La casilla de la Iglesia Católica


| ANÁLISIS |

Desde el pasado día 2 de abril es posible presentar la Declaración de la Renta de 2012, para regular así las cuentas de cada español, empresa e institución. Este año, por ejemplo, es el último en el que se puede incluir la deducción por vivienda. Pero no todos los españoles, instituciones o empresas pagan lo mismo (en el caso que lo hagan) a las arcas españolas, y por supuesto, no se les trata igual. Y en ese caso desigual, que no irregular, se encuentra la Iglesia.

Pronto podremos ver en televisión cómo anuncian y ruegan que los ciudadanos marquen la casilla de la Iglesia en su declaración, para que una parte de sus impuestos vayan a parar a esta institución. La otra opción, que es “fines sociales”, también tiene asignado cierto porcentaje a Cáritas, organización humanitaria también de la Iglesia Católica. Es por tanto una recaudación segura. Pero no la única:

  • Cada cobro que un cura hace por prestar servicios (a saber: bodas, bautizos, funerales, comuniones, misas que se encargan…) son ingresos a los que llaman “limosnas”, y por los que no tributan nada. Si en 2012 se casaron un total de 41.778 parejas, pagando, por ejemplo, 100 euros por boda, sumaríamos más de 4,1 millones de euros, por los que no se pagó ningún impuesto.
  • Nada de lo que se recauda en los cepillos se somete a regulación de impuestos.
  • El clero ingresa también por el alquiler de numerosos locales y viviendas, por las que no pagan el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Un total de 110.000 libre de impuestos.
  • Para entrar en la Mezquita de Córdoba, por ejemplo, existe un precio de entre 8 y 18 euros. Para la Iglesia Católica son “donativos”, los cuales tampoco tributan a la Hacienda Pública.

Pero, ¿cuánto recibe la Iglesia de la casilla de la Renta?  250 millones de euros en 2012. Además la institución obtiene una cantidad en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que asciende a 11.000 millones de euros en 2012, mil millones más que los recortes de sanidad y educación juntos. En 2007, Zapatero aumentó del 0,53 al 0,7 el porcentaje que se asigna a la Iglesia de la casilla correspondiente del IRPF.

Sobre todo este dinero no existe ningún documento público que justifique su uso. Pero a cambio de esta reforma del PSOE con respecto a los ingresos de la Iglesia, la Conferencia Episcopal se comprometió a publicar un resumen de sus cuentas desde 2007 que se divulga a través de la página web de la institución. Y es que, la Iglesia Católica no va a someterse a la Ley de Transparencia que lleva incubándose en el Congreso desde el agosto pasado, y que someterá a partidos políticos, sindicatos y Casa Real.

Por otra parte, hay que destacar que el número de católicos practicantes ha pasado del 48% en 1976 al 18% en 2012. Y que en total hay un 24% de ateos. Por tanto, ya hay más ateos que católicos practicantes. Y es que este tipo de datos, junto a otras peores noticias, como los casos de pederastia, son factores de descrédito de la institución, que se ampara en los grandes partidos políticos.

La Iglesia Católica es un pequeño paraíso fiscal dentro del Estado español, con cuentas que no salen a la luz y con evasión de impuestos. Impone su propias normas, y discrimina a mujeres y homosexuales, sin que las fuerzas políticas se lo impidan.

Anuncios


Categorías:economía

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

4 respuestas

  1. Vamos por partes:

    – Bodas: los 100 euros de los que habla el artículo no alcanzan el mínimo a partir del cual hay que declarar ese dinero como ingreso. Y, en cualquier caso, la estimación que hace el artículo (4,1 millones de euros) es un tanto alarmante, en cuanto dichas pequeñas donaciones de 100 € se hacen a una persona (el párroco) o una iglesia concreta (la de tu barrio), no a la Iglesia Católica Española como tal, por lo que dicho importe es como sumar todo el dinero que reciben todos los niños de España por sus cumpleaños y decir que los menores de edad defraudan al Estado cientos de millones de euros cada año. No es así como se hacen las cosas.

    – Con los cepillos estaríamos en las mismas.

    – Pago del IBI: la Iglesia paga el IBI de aquellas propiedades que no se destinan a usos no lucrativos. De las propiedades que no se utilizan para fines sociales sí paga el IBI, como hacemos todos. Está exenta de pagar ese impuesto como Institución sin ánimo de lucro, al igual que los sindicatos, partidos políticos, asociaciones y fundaciones. Muchos de estos entes también tienen otras propiedades no destinadas a las actividades centrales de cada una de ellas, y por las cuales supongo que también pagarán sus impuestos correspondientes, aunque ahí nadie investiga porque es más fácil meterse con la Iglesia, que sale barato. [Aquí te dejo un artículo que podría ayudarte a corregir el tuyo: http://www.libertaddigital.com/sociedad/2012-05-29/la-iglesia-y-el-ibi-que-paga-y-de-que-esta-exenta-1276459805/%5D

    – Entradas a monumentos: Patrimonio Nacional explota, regula y controla muchas de las cuotas de entrada a iglesias y catedrales históricas [lo puedes comprobar aquí: http://www.patrimonionacional.es/Home/Monasterios-y-Conventos.aspx%5D. Este punto es, sencillamente, demagogo, pues de ese dinero no va a parar el 100% a la Iglesia Católica, sino que también están involucrados ayuntamientos, comunidades autónomas y otras instituciones, que, a la luz del artículo, estarían defraudando de igual modo al Estado… y no creo que esto funcione así, ¿verdad?

    – La Iglesia no obtiene dinero de los PGE: todo lo que obtiene es lo que destinan voluntariamente muchos españoles en su declaración. No hay subvenciones directas, como sucede con otros entes que, sin embargo, no están siendo nombrados en el artículo… En este artículo se ha vuelto a hablar del bulo de los 10.000 millones, que ya fue desmontado punto por punto en su día, y cuya explicación puedes encontrar aquí: http://www.outono.net/elentir/2012/04/17/la-iglesia-no-recibe-10-000-millones-del-estado-origen-y-refutacion-de-un-bulo/

    – Ley de Transparencia: está concebida para que se aplique a instituciones de titularidad pública. La Iglesia no es una institución pública, sino privada. En este sentido, y como no le pedimos a un banco o a la frutería del tío Paco que se someta a ella, la Iglesia no tiene por qué hacerlo. Te dejo un enlace con más información: te aconsejo que mires el Artículo 2 del Capítulo 1 del Título I, donde pone claramente quién deberá someterse a esta nueva Ley: http://www.leydetransparencia.gob.es/anteproyecto/index.htm

    – Los porcentajes de católicos, practicantes o ateos no justifican en ningún caso nada de lo dicho anteriormente: ¿cuantos más practicantes haya, más dinero debe ganar / pagar?

    – El último párrafo es un broche bastante interesante a un artículo carente de fuentes en las que sostener las cifras publicadas. Y en relación a esa carencia de fuentes, también podríamos preguntar acerca del origen de afirmaciones como “La Iglesia Católica es un pequeño paraíso fiscal dentro del Estado español, con cuentas que no salen a la luz y con evasión de impuestos” o “discrimina a mujeres y homosexuales, sin que las fuerzas políticas se lo impidan”. No encuentro por ninguna parte, no ya del artículo, sino a nivel global, cómo sostener ambas afirmaciones. Quizá es porque sean falsas.

    Por último, y como aportación extra, te dejo un enlace en el que podrás encontrar presupuestos, lo obtenido en las campañas de la Renta o temas de IRPF, entre otros datos, publicados por la Conferencia Episcopal Española en su página web, y que es de libre acceso desde cualquier parte del planeta, gratis y de fácil consulta por cualquiera que quiera o necesite documentarse: http://www.conferenciaepiscopal.es/index.php/conferencia-episcopal-espanola/consejo-de-economia-y-sdo-para-el-sostenimiento-de-la-iglesia.html

    No critico tu artículo o tu trabajo. Sólo puntualizo cosas. No digo que yo tenga razón y que tú no la tengas. Pero expongo una serie de datos que refutan lo que has publicado.

    Sin acritud. Un saludo.

    • – Es un dato objetivo el hecho de que la Iglesia cobra por los eventos que realiza. Y por supuesto, se le paga al párroco o a la iglesia de barrio, que está sometida a la Iglesia Católica en su conjunto. Si esas cantidades ingentes de dinero, que por cierto, no son aleatorias, se quieren comparar con las que recibe un niño en su cumpleaños, adelante.

      – Es cierto que los partidos políticos, sindicatos, fundaciones, etc. no pagan IBI. Pero la Iglesia tampoco. Si estuviera escribiendo sobre las cuentas del PP, por ejemplo, también se mencionaría. Pero el tema que nos ocupa en este análisis es la Iglesia Católica. Y es también otro dato objetivo.

      – La Mezquita de Córdoba, por ejemplo, que es lo que se menciona en el artículo, es propiedad de la Iglesia, y por tanto sus beneficios son propios.

      – Aquí tienes un enlace donde consultar la partida a la Iglesia Católica en los PGE. Por cierto, del BOE: http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/es/1215197982506/Estructura_C/1288774433883/Detalle.html

      – Por supuesto, la Iglesia Católica no tiene por qué someterse a la Ley de Transparencia, porque es una institución privada. Quizá sea esta denominación la que hay que cambiar, teniendo en cuenta las cantidades ingentes de dinero público que recibe. Y teniendo en cuenta estas cantidades, sería sano que sí que estuviese sometida.

      – Los porcentajes son un mero apunte de la realidad de la Iglesia en este momento.

      – Y en tu último epígrafe haces mención a la falta de fuentes a la hora de redactar este artículo, cosa que es falsa. Además hablas de las afirmaciones que se hacen. ¿Puedes negar el ataque a los homosexuales por la Iglesia Católica, documentándolo? Porque si quieres puedo enlazarte el vídeo de las declaraciones de numerosos altos cargos eclesiásticos acerca de la homosexualidad. ¿Puedes documentarme si alguna mujer ocupa uno de estos altos cargos?

      Por cierto, en el último enlace al que me remites, no sé si te estás refiriendo a la afirmación de que la Iglesia no demuestra sus cuentas de manera amplia. Cosa que me reafirma mucho más en ello, ya que me resulta insuficiente la información que ofrecen con la cantidad de dinero que reciben. Es como decir que la Corona ha hecho suficiente por la transparencia publicando un total de 4 folios de cuentas. Por cierto, mencionas que se puede encontrar en ese link temas como IRPF, y así es. Podrás encontrar que los datos que ofrezco son verídicos, con fuentes de la propia Conferencia Episcopal.

      • Está claro que usas datos objetivos en tu artículo, pero a veces los usas a medias. Por ejemplo: es objetivo que cobren (o que acepten donaciones: si no quieres o no puedes pagar por un servicio religioso, no lo haces) por algunas cosas, o que no paguen el IBI como Institución. Pero es verdad a medias, dado que, como dije, el IBI no lo pagan de los edificios destinados al culto o a actividades pastorales, pero sí en otros casos, donde no están exentos. Es decir: se están tomando casos concretos y puntuales como la norma. Como cuando dices que la Iglesia discrimina a mujeres y homosexuales (hablas del todo) y luego me razonas eso invitándome a escuchar opiniones personales de “altos cargos eclesiásticos”. Es pasar a la parte por el todo. Es generalizar. Es meter a 1.200 millones de personas en el saco de unos pocos. Y eso es injusto y, desde luego, alejado de la realidad.

        Me gusta que me dejes un enlace, enriquece los trabajos. Pero que no te engañen: es muy llamativo decir que el Estado entrega a la Iglesia 13 millones de euros al mes. No es tan llamativo explicar la realidad: http://amillan.wordpress.com/2012/01/04/una-mentira-retuiteada-mil-veces-no-se-convierte-en-una-verdad-ii/

        En resumen: esos 13 millones no es más que el pago mensual de lo recaudado a través de la casilla de la Declaración de la Renta por parte de aquéllos que, voluntariamente y sin pagar más por ello, lo hacen. Si lo multiplicas por 12 (meses), sale a poco más de 159 millones de euros. En tu artículo dices que se recaudaron por la vía de la Declaración de la Renta unos 250 millones de euros en 2012, dato objetivo y oficial.

        La reforma que hizo Zapatero aumentó al 0,7 % la recaudación por la vía de la Declaración de la Renta porque se suprimieron las subvenciones directas a la Iglesia. A día de hoy, la Iglesia Católica no recibe dinero directo del Estado español en forma de subvenciones o partidas.

        Un saludo.

  2. A lo largo de la historia se han cometido innumerables crímenes en el nombre de dios, cualquiera sea la forma en que éste sea concebido. Mejor dicho, con el pretexto de actuar en el nombre de dios, se han cometido las peores atrocidades de la historia.

    Una de ellas ocurrió la noche del 24 de agosto de 1572, cuando miles de protestantes fueron asesinados a manos de católicos en París, en un hecho conocido como la Matanza de San Bartolomé.

    Históricamente, el hecho fue que los protestantes fueron asesinados por órdenes del rey Carlos IX, quien en realidad era el pelele de su madre, Catalina de Medicis.

    Alejandro Dumás, en su novela “La Reina Margot”, referida a ese hecho, muestra a un rey débil, cobarde, inconsistente e incapaz de ejercer su autoridad, frente a una madre controladora y vengativa, que a su vez manipulaba a su antojo al círculo rojo del rey.

    Más allá de la novela –magistralmente llevada al cine bajo la dirección de Patrice Chéreu– el hecho histórico demuestra cómo una diferencia religiosa, puede desencadenar en una catástrofe, cuando alguien piensa que dios debe hablar para dirimir un asunto.

    En realidad, el conflicto entre protestantes y católicos no es la fe en dios, pues ambos creen en el mismo dios, con iguales atributos y parecida historia. El verdadero dilema, es que los protestantes se asumen con más dignidad humana y adoptan una fe, digamos, más racional y enfrentan la corrupta iglesia católica, instaurando nuevas formas para realizar los ritos y, sobre todo, para la conducta de las jerarquías.

    En una palabra, se trata de un problema de poder, más que de fe.

    Y es ahí cuando, de manera maliciosa y corrupta, quienes defienden unos intereses, se aprovechan verdaderamente de la fe de las personas y las instan a actuar, supuestamente, en el nombre de dios, pero de una manera animal.

    La Matanza de San Bartolomé, en 1572, exigió auténticas hordas de asesinos “peinando” las calles de París sistemáticamente, pues los muertos se contaron por miles en una sola noche.

    Nadie en su sano juicio hubiese salido a las calles a asesinar gente indiscriminadamente, sobre todo con armas punzocortantes, a no ser porque se les enajenó a través de una fuerza mucho más intensa que la razón (la fe), pero manejada de manera desvirtuada.

    Ninguna de las tres mayores religiones monoteistas del mundo (católica, judía y musulmana), considera siquiera la posibilidad de que los humanos actúen en nombre de dios en ningún momento. Más aún, por lo menos la religión católica señala en numerosas ocasiones, que dios es todopoderoso, lo cual, en lógica formal, elimina de entrada la necesidad de que nadie actúe en su nombre.

    Pero enardecidos por el engaño de los poderosos, los creyentes son capaces de actuar de manera brutal, e irracional, como ocurrió en aquella noche fatídica en París, en el siglo XVI, pero como hemos visto también miles de ejemplos en casi todos los siglos y países imaginables. (Por ejemplo, Canoa, en Puebla, a principios de los años 70 del siglo pasado).

    Conozco a un periodista palestino, muy callado y analítico, a quien un día le preguntaron su opinión sobre el conflicto religioso entre judíos y árabes.

    Su respuesta no pudo ser más ilustrativa: “nuestro problema no es con los judíos; es con los sionistas”. Es decir, no es un problema de fe, sino de poder y de expansionismo, al que se ha revestido deliberada, falsa e injustamente, de un ropaje religioso para hacerlo más “creíble”.

    Es decir, una vez más, el abuso respecto al nombre y “deseos” de dios, interpretado al antojo de los poderosos en turno, para “justificar” las más feroces y animales atrocidades.

    No opio sino veneno y nos lo quieren cobrar.
    No contribuyas a la pedofilia istitucionalizada, ni un euro para la gran Babilonia.
    ..Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas.- Revelación 18:4

    «Se acercaron entonces los discípulos a Jesús, y le dijeron: Mira, los fariseos se han sentido ofendidos al oir esas palabras. Jesús les respondió: Cualquier planta que mi Padre celestial no haya plantado, tendrá que ser arrancada. No les hagáis caso, porque esos son ciegos que intentan guiar a otros ciegos; y si un ciego se hace guía de otro ciego, ambos caerán juntos en el mismo hoyo.» …Jesucristo, según Mateo 15:12-14

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: