Sin Messi nada es igual


| CRÓNICA |

El Barcelona de Tito consiguió pasar a semifinales de Champions, después de empatar a uno con el PSG en el Camp Nou. El equipo francés comenzó adelantándose en el marcador, pero la salida de Lionel cambió el cauce del partido, y finalmente consiguió empatar, gracias a un genial disparo cruzado de Pedro.

El Málaga quedó fuera de Champions, el Madrid sí paso de ronda, aunque con más sufrimiento del esperado, y quedaba por saber lo que haría el Barsa para confirmar cuánta presencia española se tendría en esta competición. En un principio, el resultado obtenido en Francia decantaba la balanza de manera clara a favor del equipo culé. Además en este caso, tocaba decidir la eliminatoria en los dominios catalanes, lugar donde pocos rivales pueden hincar el diente para sacar un resultado positivo. Eso sí, Messi andaba tocado, y su titularidad quedaba en el aire. Finalmente Tito decidió no arriesgar de inicio, dando a su vez una muestra de confianza en el resto de jugadores que componen la plantilla. El técnico lanzó un mensaje claro, sin Messi también podemos encarrilar el partido. Mensaje que por otra parte duró unos 60 minutos, porque después de ver cómo se estaba desarrollando el partido, a Tito no le quedó otra que requerir los servicios del mejor, un tipo de apenas 1,69 capaz de atemorizar al rival con su simple presencia en el campo.

messi banquillo

La lesión obligó a Messi a ver la primera parte desde el banquillo azulgrana.

La primera parte del Barcelona fue insulsa, sin ritmo de juego. Todos los jugadores se mostraban muy estáticos, no se ofrecían, y un juego basado en la posesión prácticamente en su totalidad, necesita apoyos constantes para que la bola circule rápido. Digamos que los azulgranas no tuvieron la tensión característica de un partido de este calibre. Y esta pasividad se paga cara cuando enfrente tienes a un equipo extremadamente vertiginoso en la zona de la delantera. Como era de prever, el Barsa manejó la pelota durante un mayor porcentaje de tiempo, pero cuando el PSG se la robaba, el peligro que causaba era mucho más notable. Moura, Lavezzi, Pastore e Ibra, aunque ayer precisamente no estuvo fino, atacaban en estampida cada vez que tenían el balón en sus pies, poniendo en más de una ocasión en peligro al guardameta Valdés, excepcional una vez más en la noche de ayer. Se contrapusieron dos maneras de entender el fútbol, dos estilos diferentes, posesión frente al contraataque, del que claramente salió ganador este último, al menos en la primera parte.

El Barsa hacia lo mismo de siempre, pero faltaba una pieza clave para que este juego resultara provechoso de cara al gol. El aficionado culé reclamaba a gritos la entrada del argentino, y Tito no tardó mucho en complacer el deseo culé. Corría el minuto 62, y Messi ya estaba pisando el césped del Camp Nou. Su entrada hizo que el resto de jugadores recobraran el sentido de su juego. La pieza que faltaba ya estaba colocada en el campo, y aunque no estuviera en plenas condiciones, fue el primero en romper con la monotonía en la que había caído el juego del Barsa. Decidió que el campo había que alargarlo y no ensancharlo, y fruto de esta verticalidad que le caracteriza, nació la jugada del gol barcelonista. Pedro fue el encargado de ejecutarlo de manera soberbia, pero Messi fue el inspirador de la jugada. Para ganar hay que meter, no queda otra, y tuvo que salir Leo para trasmitir este mensaje a sus compañeros. Se consiguió el empate, y por consiguiente el pase a semifinales.

messi psg

La presencia del argentino en la segunda parte sentenció la eliminatoria.

Entre alemanes y españoles va a andar la cosa. Lo que sí está claro es que tanto Madrid como Barcelona deben cambiar la intensidad de su juego, si quieren alzarse con la orejona. Pero si se puede sacar una conclusión clarividente después de ver el partido del Barsa, es que sin Messi el equipo deambula por el campo como pollo sin cabeza. Tres cuartos de lo mismo pasa con el Madrid y Cristiano, sin el portugués el equipo merengue se encuentra perdido, sin recursos. Veremos a ver si se impone la fuerza y potencia alemana, o la calidad de los españoles. Eso sí, que Messi no se pierda esa cita por nada del mundo.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: