Florentino Pérez, 1000 millones después


| ANÁLISIS |

Tras la marcha anticipada de José Mourinho – con contrato hasta el año 2017 – del Real Madrid, se ha desmoronado un nuevo proyecto deportivo del presidente, que desde la Champions League conquistada en la temporada 2001 – gracias a una genialidad de Zinedine Zidane y a los milagros de un adolescente Iker Casillas – no logra dar con la tecla para la ansiada Décima y no para de dar bandazos.

El proyecto multimillonario encabezado por Manuel Pellegrini y los 250 millones de euros gastados en fichajes para hacer sombra al Barça del sextete acabó en nada; la intención de unir a Valdano y Mourinho como cabezas visibles del madridismo tampoco trajo buenos resultados y el argentino tuvo que abandonar la disciplina blanca por la puerta de atrás, rabieta del portugués incluida. Tampoco le fue mejor después, con el de Setubal con el poder absoluto de todo el club, se ha agotado el crédito y la imagen del Real Madrid en el exterior – y en el interior -.

Ahora, a la espera del nuevo entrenador – que parece ser Ancelotti -, Zinedine Zidane será el encargado de llevar las riendas de la dirección deportiva del club. Será el enésimo proyecto de un presidente que ya dejó al Real Madrid al borde del K.O. en su primera etapa y que tiene en su haber un pasado más repleto de dinero gastado que de títulos que refundan ese gasto.

Florentino Pérez presentando a Luis Figo | FOTO: guardian.co.uk

Florentino Pérez presentando a Luis Figo | FOTO: guardian.co.uk

Zidanes y Pavones

En verano del año 2000, se presentó por segunda vez a las elecciones a la presidencia del Real Madrid. Derrotó por más de 3.000 votos al por entonces presidente Lorenzo Sanz, e instauró la política de fichajes de los ”galácticos”. Esta política se basaba en firmar cada temporada a uno de los mejores jugadores del panorama fútbol, sin importar la necesidad o no que el equipo tenía.

El primero fue Luis Figo, su baza electoral para salir elegido. El mejor jugador del F.C. Barcelona llegaba a la capital de España en lo que se recuerda como uno de los fichajes con mas morbo de la historia de nuestro país. Su coste fue de 60 millones de euros. Llegaba el reciente Balón de Oro que conseguiría ganar dos Ligas y una Liga de Campeones en su estancia en el Santiago Bernabéu. Saldría por la puerta de atrás, como suele ser costumbre en este club, hacia el Inter de Milán, donde llegó a coincidir con el, ya ex entrenador del conjunto blanco, José Mourinho.

Esa misma temporada, llegó al equipo Flavio Conceiçao, petición de Vicente del Bosque para sustituir a Fernando Redondo. El presidente pagó casi 20 millones de euros por el brasileño que no mostró el nivel que tenía acostumbrado en el Deportivo de la Coruña. También arribó en Madrid Claude Makélélé, jugador francés del Celta de Vigo que costó 14 millones de euros. Un muro en el centro del campo que se permitía el lujo de robar balones para que el resto de compañeros brillasen. Su venta al Chelsea creó un estado de alarma en el club, que buscó durante muchos años un sustituto de garantías, que no llegó hasta el fichaje de Xabi Alonso. El último en incorporarse a las filas merengues fue Santiago Hernán Solari, procedente de un recién descendido Atlético de Madrid y por el que se pagaron apenas 3,5 millones de euros.

En la temporada 2001/02, llegaría el fichaje del mejor jugador del momento, Zinedine Zidane, por el que se desembolsaron 72 millones de euros – el fichaje más caro de la historia en aquel momento -. Al francés le costó encontrar su sitio en el equipo y muchos le querían fuera del club, pero un gol suyo frente al Bayer Leverkusen que quedará para la historia de la Champions League cambió por completo su presente y futuro. Triunfó, y de qué manera en el Real Madrid y se retiró a los 33 años.

Un año después, en 2002, Florentino Pérez pagaría 45 millones de euros al Inter de Milán por hacerse con los servicios del mejor delantero del mundo, Ronaldo Nazario. El brasileño encandiló a la afición desde el principio y volvió a mostrar su mejor versión tras la terrible lesión de rodilla que sufrió en Italia.

Tres años en los que confeccionó un equipo a base de talonario con los jugadores más brillantes del momento, a los que sumaba gente de la casa como Iker Casillas, Guti o Pavón. Pero fue en la temporada 2003/04 cuando realizó un fichaje con cierta controversia. Cuando en todos los medios apuntaban a la llegada de Ronaldinho al Bernabéu su fichaje por el Barcelona trastocó los planes del presidente, que sin pensárselo dos veces, pagó 35 millones de euros al Manchester United por hacerse con los servicios de David Beckham. Un futbolista, profesional como pocos, pero que valía más fuera del terreno de juego que dentro.

Cristiano abrazando a Florentino | FOTO: mundodeportivo.com

Cristiano abrazando a Florentino | FOTO: mundodeportivo.com

Pero este no fue el golpe en la mesa de aquel año. Lo fue el despido de Vicente del Bosque como entrenador del equipo madridista al ”no encajar con el modelo de entrenador del equipo”, según las propias palabras de Florentino, al que ya catalogaban como ”ser superior”.

En la temporada 2004/05, parece un Florentino más calmado. Se da cuenta que con la chequera no llegan los resultados adecuados y ve que debe centrarse más en un equipo en todas sus líneas y no encomprar a Balones de Oro. En estas llegan Walter Samuel, por 24 millones de euros. Avalado por ser uno de los mejores centrales de la Liga italiana. Jonathan Woodgate, por 20 millones de euros, con la vitola de ser el central con más futuro del fútbol europeo; Thomas Gravesen3,5 millones de euros – y Michael Owen, que con el ánimo del presidente de fichar balones de oro, acabó sucumbiendo y apagó 12 millones de euros al Liverpool. Este, que fue un fichaje que pasó por el Real Madrid sin pena ni gloria, se convertiría en una gran operación al irse al Newcastle por 24 millones.

Fue en la temporada 2005/06, la última de su primer mandato, cuando dejó definitivamente de lado la idea de ”Zidanes y Pavones”. El desembolso más grande lo hizo por un joven Sergio Ramos27 millones de euros – que hoy en día es uno de los capitanes del equipo. Ficho a la perla brasileña, Robson de Souza ‘Robinho‘ por 25 millones de euros. Nunca llegó a cuajar en el Real Madrid y acabó saliendo por 42 millones al Manchester City. Los otros fichajes fueron Julio Baptista, 20 millones; Cicinho, 8 millones; Carlos Diogo, 6 millones; Antonio Cassano, 5’5 millones y Pablo García, 4’5 millones.

En estos seis años, Florentino Pérez se gastó 405 millones de euros con un balance de 2 Ligas (2001 y 2003), una Copa de Europa (2002), una Supercopa de Europa (2002), 2 Supercopas de España (2001 y 2003) y una Copa Intercontinental (2002). Y echó al entrenador con el que las ganó todas – Vicente del Bosque -.

En esta estancia, además, estuvieron en el banquillo del Real Madrid entrenando Vicente del Bosque, Carlos Queiroz, Antonio Camacho, García Remón, Vanderlei Luxemburgo y López Caro.

El regreso

Tras destaparse los escándalos de Ramón Calderón en la presidencia del Real Madrid – ganó las mismas ligas en dos años que Florentino en seis -, Florentino Pérez decidió volver por todo lo grande en 2009. Contrató a Manuel Pellegrini como manager del club, pero antes le vendió a Arjen Robben y Wesley Sneijder – aunque el chileno le afirmó que contaba con los dos -. La gran operación titulada como ‘bienvendidos’ cae en saco roto al demostrarse que ambos han sido ya campeones de la Liga de Campeones con los clubs a los que se fueron (Bayern de Munich e Inter de Milán), mientras que para el Real Madrid, la Décima sigue siendo un sueño demasiado lejano.

Pero el presidente no vino sólo. De su mano, llegaron Álvaro Arbeloa por 4 millones, Esteban Granero por 5 millones, Raúl Albiol por 15 millones. Estos serían los fichajes con menos renombre. A su lado, Xabi Alonso dejaba Liverpool para convertirse en el eje del madridismo por 30 millones de euros. Karim Benzema, la esperanza blue, aterrizaría en Concha Espina por 35 millones de euros. Y al fin, el sueño de Florentino y de todos los madridistas se hizo realidad. Juntar de blanco a Ricardo Kaká y a Cristiano Ronaldo, dos de los mejores jugadores del mundo, que firmaron por el equipo merengue por 64 y 96 millones de euros respectivamente. Uno, el portugués, que ha satisfecho con creces las expectativas marcadas en él y, otro, el brasileño, que a parte de costar una millonada no ha aportado nada al equipo cobrando 10 millones de euros al año, lo que incrementa su precio a 104 millones de euros. Un espectador de lujo, eso sí.

Florentino Pérez y José Mourinho | FOTO: servifutbol.com

Florentino Pérez y José Mourinho | FOTO: servifutbol.com

250 millones de euros que cayeron en saco roto al no ganar nada aquella temporada. Una derrota vergonzosa en Copa del Rey ante el Alcorcón (4-1 a ida y vuelta), un nuevo tropiezo en octavos de final de la Liga de Campeones – esta vez ante el Olympique de Lyon – y una segunda plaza en Liga, que aunque con récord de puntos (96), no fue suficiente para permitir la continuidad de Pellegrini.

Fue entonces cuando Florentino decidió pagar 18 millones al Inter de Milán para liberar el contrato de su entrenador José Mourinho y traérselo a Madrid para acabar con la hegemonía culé. Junto a él, llegaron Ángel Di María por 30 millones de euros, Mesut Özil por 15 millones de euros – el mejor fichaje calidad precio del presidente -, Sami Khedira por 10, Carvalho por 8, Canales por 5 y Pedro León por 10 millones de euros – defenestrado por el mismo entrenador que pidio su fichaje -. Un total de 78 millones, que, sumados a los 250 de la temporada anterior, sirvieron para caer 5-0 en el Camp Nou ante el Barcelona y ganar una Copa del Rey en la prórroga.

La siguiente temporada, la 2011/12, seria la Liga de los récords. Ganada brillantemente con 100 puntos y 121 goles a favor. Ese verano, llegaron a Madrid Coentrao, por el que el Real Madrid pagó 30 millones de euros; Nuri Sahin, que apenas disputo minutos y costó 10 millones de euros. Los mismos que Varane, que ha ido ganando protagonismo poco a poco y Callejón, que costó 5 millones y se convirtió desde el principio en el jugador numero 12 para Mou.

La reciente temporada, la 2012/13, se resume en una Supercopa de España ganada a un Barça peor físicamente y a un sin fin de trifulcas fuera y dentro del vestuario que Florentino Pérez no ha sabido parar a tiempo. La última, el conflicto entre el capitán Iker Casillas y el entrenador José Mourinho. Una ‘pelea’ en la que el presidente aún no ha dado la cara a favor del santo y seña del madridismo. Como tampoco ha salido a recriminar al portugués sus continuos desplantes a afición o prensa, su dedo en el ojo a Tito Vilanova o sus palabras a Pep Guardiola, al que catalogó como campeón de vergüenza de la Liga de Campeones. En este año, llegarían Essien de una cesión y Luka Modric, por el que se pagó 42 millones de euros. Y se va José Mourinho, gratis, tras pagar casi 20 millones al Inter por su incorporación. Un sinsentido.

424 millones después, el equipo madrileño se haría con una Liga, una Copa del Rey y una Supercopa de España.

Y tras esto, la pregunta, ¿hace bien Florentino Pérez al Real Madrid? ¿Se han invertido bien esos 1000 millones de euros? Hace el presidente, ¿la función de presidente, o la función de empresario? Estas preguntas yo no las puedo contestar, pero está clara una cosa: que algunos, con la mitad de la mitad de la mitad de esos mil millones, han conseguido triunfos más valiosos. Hasta que llegue la Décima. Si llega.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. y todavia hay gente que le considera un ser superior,sera en los negocios porque en el futbol es desastre

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: