López de Uralde: “En los sectores de economía verde hay los mayores yacimientos de empleo”


| ENTREVISTA |

Juan López de Uralde llegó a la política en 2010 tras haber sido el director de Greenpeace España durante diez años. Harto de la situación política, decidió fundar Equo. Pero como defiende, su partido es mucho más que un partido ecologista. Tienen muy claros sus modelos de actuación en todos los ámbitos.

López de Uralde, activista y político | FUENTE: Deia

López de Uralde, activista y político | FUENTE: Deia

PREGUNTA: EQUO es un partido reciente. ¿Por qué surgió?

RESPUESTA: EQUO es un partido que lleva dos años en política, la primera vez que nos presentamos a las elecciones fue el 20 de noviembre de 2011. Surgió porque un grupo de ciudadanos y ciudadanas, hartos de la oferta que había en la política española, estábamos de acuerdo en la posibilidad de hacer algo nuevo. Queríamos crear una fuerza política que trabajara de otra manera, que pusiera la regeneración democrática en primer plano y que tuviera la ecología política como elemento prioritario.

P.: Entonces, ¿qué ofrece diferente a otros partidos?

R.: Es diferente, principalmente, en su forma de organizarse: nosotros somos profundamente democráticos. Esto quiere decir que todas nuestras acciones se realizan, valga la redundancia, de manera democrática. Las listas se hacen por votaciones internas y los candidatos se eligen mediante elecciones primarias. En nuestra forma de financiación también somos diferentes, ya que hemos renunciado a pedir dinero a los bancos. Entendemos que es una forma de depender de la banca, únicamente nos financiamos con las cuotas de nuestros afiliados. Por otro lado toda nuestra elaboración ideológica es muy transversal, el ciudadano puede participar y para ello trabajamos a través de la red. Somos más horizontales y nuestras cuentas se suben a la página web. Hacemos de la democracia un valor en sí mismo porque para nosotros las formas son el todo, no se trata sólo de decir cómo hacer las cosas sino de aplicarlas internamente.

P.: Usted comenta que EQUO está muy presente en las redes sociales, pero ¿han llegado alguna vez a algo en concreto teniendo una conversación con un ciudadano anónimo?

R.: Muchas veces, en las redes somos líderes. En Facebook somos el partido español con más seguidores, con 82.000, y en Twitter 38.000. Utilizamos las redes para conversar con la gente, y hay ocasiones en las que llegamos a cosas concretas: desde gente que tras una conversación en la red decide afiliarse a EQUO hasta gente que te ofrece una alternativa para mejorar tu trabajo. Y también muchas críticas, obviamente, pero cuando la gente nos critica tratamos de mejorar. Mira, te voy a poner un ejemplo concreto: tenemos un proceso abierto sobre la enseñanza de la filosofía, que es un tema que con la ley Wert va a desaparecer, y ese debate surge de una persona que nos lo plantea en las redes.

P.: ¿Por qué no se toma en serio en España a los partidos verdes?

R.: Porque hay una tradición de querer llevar lo verde a lo marginal, y no se quiere asumir la realidad de que nosotros estamos dando alternativas a todos los problemas económicos que tenemos.

P.: ¿En qué le ha beneficiado el haber dirigido Greenpeace antes de formar EQUO?

R.: Cada uno tiene su trayectoria y sus experiencias. De Greenpeace he aprendido muchas cosas, desde el activismo a la independencia económica pasando por la posibilidad de organizarse sin dinero de subvenciones. Para mí Greenpeace fue una etapa de mi vida muy importante, y lo que allí aprendí está en la mochila.

P.: ¿Habría sido EQUO diferente si no hubiera dirigido Greenpeace?

R.: Si no lo hubiera dirigido no me habría lanzado a conformar una nueva formación, porque la experiencia de haber dirigido una organización con más de 100.000 asociados te da la seguridad para pensar que se pueden hacer otras cosas. A veces parece que tenemos un poco de miedo, pensamos que los partidos son algo extraterrestre y esto hay que desmitificarlo. La realidad es que no es algo muy diferente a una asociación.

P.: Como usted dice, la gente tiende a ver a los partidos políticos como algo muy lejano. Últimamente los escraches se han puesto bastante de moda. ¿Los apoya o reniega de ellos?

R.: Los escraches son una forma de protesta un poco a la desesperada, y en ese sentido yo creo que hay que valorarlos como lo que son. Una protesta ciudadana no se puede perseguir policialmente. Es un síntoma de una situación desesperada que sufre mucha gente, en el sentido de que cada día se está despojando de su vivienda a miles de personas, y es el síntoma de un problema social que está ahí. Para mí el escrache no es el problema, es lo que hay detrás: la cantidad de gente que está sufriendo y la necesidad y la urgencia de dar solución a eso. Mientras sean protestas pacíficas no les veo mayor problema.

P.: ¿Usted como político, por tanto, no teme ser el blanco de un escrache?

R.: Yo ya los he tenido, es que ahora se utiliza la palabra escrache y parece algo nuevo, pero recuerdo que a nosotros en Greenpeace se nos plantaron delante los trabajadores de la central nuclear de Garoña cuando abogábamos por su cierre. O mismamente cuando me metieron en la cárcel en Copenhage, donde me reprimieron por sacar una pancarta. Además, hay movimientos que lo hacen constantemente y de ellos no se habla, como por ejemplo el de los antiabortistas, que todo el rato persiguen a médicos. Eso era igual de escrache, y sobre ello no se hablaba ni el PP decía que eran terroristas. Se está intentando crear un victimismo sacado de tono, aunque desde luego a nadie le gustaría encontrarse con una protesta delante de su casa. Se habla del sufrimiento de los niños que sufren el escrache, pero del sufrimiento de los niños cuando su padre ha sido encarcelado injustamente como en mi caso no se habla. Hay distintas varas de medir, claramente.

P.: Cambiando un poco de tema, EQUO es un partido ecologista, pero ¿cómo se puede inculcar el ecologismo en unas nuevas generaciones que desde que nacen están pegadas a una pantalla?

R.: Es una buena pregunta, porque más que pegados a la pantalla, que es verdad, además son muy dependientes de la publicidad. Decía Jacques Cousteau que cada hora recibimos cerca de 80 impactos publicitarios, de los que muchas veces no somos conscientes. Es un tema difícil, sobre todo en el marco de la actual crisis económica en la que se está lanzando el mensaje de que el medio ambiente ahora no toca, de que ahora con la crisis hay que centrarse en el empleo, cuando la realidad que nosotros vemos es que donde realmente se puede conseguir empleo es a través de los sectores de la economía verde, es ahí donde están los mayores yacimientos de empleo. Hay que explicar por tanto, desde pequeños a la gente, que esto del medio ambiente no son sólo los pájaros, las flores, los espacios y las especies, sino que es todo. Es la forma en que nosotros nos relacionamos con el entorno en el que vivimos, y nuestra propia capacidad de supervivencia en ese entorno.

P.: Entonces EQUO aboga por las energías renovables para crear empleo

R.: Nosotros tenemos un plan de empleo concreto y fehaciente. También abogamos por la generación de empleos en el sector de la economía verde, el transporte sostenible, la rehabilitación energética de edificios o la agricultura ecológica. El Gobierno de Zapatero hizo un estudio en el año 2009 que cuantificaba en 2,7 millones los empleos que se podía crear en esos sectores. Eso sí, para poder llegar a un punto hay que querer llegar a él y no vemos que el Gobierno vaya por ese camino.

P.: ¿Cómo afectaría a EQUO un cambio en la Ley Electoral?

R.: En las últimas generales obtuvimos 215.000 votos, y eso con una ley proporcional nos hubiera supuesto tres escaños, que no tuvimos porque la ley electoral es injusta. Cuando dices esto parece que eres un quejica, pero es la realidad, esta ley beneficia a los grandes partidos. Está hecha para que los pequeños no entren en el Parlamento. De todos modos las encuestas revelan una tendencia al alza en la intención de voto a EQUO.

P.: Esto de las encuestas es un tema que os preocupa bastante

R.: Bueno, porque las encuestas son una herramienta del sistema. El hecho de que te metan o no en una determina el voto. El voto útil sigue siendo una realidad, hay gente que sigue pensando que debe votar a quien va a salir. Por tanto, si no sales en las encuestas hay una percepción de que no vas a salir y pierdes muchos votos. Es paradójico, una profecía autocumplida: como no estás, no vas a salir, y por lo tanto no sales. Por ejemplo, en las últimas elecciones vascas en Vitoria nos faltaron 500 votos para conseguir un diputado, que seguramente habríamos sacado si hubiéramos tenido mayor visibilidad, pero mucha gente no nos vota porque piensa que va a ser tirar su voto.

P.: ¿Y quién es el principal rival de este voto? ¿Izquierda Unida?

R.: No, yo creo que Izquierda Unida tiene su propio voto. A ellos les preocupa mucho EQUO, pero yo creo que el voto de EQUO es mucho más bien un voto de gente desencantada, de gente que busca otra alternativa. Por lo tanto, creo que nuestro principal rival es la abstención. Hay que dejar una cosa muy clara a la gente que se abstiene, y esto es que benefician a los partidos grandes.

P.: ¿Qué haría EQUO ante un caso de corrupción en su partido?

R.: Cada candidato tiene que firmar un decálogo contra la corrupción, y en segundo lugar, en cuanto una persona estuviera imputada tiene que poner su cargo a disposición del partido. Planteamos una tolerancia cero a la corrupción, es una de nuestras señas de identidad.

P.: ¿A qué político del PP reclutaría para su partido?

R.: A ninguno, porque los planteamientos que nosotros hacemos no tienen nada en común. Tal vez si me fuerzas mucho te diría que a lo mejor el alcalde de Vitoria, que tiene cierta sensibilidad medioambiental.

P.: Honestamente, ¿está EQUO en condiciones de gobernar el país a día de hoy?

R.: A día de hoy todavía no, porque somos una propuesta pequeña, pero sí estamos en condiciones de formar una alianza de gobierno más amplia con otras fuerzas políticas.

P.: ¿Qué otras fuerzas?

R.: Bueno, obviamente nosotros nos alineamos a la izquierda, por lo que no gobernaríamos con el PP.

P.: ¿Y con el PSOE?

R.: Depende de qué PSOE. Con el de hoy en día no, porque realmente no nos merece ninguna confianza. Pero en otros países hay partidos socialdemócratas que están gobernando con los verdes. El PSOE tiene que cambiar mucho, así está a día de hoy, en franca decadencia, porque es un partido que no acepta ni asume la necesidad de innovación, de renovación y de cambio ante la nueva realidad española.

Si tienes preguntas, dudas o sugerencias contacta en Twitter con @JLCazador.

Anuncios


Categorías:política

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. López de Uralde (EQUO): “En los sectores de economía verde están los mayores yacimientos de empleo”

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: