Inter y Chelsea


| OPINIÓN | 

Ya está. Ya es oficial. José Mourinho vuela fuera de España rumbo a Londres. Al lugar que le hizo de Special One. Un apodo que ha pisoteado y perdido en sus tres años en Madrid y que deberá recuperar. Puede que Special siga siendo, a tenor de lo visto en los más de mil días que ha permanecido como entrenador del Real, pero lo de One, dejémoslo a parte.

Tres años en los que deja un título de Liga histórico, una Copa del Rey y una Supercopa de España. Un balance pobre para un entrenador que admite que su periplo en nuestro país le ha servido para saber que también puede ”perder”. Un golpe al estómago de su ego que alimentaba a base de títulos, liderazgo y cariño en los tres equipos anteriores a los que había dirigido. No así pasará con el club blanco, en el que deja más deudas que amor. Un barco, el vikingo, que abandona con la tripulación – que es la afición – dividida y contrariada.

Un navío repleto de tripulantes narcisistas que han acabado sucumbiendo a la poca delicadeza de su capitán portugués y con el que, salvo extraños casos, no se ha acabado casando nadie. Porque allí le echarán de menos aquellos que, con todo el respeto del mundo, menos pintaban. Un Álvaro Arbeloa que tenía roto para cualquier descosido y que ha sobrevivido gracias a que un tal Carvajal estaba de Erasmus por Alemania. Un chaval que con el caudillo luso alejado, vuelve a su tierra madrileña a comerse el mundo. Un Diego López rescatado del banquillo hispalense y que ha rendido de manera más que aceptable para la misión tan complicada que tenía. Un Essien que sigue sin creerse la oportunidad que le ha dado el fútbol para jugar en equipos como el Real Madrid o el Chelsea. O un José Callejón, que será más recordado por ser el caballito de Mourinho y por besar el escudo – que le dará la patada en verano -, que por su nivel futbolístico en el club.

Y con la escopeta bien cargada, no ha dejado a nadie sin su regalo en forma de pólvora. Desde Iker Casillas hasta Cristiano Ronaldo, pasando por Özil, Benzema, Higuaín, Di María, Sergio Ramos o Coentrao. Con la artillería siempre cargada, ha ido dinamitando un vestuario que ha acabado explotando por donde siempre lo hace, las vacas sagradas. Y si sagrado hay alguien en el equipo merengue, estos son Iker y Ronaldo. Defenestrado impetuosamente uno – hasta el punto de no recibir llamada alguna en la recuperación de su lesión por su entrenador -, y puesto en el disparadero como excusa de una nefasta temporada liguera el otro, el portugués echa balones fuera a la hora de repartir culpables.

Culpables que el Santiago Bernabéu ha tratado de localizar. Y como si de otra final de Copa del Rey se tratase, con dos aficiones distintas luchando por los suyos en un mismo estadio, Concha Espina se aferra al mourinhismo exacerbado o al ”Oh capitán, mi capitán” para animar a un Casillas cansado y apático. Que no ha levantado la voz en estos cinco meses maltratado – porque ya lo hacen sus amigos a través de los micrófonos – dirían algunos. Los mismos que atizan a Iker por ‘topo’ del vestuario gracias a confidentes de, sí, dentro del vestuario. Esos que se llenan la boca de ‘periodismo’ y ‘exclusiva’. De ‘off the record’ y ‘fuentes que no se confiesan’. Esos que dan nombres de fuentes ajenas y de periodistas con información sonsacada. Esos.

Los que, con bufanda enrrollada a la pluma con la que escriben, afirman ser más madridistas que Bernabéu y más leales a la profesión que Pulitzer. Los que ponen a Mourinho por delante de todo y todos. Ese entrenador que deja un incendio en su casa y que se marcha a Inglaterra con todos los extintores. Ese que ya no recuerda nada que tenga que ver con el blanco. Porque para él, sus dos únicas pasiones en el mundo del fútbol han sido ”Inter y Chelsea”. Palabras que habrán tocado el alma, pañuelos en mano, de los que adoraron al portugués hasta el final. De todos menos de unos pocos. Los que, muy inteligentemente, han atizado durante meses al santo y seña de su selección, para repartirse las migajas de la ultima entrevista de Mourinho en España. El premio de la consolación.

Si para unos, Mourinho es el Madrid, para el propio José, Mourinho es Inter y Chelsea. Obrigado.

José Mourinho entrevistado por Punto Pelota | FOTO: PUNTO PELOTA

José Mourinho entrevistado por Punto Pelota | FOTO: PUNTO PELOTA

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: