En este mismo instante


| OPINIÓN |

En este mismo instante alguien se compra un balón. A alguien se le pincha y llora desconsolado. Unos eligen para su equipo y otros esperan para ser los elegidos. En este mismo instante un padre lleva a su hijo al entrenamiento, otro se ducha, en el vestuario, rodeado de compañeros. Alguien se tumba bajo un coche para recuperar el cuero, mientras en la plaza del pueblo se queja un abuelo. En este mismo instante un niño cierra los ojos. Se imagina en el futuro en el Santiago Bernabéu. Otro es más fiel y directo en sus sueños y codicias. Se ve en Brasil levantando la Copa del Mundo, junto a Casillas. En este mismo instante alguien se acuerda del gol de Iniesta. El de Sudáfrica, el de Stamford Bridge, ¡ay! Iniesta… Alguien mira su póster de Raúl, silenciando el Camp Nou. Otro piensa en el 2-6 con Messi, el elegido. En este mismo instante alguien grita ‘¡gol!’ El portero rival, desde el suelo, se cabrea. Cuatro jóvenes, se quitan sus sudaderas y las colocan con cuidado. A falta de palos, buena es ropa, se juega en cualquier lado.

En este mismo instante un atlético sonríe. Piensa en la final de Copa, el 96 pervive. Alguien luce orgulloso la camiseta de su equipo. Otro, aún pequeño, anda mareado por su primo. En este mismo instante un chico rico juega en su campo privado. Y un chico pobre se mete en un equipo para ser como Cristiano Ronaldo. En este mismo instante empieza un partido. En el otro lado del mundo hay un penalti que decide, es fatídico. En este mismo instante alguien compra una entrada de su equipo. Alguien apenado discute con sus padres, por impedírselo. Otro sufre una operación que le puede evitar jugar. Otro vuelve tras mucho tiempo, con miedo, a chutar.

En este mismo instante un estudiante piensa en dejarlo. Cree que el fútbol es su vida y su futuro está muy claro. En este mismo instante alguien dedica un gol a quien se ha ido. Alguien dedica un gol a la persona que está consigo. En este mismo instante alguien está feliz por una asistencia. Un portero, en la soledad, celebra un triunfo conseguido. Un entrenador enseña, a sus niños, que en el fútbol hay valores. Más mayores, esos niños, dan la mano al rival caído. En este mismo instante alguien deja el fútbol. Un niño, desconsolado, cree que está todo perdido. Un padre juega con su hijo en el jardín de su casa. Un brasileño, en Río de Janeiro, hace malabares en la calle por dos reales.

En este mismo instante alguien celebra un gol de su equipo. Se abraza a un seguidor, que es un total desconocido. Alguien se bebe tres cervezas con un aficionado rival. Alguien discute con su amigo por una alineación. Un presidente comunica a su equipo que no hay aval. En este mismo instante llega el descanso de un partido. Alguien saca su bocadillo, de la mochila, y le da un mordisco. En este mismo instante hay un fichaje firmado. Alguien juega en su salón, porque quiere ser jugador.

En este mismo instante alguien duda del deporte. Duda del balompie, lo ve como algo estúpido. En este mismo instante alguien lee estos escritos. Piensa en ese, ignorante, y le enseña el artículo. En este mismo instante, medio planeta piensa en fútbol. Presente, pasado o futuro, al balón ha estado unido.

Anuncios


Categorías:Baloncesto

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: