¡Qué bueno que viniste Rada!


| REPORTAJE |

Finales del mes de Mayo. La primavera en su máxima potencia. Toneladas de polen surcan los cielos mientras los alérgicos claman contra su suerte. Un sin fin de olores se entremezclan en los tabiques nasales de todo aquel que tenga el gusto de salir a la calle en estos delicados momentos. Olores, que también tiene el fútbol. Olor de campeón como el Barcelona, olor a ilusión, como la que tienen en Galicia, Zaragoza o Mallorca, olor a tranquilidad como Osasuna o Granada y olor a fiesta, como en el Vicente Calderón. Un lugar donde se mezclaron varios. A fiesta, sí. Son los reyes de España. Pero también de despedidas. Las lágrimas de Radamel Falcao no engañan, como el algodón.

Una máxima recorre el panorama fútbol desde hace varios años. Esa que se rompe cada verano con fichajes extraños y movimientos cuanto menos, curiosos. Estamos hablando de la, ya legendaria cita de: ”los jugadores juegan donde quieren”. Deberían coger un avión a Manchester e irse a la ciudad deportiva del City para preguntar a Sergio Agüero si, cuando fichó en 2011 por los citizens, realmente era lo que él quería. Tampoco es necesario irse tan lejos para adivinar la hipocresía mediática que recorre los despachos de altos dirigentes del fútbol. El colombiano del Atlético, es la última víctima de un sin fin de futbolistas atados de pies y manos a chupa sangres vestidos con traje y corbata, a los que la prensa les bien llama representantes de futbolistas, pero que vienen a representarse a sí mismos y a sus bolsillos, cada día más engordados gracias a jugar con el futuro de quien puso su fútbol en sus manos. No sólo están ellos. Los fondos de inversión cada vez están más integrados en el deporte rey. Yo te ayudo a comprar, pero luego en la venta saco tajada. Aquí, el que menos cuenta, es a fin de cuentas el protagonista de este negocio, el futbolista.

Falcao celebrando la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu | FOTO: dailymail.co.uk

Falcao celebrando la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu | FOTO: dailymail.co.uk

Radamel Falcao no es ajeno a esto. Representado por el manda más de este negocio, Jorge Mendes, que tiene jugadores en todos los equipos inimaginables del planeta, además un alto porcentaje de su pase es propiedad del grupo maltés Doyen Group. El Atlético posee al 100% al colombiano, cierto, pero dadas las dificultades que tienen los rojiblancos para pagar el traspaso total por el jugador al Oporto, el fondo se ve en la obligación de meter presión para su venta. Ya sabemos que ningún empresario invierte si no va a sacar rédito y plusvalía inmediatos por sus servicios prestados. Aquí está el mayor problema. Que un club, con la potencia económica actual del Mónaco, llama a la puerta de las oficinas del Vicente Calderón con sesenta millones de euros bajo el brazo, permite tanto al representante del susodicho, como al grupo inversos, como por supuesto, no me iba a olvidar, a los dirigentes ilegítimos del club – ”pregunten a Cerezo”, llegó a decir ayer el colombiano sobre su marcha -, recrearse en la montonera de dinero que van a obtener.

Y es que Falcao no es un jugador cualquiera. Un año y nueve meses le han valido al colombiano para hacer historia en un club que no permite precisamente facilidades a la hora de ser alguien. Una Europa League, donde fue el máximo goleador, una Supercopa de Europa, donde marcó tres goles al campeón de la Liga de Campeones – Chelsea -, y una Copa del Rey, donde derrotó tras catorce años sucumbiendo, al Real Madrid, son uno de los pocos registros que el delantero del Atlético ha marcado en el club.

Radamel emocionado abranzando a Simeone | FOTO: colombia.com

Radamel emocionado abranzando a Simeone | FOTO: colombia.com

70 goles en 90 partidos con el equipo entrenado por Simeone, es el balance de una estrella que se apaga en el Manzanares. De esos, 52 los ha marcado en la Liga BBVA, donde ha dejado, tras casi dos décadas, a los colchoneros clasificados directamente para la Champions League, una competición que, de hacerse oficial su pase al Mónaco, no pisará la temporada que viene.

Si nos pusiesemos a dar ejemplos de jugadores TOP, con todo lo que eso significa, Messi y Cristiano Ronaldo estarían un escalón por encima del suyo. Sólo uno. Y hablamos de los dos mejores jugadores del mundo jugando en los dos mejores equipos de fútbol del planeta. Con sangre y pundonor, Falcao siempre ha aparecido cuando su equipo más le ha necesitado. Así pasó en la final de Europa League, una noche que los aficionados del Athletic de Bilbao recordarán como una de sus peores pesadillas, donde un colombiano terminó con sus esperanzas. También, como un huracán, acabó con todo un campeón de Champions League, al marcarle tres goles en 45 minutos a un Chelsea que soñaba con vestirle de blue aquel verano, pero que se quedó para vestir santos, por él.

Falcao celebrando un gol | FOTO: telegraph.co.uk

Falcao celebrando un gol | FOTO: telegraph.co.uk

No menos le recordará el Deportivo de la Coruña, y más concretamente Dani Aranzubia, cuando tuvo que recoger el balón de su portería en hasta seis ocasiones. Cinco de ellas producidas por Falcao, que igualó el récord de Vavá en lo que es una cifra para la historia del club. Por supuesto, tampoco se olvidará de él Raúl Albiol, que aceptó la invitación de baile de salón que el colombiano le propuso en el centro del campo del Santiago Bernabéu para dejar sólo a Diego Costa, que abriría el camino de una remontada histórica contra el eterno rival.

Erigido como el santo y seña de estos dos años de alegrías rojiblancas, parece que llega el momento de partir. Atrás deja grandes momentos personales y profesionales. Éxitos, amigos y triunfos. Pero ante todo deja un club contra su voluntad.

Quiso despedirse de la afición como se merecía. Algo que jugadores como el Kun Agüero, amado e idolatrado por la masa atlética hasta el final, no supieron apreciar. Esta es la grandeza del Atleti. Y esta es la grandeza de Falcao, que con lágrimas en los ojos, se despedía de una familia para él. Como el Tigre enjaulado al que le llevan de exhibición  a otro circo menos espectacular, se marcha entre sollozos y agradecimientos.

Él es grande, y ha hecho más grande al Atlético de Madrid. Se marcha un hermano, pero ¡qué bueno que viniste! Suerte.

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , , , ,

2 respuestas

  1. Grandioso reportaje, enhorabuena !!!

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: