Piel bronceada sin sol


| REPORTAJE |

¿Ya eres fan de los autobronceadores?

Sin título

Aquí tienes algunas razones para decidirte:

  • Sabemos que la capa de ozono no pasa por su mejor momento, lo que influye decisivamente en cómo inciden los rayos solares en nuestra piel. La exposición solar es la primera causa del envejecimiento cutáneo; manchas, arrugas y deshidratación son los inconvenientes más frecuentes, pero también menos peligrosos.
  • Cada día más personas han desarrollado algún tipo de alergia o sensibilidad solar, que les condiciona para no poder tomar el sol. La toma de algunos medicamentos, determinados tratamientos médicos y enfermedades dermatológicas o circunstancias hormonales especiales son incompatibles con tumbarse bajo el sol.
  • Se acerca el verano y los primeros días de playa o piscina. Esa piel blanca, casi lechosa que parece iluminada por el sol… ¿a quién no le horroriza?
  • La falta de tiempo, las circunstancias, algún evento que se acerca, ese vestido que queda tan bien cuando estás bronceada o simplemente, porque no te gusta tomar el sol.

Razones suficientes para pensar que los autobronceadores son un gran invento. Estos productos tienen un principio activo, que al reaccionar con determinadas sustancias que contienen las células de la capa córnea de la piel producen como resultado unos compuestos coloreados responsables del tono bronceado. Al producirse estas reacciones químicas en la capa córnea, capa más externa de la epidermis , el bronceado irá desapareciendo de forma progresiva con la descamación natural de las células muertas de nuestra piel.

Tenemos autobronceadores en crema, loción, spray e incluso toallitas. Es recomendable utilizar un autobronceador específico para rostro y cuello, y otro corporal, el resultado es mejor y más natural.

Aquí la experiencia es un grado, el secreto de un buen autobronceado está tanto en el producto, como en la destreza de quien lo aplica. Es sencillo, pero para obtener un buen resultado es imprescindible seguir estas pautas: lo primero es exfoliar e hidratar bien la piel donde lo vamos a aplicar, así conseguiremos un tono uniforme y más duradero. Comenzaremos aplicando el producto por las zonas de piel más extensas para terminar en los pliegues (ej. codos, rodillas), en estos últimos aplicamos poco producto y repasamos para poder retirar los restos.

Al aplicar el autobronceador en el rostro, siempre lo haremos con una pequeña cantidad bien extendida en los dedos. Comenzamos por nariz, mejillas y cuello para terminar de extender el producto por los pliegues nasogenianos, entrecejo, contorno de ojos y rematar con las orejas, que suelen ser las grandes olvidadas.

La frecuencia de aplicación estará condicionada a la intensidad de color que queramos alcanzar. Para mantener el bronceado, aconsejamos renovar el producto cada tres o cuatro días. Importantísimo, lavarse bien las palmas y cantos de las manos tras aplicar el producto.

Os aseguro que siguiendo nuestros consejos y utilizando productos de calidad, podéis contar con un bronceado saludable y natural todo el año. En Farmacosmetica.net estamos encantados de compartir cada semana un ratito vosotros, y agradecidos de poder atender vuestras inquietudes. Un saludo y feliz semana.

Anuncios


Categorías:Salud

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: