“En este país no se puede vivir de la música a menos que hagas pop o rock kalimotxero”


| ENTREVISTA |

VÍCTOR GARCÍA-TAPIA, DE TOUNDRA

Pese a ser uno de los grupos españoles más en forma del momento, en Toundra tienen los pies en el suelo. Su única ambición es poder seguir componiendo entre amigos, sin prisas. Si de repente el grupo pegase un bajón, ellos seguirían tocando. O por lo menos eso es lo que se desprende de lo que nos cuenta Víctor García-Tapia, uno de sus guitarristas, con el que hemos hablado desde Actualidad24.net.

Portada del último disco de Toundra, (III)

Portada del último disco de Toundra, (III)

PREGUNTA: A Toundra se le suele definir como banda de post-rock, pero ¿os sentís a gusto con esa etiqueta?

RESPUESTA: Al principio nos gustaba, en el segundo álbum nos daba igual y en el tercero nos toca un poco las narices. Sobre todo porque cuando empezamos con el grupo no nos preocupaba el tener una identidad muy definida, simplemente nos fijábamos mucho en grupos como Pelican, Mogwai, Russian Circles y tal. Pero para el segundo disco, cuando entró Álex, que es el batería que tenemos ahora, no escuchábamos nada de esa música. Por lo tanto creo que post-rock al uso no somos, metemos bastante más cera. Somos más directos, tenemos temas menos ambientales y usamos mucho más el delay. Si tuviésemos un tío que gritara estaríamos cercanos al post-hardcore.

P.: ¿Podría decirse que estáis cercanos a un sonido propio?

R.: Bueno, al final lo que hacemos cuando quedamos para grabar es juntar todo lo que nos gusta y mezclarlo. Hacer simplemente lo mismo que otro grupo no tendría sentido, porque para eso ya está ese grupo, que lo hace mejor que tú.

P.: ¿No se hace muy difícil por vuestro tipo de música el no repetir las mismas estructuras musicales?

R.: Sí, de hecho por lo que más tardamos en grabar un disco es por las trabas que nos ponemos nosotros mismos. Lo que más nos cuesta es empezar un tema, porque sus primeros quince segundos son como una carta de presentación, y tienes que intentar no aburrir porque igual acaba por dar pereza y se cambia de canción. Tratamos de que el comienzo sea fácil de digerir, que diga algo y que sea distinto, y a partir de ahí empezamos a desarrollar el tema. Con el último disco, por ejemplo, teníamos todas las canciones empezadas y ninguna acabada, porque siempre llegábamos a un punto en el que decíamos: “esto ya lo hemos hecho”. Descartamos muchos temas que nos recuerdan a otros que ya hemos hecho. En todos los discos tenemos un punto de querer dejar el grupo. En nuestro segundo trabajo componíamos de manera caótica con la tranquilidad de no tener discográfica, mientras que en el nuevo cuando pasaron tres meses teníamos trescientas versiones del mismo tema. Queríamos hacer todo perfecto y que todo molase. El grupo que diga que hace música para él y que lo que diga la gente se la suda, miente, porque para eso te quedas en tu casa y grabas para ti. Por eso teníamos la presión de no defraudar a la gente a la que le gusta el grupo.

Víctor tocando en el festival Costa de fuego

Víctor tocando en el festival Costa de Fuego, el año pasado (2012)

P.: ¿Sois, por tanto, más de canciones que de álbumes?

R.: Sí, desde siempre. Primero buscamos un tema que sintetice lo que queremos hacer con el disco, y una vez que hemos definido el rollo que va a tener intentamos que el álbum camine. Pensamos qué nos gustaría que viniese después si estuviésemos escuchando el álbum. Tratamos de que tenga coherencia y de que pueda escucharse de principio a fin, que no haya que saltar de un tema a otro porque el que hay en el medio sea un rollo.

P.: ¿Hay público en España para vuestra música?

R.: Sí, ahora hay bastante público, aunque en España siempre vamos a rebufo y llegamos tarde a todo. Cuando empezamos en esto todos veníamos de otros grupos, por lo que pensamos que, si ya teníamos poco público, haciendo música instrumental iba a venir incluso menos gente a los conciertos. Pero la realidad fue que los locales siempre estaban llenos y no nos explicábamos por qué. Desde el primer disco hemos ido subiendo poco a poco sin tener que hacer cosas raras ni firmar cosas extrañas, una opción que siempre ha estado ahí.

P.: ¿No os sentís más valorados entonces en el extranjero?

R.: Se valora de forma distinta, pero no solo a nosotros, sino a todos los grupos musicales. Aquí, al principio, tocábamos en muchos festivales. Pero como éramos un grupo nacional daba igual lo bien que lo hiciésemos, íbamos a tocar cuando hiciese mucho sol, abriendo. Ahora ya por fin tocamos de noche. Te relegan a eso por ser español, o te pagan menos. Yo no lo hago por el dinero, pero molesta que venga un grupo belga de metalcore que son unos matados y han dado cinco conciertos, cobrando 2.000 pavos, y tú que llevas tocando seis años cobres la mitad de la mitad. Por eso cuando vamos fuera se asombran de que no vivamos de esto, pero es que en este país no se puede a menos que hagas pop o rock kalimotxero.

P.: ¿Y cómo compagináis las giras con el trabajo?

R.: Ese es el problema eterno. Esteban y yo lo tenemos fácil porque nos hemos montado nuestros propios negocios, relacionados con la música. Alberto también, porque está haciendo un máster y es como si estuviese en el cole, tiene vacaciones desde finales de mayo. El que más problemas tiene es Álex, que es contable en una empresa. Así que lo que intentamos es dar los conciertos en fines de semana y salir el viernes de Madrid. Cuando giramos por Europa la solución es pedir vacaciones, pero llega un punto en el que se acaban los días libres, y la gente quiere tenerlos para poder irse con su novia o con los amigos. Aunque esto no es un problema, porque no nos lo tomamos como una carrera. Lo que intentamos es tocar en buenas salas en ciudades a las que merezca la pena ir. No hago ascos a pueblos, pero tiene más sentido tocar en Barcelona, Zaragoza o Bilbao que en pueblo en el que nos van a ir a ver veinte personas. Que no me parece mal, pero claro, te quitas un día de vacaciones.

P.: ¿Cuando tocáis fuera la gente se sorprende de que seáis españoles?

R.: Sí, porque creo que la gente tiene un concepto de España muy distinto al de la realidad. Se creen que estamos en el siglo XIX toreando en las calles. Que puede sonar a coña, pero a nosotros cuando comentábamos que éramos de Madrid nos decían: “¿en serio? ¿pero y los amplis de dónde los habéis sacado? ¿los habéis importado?”. Normalmente creen que somos alemanes o franceses. Por ejemplo,  hubo un tío que en Twitter escribió que estaba viendo a Toundra, un grupo del norte de África. De hecho, cuando nos vamos de gira siempre hacemos la coña de que somos gitanos del norte de África.

P.: Y por Facebook según he visto también tenéis muchas coñas, ¿no?

R.: Sí, porque a mí el rollo de “toco en grupo, no me hables”, me parece estúpido. Sobre todo porque no marca ninguna diferencia. También es verdad que la gente es muy mitómana. Yo por ejemplo, cuando conocí a Juan, de Nothink, era como “déjame que te toque”, y él pensaba que estaba loco. Pues la gente es igual. Muchos dicen que no saben cómo les puedes estar hablando, pero en el fondo sólo tocamos en un grupo. Si me dices que he descubierto la cura para el sida te diría: “pues sí, soy una persona muy importante”. Pero vamos, subir, tocar y bajarme sudado me parece que no tiene demasiado glamour. En el Facebook, por ejemplo, vamos a putearnos. Nos metemos y uno responde al otro, por lo que la gente no sabe qué está pasando. Creen que estamos locos porque nos respondemos a nosotros mismos. Lo que no quiero de ninguna manera que parezca es que únicamente buscamos el dinero de la gente. Ya que tienes personas que se interesan por tu grupo lo mínimo es corresponder, hay que ser muy inhumano para que no te llegue el recibir un mail de un tío al que le ha encantado tu disco. Ya que la gente se tira el rollo con nosotros, por qué no tirárnoslo nosotros con ellos.

P.: Vamos con el nuevo álbum. ¿En qué sentido es más oscuro? Porque todas las críticas lo definen así.

R.: Claro, el más auténtico y sentimental (risas). No, en realidad es porque estábamos más hechos polvo. No somos tan buenos músicos como para poder decir: “me apetece hacer un álbum alegre y lo hago”. Que a ver, es relativamente fácil hacerlo tirando acordes mayores y menores, pero no somos tan buenos como para expresar sentimientos. Estás puteado y claro, lo primero que te sale, obviamente, no es algo super feliz.

P.: ¿Los títulos de las canciones vienen antes o después de tener compuesto el tema?

R.: En este vinieron después, aunque depende bastante. Hay títulos que parecen serios pero provienen de una coña interna. Por ejemplo, hay uno que antes era el doble de lento y se llamaba “Mars Volta”, un plagio a The Mars Volta. Probamos a grabarlo a mucha más velocidad para ver cómo quedaba, nos gustó y lo llamamos “Marte”. Luego hay otros temas a los que sí vamos buscando nombres que nos gusten. El primero se llama “Ara Caeli” porque la tía de Esteban murió de cáncer y él quería dedicarle un tema. Ella se llamaba Araceli y le dijimos: “tío, no podemos poner ese título, queda un poco chungo”. Entonces Álex propuso ponerlo en latín, nos moló y se quedó así. “Lilim” iba a llamarse así por la hija de Adán y Eva, pero nosotros teníamos una coña porque nos decían que recordaba a Limp Bizkit, y estuvimos con la chorrada de Lilim Bizkit.

P.: ¿Y por ejemplo “Medusa”, del primer disco?

R.: Fue en plan “yo quiero llamar a un tema Medusa”. Hay algunos nombres que molan y dan mucha fuerza al tema. Cuando no tenemos temas empezamos a buscar nombres y nos los pasamos por mail hasta que nos guste uno a todos.

P.: Tocaréis en acústico el 20 de abril en el Record Store Day. ¿Puedes comentarnos algo acerca de este evento?

R.: No sé, porque no hemos ensayado todavía (risas). Pero estuvimos viendo los temas que mejor podían quedar en acústico, ya que lo que mola es cogerlos y darles otro rollo, no tocar lo mismo que en eléctrico. Haremos cosas diferentes, seguramente tocaremos “Espírita”, “Bajamar”, “Medusa” y “Ara Caeli”, que son las que mejor me sonaban con la acústica.

Álex, Esteban, Víctor y Alberto, componentes de Toundra

Álex, Esteban, Víctor y Alberto, componentes de Toundra

P.: ¿Y con Minor Empires, tu grupo paralelo, qué tenéis pensado para el futuro?

R.: Ya tenemos el disco, así que a ver qué pasa. Hicimos un documental sobre cómo hemos grabado, porque lo hicimos en directo. Vimos la película Sound City de Dave Grohl y a Juan, que es el cantante, le gustó mucho la idea. Ya teníamos medio disco grabado cuando me dijo que si lo tirábamos a la basura y probábamos en directo. Entonces lo grabamos en cuatro días y ahí está, creemos que puede ser interesante para la gente ver cómo sudamos para sacarlo adelante.

P.: Tengo entendido que en 2011 vendisteis todas las entradas de un concierto que dabais el mismo día en el que se jugaba el Barça-Madrid. ¿Hubo miedo?

R.: Sí, sobre todo porque éramos nuestros propios promotores. Había un acojone bastante serio. Luego siempre hay gente que viene y te dice: “joe tío, es el mismo día que el Barça-Madrid”, o “el jueves toca Mono y no va a ir nadie a veros”, o incluso “es que hay una manifestación en Gran Vía”. Siempre hay algo que te acojona, pero luego flipas con la respuesta de la gente.

P.: ¿Puede ser que la gente que ve el fútbol no sea la misma que escucha a Toundra?

R.: Bueno, no creas, estos estaban viendo el partido antes del concierto. A mí y a Alberto no es que no nos guste, nos da igual. Pero a la mitad de Toundra le flipa el fútbol, sobre todo el Madrid. Me acuerdo que, cuando tocamos en el Primavera Sound, la polémica era si iban a poner pantallas para que la gente siguiera los partidos entre concierto y concierto.

P.: ¿A qué músico, vivo o muerto, elegirías para tocar en tu grupo?

R.: Si pudiese ficharía a Jim Ward, cantante-guitarra de Sparta, que era el segundo guitarrista de At The Drive-In. Además habla castellano, por lo que encajaría a la perfección, me flipa ese tío. De entre los españoles sin dudarlo sería a Macon, de Adrift. Aunque bueno, yo metería a todos mis amigos. De hecho, toda la gente que toca cuando hacemos un concierto especial son amigos de otros grupos. Les llevamos aunque sea para tocar la pandereta.

P.: ¿Cuáles son los grupos españoles que más te llaman la atención?

R.: Adrift, El Páramo, Jardín de la Croix, The Hardtops o Testaferro, que es el grupo que se ha montado Álex, nuestro batería. Seguro que me dejo alguno, pero es que los grupos españoles son todos super buenos. Hace unos años lo que hacían era copiar, pero a día de hoy hay bandas que podrían dar bastantes collejas a grupos americanos.

P.: ¿Y respecto a la prensa musical qué opinas? ¿Lees las críticas?

R.: Sí, una mitad del grupo las leemos, pero a la otra se la suda hasta el infinito. A mí me encantaría que me la sudara, pero soy de los de dar a F5 continuamente para ver qué ponen, y Alberto el bajista igual. Buscamos todo lo que salga, y si hay alguna mala crítica nos gusta saber por qué no le ha gustado a esa persona. Hubo mucha polémica porque en un concierto tocamos una canción de Los Ramones, a una mitad les gustó y a la otra no. Eso sí, si vuelve a surgir la ocasión la volveremos a tocar. Esto es como aquello de “la gallina es mía y me la follo cuando quiero”, o sea, el grupo es mío y tocaré lo que me apetezca tocar. Luego también hay gente con la que llego a flipar. Por ejemplo uno decía: “a mí Toundra me gusta y les he seguido desde el primer disco, pero ahora se han vendido porque el bajista lleva una cinta en el pelo y piden aplausos a la gente”.

P.: ¿Respondéis a esta gente que os comenta de malas maneras?

R.: Hombre, hay mucha gente a la que le gusta ir a contracorriente. No digo que mi disco sea la hostia, pero a muchos se les ve el plumero. Hay críticas que me han flipado, si me las argumentas de puta madre. Pero hay otra gente que son haters sin más. Hace poco estábamos en un concierto y a nuestro batería se le rompió el parche de abajo de la caja, y claro, no llevábamos de sobra porque no es normal que se rompa. Entonces el tío de la sala, que también era batería, nos dijo que tenía dos cajas, que eligiera la que más le gustara. A parte nosotros llevamos dos guitarras de más, por si se peta alguna cuerda poder cambiarla. Pero es lógico, no vas a parar un concierto porque se te rompa una cuerda, ¿qué vas a hacer, contar un chiste mientras tanto? Pues nada, al día siguiente un tío en un foro decía: “joder, los hijos de puta de Toundra, están forrados. El batería llevaba tres cajas. Se le jodió el parche y al tío en vez de cambiarlo le trajeron otra caja. Y los guitarristas llevan cuatro guitarras”. Y como veía que nadie respondía, el tío se retroalimentaba con su propia mierda: “joder, pues que hijos de puta, seguro que son familiares del PP”. Yo les escribí un mail a estos para que no le respondieran. Estas cosas pasan pocas veces, pero cuando ocurren es de un modo muy exagerado.

P: Tras II y III, ¿me desencamino mucho si digo que el próximo álbum se va a llamar IV?

R: Yo creo que sí, ¿eh?, por joder más que nada (risas). No, no sé cómo se llamará, pero creo que IV no. Aunque claro, nunca se sabe, igual se llama así y quedo como un capullo (risas). Lo que sí sé es que saldrá en 2014, porque vamos de dos en dos años. Nos mola mucho componer, y cuando llevamos mucho tiempo tocando el mismo disco nos parece que está demasiado trillado y queremos hacer otro. Pero claro, nos piden que aguantemos un poco. Como tocamos mucho acabamos un poco hartos de los temas.

El grupo durante uno de sus conciertos

El grupo durante uno de sus conciertos

P: ¿Tenéis algo pensado ya?

R: No, todavía no. Habíamos pensado que cuando le dieran las vacaciones a Alberto a finales de mayo podríamos ponernos todo el verano a componer, porque como tenemos festivales y no vamos a girar a saco podemos estar tranquilos. Lo que no podemos hacer es ensayar los temas antiguos y a la vez componer nuevos. Hay grupos que sí son capaces, pero nosotros no. A mí se me olvidan los anteriores. No puedo dar un concierto e ir ahí acojonado, pensando que no me voy a acordar de ciertos temas o que voy a caer en el sitio que no es y va a sonar fatal.

P: ¿Alguna vez te has equivocado en medio de un concierto?

R: Sí, las he liado muy pardas, pero como todo el mundo. De estas de mirarnos los cuatro y pensar: “¿cómo salimos de aquí?”. Por ejemplo me acuerdo de que cuando tocamos en Joy Eslava yo tenía gastroenteritis y estaba con fiebre. Y claro, estaba cagándome en plan “Dios, no me puedo mover”. Por la mañana estuve en el hospital para que me pusiesen algo que me frenase la cagalera, porque no podíamos cancelar el concierto. Tocando yo estaba super ido, quieto, tocando la guitarra mirando al suelo pensando “no te equivoques, no te equivoques, por favor no te cagues”. Y ya cuando acabó el concierto me fui en taxi porque necesitaba ir al baño. Estos me dijeron de hacer el concierto en dos actos, pero yo preferí hacerlo del tirón para irme a casa en cuanto acabase.

Si quieres descargarte gratis el último álbum de Toundra pincha aquí. Si lo prefieres en formato físico, puedes adquirirlo aquí.

Si tienes preguntas, dudas o sugerencias contacta en Twitter con @JLCazador

Anuncios


Categorías:Música

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 respuestas

  1. Grupazo donde los haya. Yo no soy mucho de “post rock” (aunque a Víctor no le guste la etiqueta) pero “(III)” me enganchó desde el principio. Los otros dos, obviamente, cayeron por su propio peso.
    Y da gusto ver que son gente normal y que se puede tener una conversación interesante con ellos.

  2. Ah, y toda la razón con lo del rock kalimotxero… ¡Vaya plaga!

  3. No le gustan las etiquetas pero se las pone a los demás…..La verdad es que m época de de rock calimotxero ha sido un de la más divertida!!! xD

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: