patada – rara vez – al rival. Esa elegancia que hace que ver a Andrés con un balón en el pie te transporte hasta el Teatro Bolsoy de Moscú, en el que, desde una butaca privilegiada, asistes a una obra de ballet sin parangón. Porque el albaceteño no juega al fútbol, baila por el campo con una complicidad con el esférico más propia de Oliver Atom que de una persona de carne y hueso.

Andrés Iniesta | FOTO: MARCA

Andrés Iniesta | FOTO: MARCA

Que su mejor amigo es redondo, es obvio. Puede ser la amistad más leal, bonita y sincera que exista en este deporte, y el cuero no suele hacerse amigo de cualquiera. Toma tés con Zinedine Zidane mientras se mensajea con Andrea Pirlo y queda para ir al Parque de Atracciones con Ronaldinho. Es muy celoso, pero en su agenda ya tiene a un joven español que está haciendo historia con su club y con su selección.

Y es que Andrés es algo más que un futbolista. Es un lector aventajado de los espacios – cada vez menores – que aparecen en un terreno de juego. Espacios en su mayoría que él mismo crea. Con el mando universal en la mano, se permite el lujo de cambiar en la televisión de nuestros ojos un programa aburrido y monótono al la mejor de las galas televisivas del mundo. Razón sin igual de pagar – en algunas ocasiones de forma excesiva – el precio de una entrada a un Estadio.

Porque, pulsando de forma suave al botón de pausa, tiene la habilidad de dormir el ritmo incesante de un partido de fútbol por el bien de su conjunto, o por el contrario acelerar una cinta repetitiva para catalizar un ataque de ensueño que acaba siendo la pesadilla de quien tiene que intentar defenderle.

Es sin duda lo distinto entre tanta igualdad y la variedad artística y estilística entre tanto físico deportivo. De entre dos mil habitantes apareció él. El que hizo feliz a 40 millones de españoles una cálida noche de Julio. El que reunió en fuentes de pueblos a amigos y enemigos que rivalizan durante nueve meses por un deporte tan atronador como es el fútbol. Y el que sale aplaudido de cada plaza a la que salta a torear como se debería torear en este país, con balón y no con espada.

Él es Iniesta, y tiene el mando universal.

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: