Vuelve la tranquilidad al Madrid


| OPINIÓN |

Como era de esperar Mourinho se marcha a final de temporada. La situación era insostenible, y aguantar un año más resultaba descabellado. No sólo para el técnico, también para la plantilla y para la afición, que ya no sabía muy bien a quien apoyar en esa división incuestionable de vestuario. El enorme peso que Mourinho ejercía fuera de los campos, iba a traer tarde o temprano problemas para la entidad madridista, y al fin llegó el día en el que ese hilo no se podía tensar más.

Mourinho se va del club por la puerta de atrás.

Mourinho se va del club por la puerta de atrás.

Se dice que Mourinho ha devuelto a la élite al Madrid. Y analizando los resultados de las temporadas en las que él ha estado resulta evidente. Pero tampoco puede pasar desapercibido el camino por el cual se ha llevado a cabo este resurgimiento del Madrid. Su llegada fue gloriosa, el madridismo veía en Mou la figura clave para desbancar al mejor Barsa de la historia. El portugués ya había vencido al club catalán antes, por tanto se tenían motivos para creer en ello. A pesar de que únicamente se consiguió una Copa del Rey, el Madrid le plantó cara al Barsa durante la temporada, y aunque la consecución de títulos siguiera siendo escasa, el Barcelona ya no parecía un equipo imposible de vencer como lo era antes de su llegada.

Este es un hecho clave para que Mourinho generara tanto fanatismo entre los madridistas. Tanto la afición blanca como los jugadores del Madrid, sentían una impotencia tremenda por no conseguir hacer sombra al eterno rival. Fue en ese momento cuando surgió un comportamiento recíproco entre entrenador y aficionados. Mou sentía que atacando al Barsa de la manera que fuera, la afición le ofrecería su apoyo incondicional, al igual que la afición vio en Mourinho el entrenador por excelencia, no por su trascendencia en cuanto a los títulos del equipo, sino por la eterna lucha que mantenía con la entidad catalana.

A partir de este momento a Mourinho se le permitía todo. Era el mayor enemigo del máximo rival, la afición y los jugadores en aquel momento frustrados por el dominio absoluto de los culés decidieron remar en la misma dirección que el luso. Si Mourinho despotricaba contra los árbitros o la UEFA, tanto jugadores como aficionados iban detrás con el mismo mensaje. Si Mourinho metía el dedo en el ojo de Tito Vilanova también parecía correcto, incluso se llegaba a justificar promulgando que Tito le había dicho algo antes. Seguramente, pero a los madridistas no les debe importar lo que haga el resto, hay que preocuparse de lo que hace uno mismo, y en esos momentos Mourinho era parte del Madrid. Si Mourinho aparecía en rueda de prensa con un papel en donde se nombraban los errores del árbitro en un partido en concreto, también se veía con buenos ojos, aunque el hecho rozara lo ridículo. Se podía estar de acuerdo con el contenido, pero nunca con las formas, y a Mou siempre le ha fallado eso.

A pesar de que el Madrid se encontraba sumergido en jaleos constantemente, Mourinho seguía manteniendo el apoyo que desde el principio encontró en los madridistas. Sólo hay que observar las múltiples encuestas realizadas al respecto, para darse cuenta de que Mou siempre ganaba la batalla. Los jugadores no podían obviar lo que sucedía en torno a ellos, y aguantar más de una temporada con esa tensión que generaba Mou, estaba claro que les iba a pasar factura. No sólo físicamente, también mentalmente. Se encontraban en una situación un tanto compleja, ya que sentían la necesidad de apoyar a su entrenador, pero por otro lado varios de ellos no podían llegar a entender muchos de los comportamientos de su entrenador. El mejor ejemplo de ello es Casillas. Llegó un punto en el que la convivencia futbolística entre ambos se torció, y como todos sabemos el final del capítulo terminó con Casillas en el banquillo. En una primer instancia porque Mou consideró que Adán estaba en mejor forma, primera broma, y en segundo lugar porque venía de una lesión, y una vez recuperado Mourinho no tuvo problema en decir que fue porque Diego López le parecía mejor portero. Segunda broma teniendo en cuenta que tiempo atrás José Mourinho, había afirmado que Casillas era el único portero que merecía ganar un Balón de Oro.

Casillas se ha mantenido en el banquillo bajo la dirección de Mou.

Casillas se ha mantenido en el banquillo bajo la dirección de Mou.

La conclusión que se pudo sacar de todo esto, es que Mourinho careció de la profesionalidad de la que tanto le gusta alardear, dando mayor importancia a su situación personal con los jugadores que al beneficio del equipo en sí. Poco después fue Pepe quien resultó afectado de esta falta de profesionalidad, siendo suplente de Albiol, que sin menospreciarle, no creo que esté a la altura que ha demostrado Pepe para jugar una final de Copa. Y en este caso no es válido que diga que Varane le ha comido la tostada, asunto por otro lado en el que estoy de acuerdo con Mourinho, porque el francés estaba lesionado. El resultado como digo es una muestra de egoísmo e inmadurez impropia de un entrenador con esa trayectoria. Porque por mucho que se quiera ver así, todas las palabras dedicadas al Barsa en ningún momento sirvieron como defensa del equipo. Mourinho buscaba el respaldo y empleando esa técnica obtuvo el resultado deseado.

José Mourinho quiere seguir triunfando como entrenador, pero está claro que tendrá que continuar esta aventura fuera del Bernabéu. Él no está hecho para este equipo ni el equipo para él. Se ejerce demasiada presión en este club, y Mou no ha sabido llevara nunca. Múltiples jugadores de la plantilla han acabado desquiciados con el míster, y cuando las cosas no encajan mejor no forzar la máquina. El cuento ha tenido el mejor final posible, Mourinho se va y la tranquilidad regresará la temporada que viene. No sé qué entrenador vendrá, pero seguro que causará menos revolución que el portugués. Falta le hacía al Madrid.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , ,

1 respuesta

  1. volveran a jugar jugadores por decreto, aunque haya otros mas en forma. casillas y pepe tanto por su comportamiento fuera del campo, como dentro, han hecho que tanto varane como diego lopez les hayan comido la tostada. el madrid no ha echado de menos ni a casillas ni a pepe. Casillas = topo

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: