Muere el camello de Hollande


| INFORMACIÓN-OPINIÓN |

  • Las autoridades aseguran que una familia de Mali se ha comido el camello del presidente
  • El gobierno del país africano se dispone a enviar un nuevo ejemplar “más fuerte y hermoso”
El presidente Hollande en Mali//Abc.es

El presidente Hollande en Mali/Abc.es

El camello del presidente francés, Francois Hollande, ha sido devorado por la familia maliense encargada de su cuidado. El animal, había sido un regalo del gobierno del país africano tras la intervención francesa en su conflicto con los yihadistas. Las autoridades malienses han reconocido sentirse “avergonzadas”, y ya preparan un sustituto. La enorme repercusión del suceso en los medios, ha convertido la situación en un drama de estado.

Francia no da abasto. Sumida en una crisis económica sin precedentes y en medio de las turbulencias políticas que los escándalos de corrupción en el gobierno han generado, hace unos días el presidente de la nación recibía la trágica noticia del fallecimiento de su camello. El encargado de comunicarle lo sucedido, aunque parezca mentira, fue el ministro de defensa, Jean-Yves Le Drian que mantenía entre sus labores la tarea de informar regularmente al Primer Ministro del estado de salud del camélido. “La noticia nos ha sido comunicada por tropas presentes en Mali”, aseguraba recientemente una fuente del Ministerio de Defensa a la agencia Reuters.

La historia del camello se remonta a la intervención del ejército francés en el conflicto que mantiene el gobierno de Mali con los grupos yihadistas. Entonces, y como detalle por su actuación, las autoridades regalaron al presidente un camello. En vista de que el animal no se dejaba tocar, los órganos de gobierno franceses barajaron la idea de enviarlo a un zoo, pero finalmente, se impuso la opción de mantenerlo a cargo de una familia de Tombuctú, ciudad que había sido liberada por las tropas francesas. Lo que, según parece, no tuvieron en cuenta los responsables de la decisión fue el hambre que azotaba a la familia.

Tras destaparse los hechos, las autoridades de Mali han manifestado estar “avergonzadas” por lo sucedido. “Era un regalo que no merecía acabar así”, aseguraba a Reuters un oficial maliense. La solución por la que han optado es sencilla: regalar un nuevo camello “más grande y más hermoso” y enviarlo a directamente a París. Desde el gobierno no se quiere correr el riesgo de que algún ciudadano hambriento se lo coma y los deje en evidencia delante de los medios de comunicación. El presidente Hollande, mientras tanto, tendrá que seguir esperando.

Anuncios


Categorías:Internacional

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: