El pecado de Alexis Sánchez


| ANÁLISIS |

  • El chileno aterrizó en Camp Barça la temporada pasada por 40 millones de euros.
  • Bajo el brazo, le precedía una fama de gran regateador y definidor que le han llevado a ser el santo y seña de la selección chilena.

Lejos queda, a vista de la mayoría de los culés y de gran parte de los aficionados a este deporte, aquel Alexis Sánchez perforando la portería de Iker Casillas en el Santiago Bernabéu aquel Diciembre de 2011, donde el Barcelona ganó por 1-3. También alejado se ve aquel chileno que se asomaba al balcón del área y era capaz de regatear a su par sin mayores problemas que los que el regate en sí le producía.

Una mala temporada de Alexis, acrecentado de forma notable por luchar por un puesto con David Villa, han conseguido que la paciencia de su público se haya ido agotando en forma de fallos increíbles. Parece que ha perdido frescura, remate y sobre todo autoestima. Posiblemente, el hombre más triste del mundo sería capaz de desmoralizar al ‘Niño Maravilla’, que vive un auténtico tormento cuando tiene que encarar una portería que se le vuelve más pequeña que la entrada infantil de un Imaginarium.

Tito Vilanova y Roura han sido pacientes y atrevidos. Nadie les puede negar las oportunidades, que para gran parte de los valedores del fútbol eran injutas, que le han dado al chileno. Con fe ciega en que recuperase el nivel que le hizo fichar por el Barcelona un año antes, lo único que han conseguido es que el futbolista se instale en una espiral de negatividad atroz.

Si bien su desacierto técnico es evidente, su aportación al equipo catalán es enorme. Más allá de goles o regates.

Al fútbol, aunque su nombre venga de ‘balón pie’, no sólo se juega con la pelota. El chileno es capaz de asistir a sus compañeros sin influir técnicamente en la jugada. Es capaz, además, de sostener a la línea defensiva central del rival para que tanto Iniesta, Messi o Fàbregas tengan un mejor control del esférico. Puede abrir pasillos para el que tiene la posesión pueda introducirse en ellos.

Todos estos movimientos, al contrario que otros compañeros como Messi, Iniesta o Villa, son constantes y de un esfuerzo físico grande. Esto no se ve por televisión, que se centra exclusivamente en el balón. Sentado en la butaca de un campo de fútbol y poniendo solo tus ojos en Alexis Sánchez, el resultado sería distinto. La barrida en ataque que genera es tremendamente superior a los balones al espacio que acaba recibiendo. Capaz de romper en desmarque y caer en fuera de juego  y volver a romper en otro desmarque apenas unos segundos después.

Alexis y Messi celebrando un gol | FOTO: Agencia EFE

Alexis y Messi celebrando un gol | FOTO: Agencia EFE

Además de ser positivo para el equipo todo lo comentado, para el rival es muy difícil tener que marcar a un delantero que está constantemente moviéndose por toda tu línea. Esos movimientos, además obligan a la defensa a retrasarse más metros de los que les gustarían.

Quizás este tipo de juego le valdría para ser más reconocido en un equipo como el Real Madrid, que basa su fútbol en la velocidad y tiene a un jugador como Xabi Alonso con un pase en largo prodigioso. El Barça, por su fútbol de toque, no termina de aprovecharse de los movimientos tácticos de Alexis, y eso, más que pagarlo el propio club, que tiene numerosas soluciones en una misma jugada, lo paga el chileno.

Tampoco debemos olvidar su trabajo defensivo, que también lo tiene. Es uno de los jugadores más sacrificados en este apartado, que era casi obligatorio en el Barça de Pep Guardiola. Ese momento en el que el rival te roba el balón y quieres recuperarlo a toda prisa para generar ventaja en el ataque, esos 10 segundos de máxima aceleración para incomodar al rival, ese arte el chileno lo lleva a su máxima expresión. En esto encontramos un jugador idéntico, también en la disciplina culé, Pedro Rodríguez.

¿Al fútbol se juega de frente a la portería? No. También se juega de espaldas. Y ahí Alexis también es sobresaliente. Dotado con un físico brutal, es una roca con un centro de gravedad bajo. Es muy rápido y tiene unos movimientos de 10/15 metros realmente explosivos. Defenderle se hace una tarea complicada, tanto por defensas corpulentos a los que les puede superar por velocidad, como para defensas menos dotados, a los que supera por fuerza y potencia.

El juego de espaldas es una virtud que no todos los delanteros poseen. Fernando Llorente, Didier Drogba o en otros tiempos Kiko Narváez eran grandes alter ego de esta modalidad. Esto genera, primero un respiro para el equipo, y después una ayuda extra para que más compañeros puedan incorporarse al ataque con total disposición de poder recibir el cuero. Además, aunque con menos asiduidad en el Barça, un pelotazo de un defensa estresado puede suponer una bombona de oxígeno al juego culé. Esto, sumado a sus fintas que le permiten girarse y superar rivales gracias a esa punta de velocidad en corto antes mencionada, hacen del chileno un gran jugador

Y sí. Tiene gol. Pero esa espiral negativa lo único que ha conseguido es ponerle dos parches en los ojos cuando tiene que hacer lo más fácil de todo su juego, que es meter goles.

Este es Alexis Sánchez. Un jugador en crisis que ha costado 40 millones de euros. Ese es su pecado.

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: