No empecemos la casa por el tejado


| REPORTAJE |

  • Desde Farmacosmetica.net ofrecemos unos consejos para cuidar al máximo tu piel
  • En esta primera entrega hablamos de la limpieza facial

El primer paso ante cualquier tratamiento cosmético es la higiene. Si queremos sacar el máximo  partido a los productos que utilizamos para tratar nuestra piel es básica una buena limpieza. En muchas ocasiones, simplemente, utilizando un buen producto de higiene podemos ver resultados espectaculares.

España es de los países del mundo donde menos invertimos en productos de higiene facial, todo lo contrario ocurre en Japón. La mujer japonesa los reconoce como imprescindibles. Me llama mucho la atención comprobar, como muchas consumidoras, que curiosamente más invierten en productos cosméticos, no le dan ninguna importancia al producto que utilizan para limpiarse la piel, desmaquillarse los ojos o los labios.

Los hombres, ya no son un caso a parte. Afortunadamente, la idea del “hombre y el oso” hace mucho tiempo pasó a la historia, pero sin duda en este terreno hay mucho por hacer. Igualmente, los productos empleados en la higiene del rostro y el afeitado son importantísimos para tener la piel bonita, suave y prepararla  para un buen producto de tratamiento.

En la superficie de la piel se acumulan células muertas, secreciones grasas, toxinas que se liberan con el sudor, bacterias y microorganismos que nuestra piel acoge para mantener su equilibrio natural con el medio exterior. Y a todo esto le sumamos agentes externos, como puede ser la polución, restos de productos cosméticos, maquillaje… Necesitamos retirar todos estos restos para que nuestra piel respire, para que penetren eficazmente los principios activos de los productos que nos vamos a aplicar.

La limpieza facial, un elemento clave en el cuidado

La limpieza facial, un elemento clave en el cuidado

Una vez justificada la utilidad de los productos de higiene facial, la siguiente cuestión es elegir el más adecuado. Aquí lo vamos a tener muy fácil, hay tanta variedad…

Según el tipo de piel:

  • La piel seca prefiere productos más cremosos, alguna leche o emulsión que podamos extender por el rostro y retirar con un algodón, sin necesidad de agua. A continuación, siempre aplicaremos un tónico para terminar de retirar algún resto que haya podido quedar y refrescar la piel con suavidad.
  • La piel normal y normal/mixta elegirá en función de sus gustos: leche y tónico, solución micelar (ninguno de los dos necesita aclarar con agua). Un gel al agua o una espuma son ideales para quien le gusta terminar la limpieza con un abundante aclarado.
  • La piel grasa lo tiene claro: un gel al agua o una espuma que retirar con agua, y si es fresca mejor, ya que ayuda a regular la secreción sebácea y por lo tanto a matificar la piel.

Los ojos son especialmente sensibles, su limpieza la haremos con un producto específico que limpie con suavidad el contorno de los ojos y al mismo tiempo cuide las pestañas.  Ante la duda, un buen asesoramiento será determinante para decidirnos por el más adecuado. Llegado a este punto, sólo os pido dos cosas: no os limpiéis la piel del rostro con jabón para la manos (reseca muchísimo), ni uséis toallitas desmaquillantes (más que limpiar, remueven). Tu piel te lo agradecerá.

Puestos los cimientos, la próxima semana seguiremos levantando las paredes. Feliz semana.

Anuncios


Categorías:Salud

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: