Y de complemento, Cebolla


| REPORTAJE | 

  • Cristian Rodríguez se ha convertido en el jugador número 12 para el Cholo Simeone.
  • Mejor como revulsivo que como actor principal, el ‘Cebolla’ se ha ganado el cariño de la hinchada rojiblanca gracias a su entrega y sacrificio.

Con corazón y alma de Peñarol, el uruguayo Cristian Gabriel Rodríguez Barotti,  nacido en Juan Lacaze hace 27 años, está siendo durante esta temporada en  jugador fundamental para desatascar partidos en el Atlético de Madrid.

Comenzó su carrera en Peñarol en el año 2002 y, tras tres años, partió rumbo a Europa. Concretamente al Paris Saint-Germain, donde no tuvo mucha suerte. 50 partidos y dos temporadas después, aterrizó en la península ibérica, pero en Portugal. Una buena temporada en el equipo lisboeta del Benfica le catapultó al grande del país luso, el Oporto, en el que fue de menos a más en las cuatro temporadas que duró su estancia. El pasado verano, ficharía por el Atlético de Madrid por petición expresa de Diego Simeone, que veía en él un mini Cholo al que sacar partido.

Al uruguayo le apodan el ”cebolla‘. Sobrenombre que se remonta a su época en Peñarol, en la que decían que hacía llorar a las defensas rivales.

Si algo tiene Cristian es raza. Su actitud en el campo es inmaculada. No desiste de ninguna jugada por muy inverosímil que parezca. Un zurdo cerrado, de los de siempre, que también puede jugar pegado a la banda derecha para trazar diagonales. Es un jugador veloz, entregado a la causa y tremendamente atrevido. Por mucho que llueva, el ”cebolla’ no dejará de pedir el balón. Algo encomiable.

Y Simeone, que ciego no es, y que se guía más por el corazón que por la cabeza, le quiso rescatar de Portugal. El Cholo no es de pedir oro a un minero. Es de pedir al minero que pique y pique haya oro o no. Aquí es donde entra el uruguayo.

Más participativo y determinante cuando entra sustituyendo a un compañero, en los partidos en los que ha partido desde la titularidad se le ha visto más perdido. Cristian es el jugador número 12 por excelencia. Ese incordio que entra a escena cuando el contrario ya está lo suficientemente desquiciado y cansado como para hacer frente a un torpedo en banda izquierda.

Su encare, su regate, su cambio de ritmo y si velocidad son sinos suyos. Con sus defectos y sus virtudes, el esplendor de este futbolista reside en el cuerpo a cuerpo contra un defensa al 60%. Nunca será un crack mundial. Tampoco venderá muchas camisetas. Pero un equipo no se rige sólo por once jugadores. Son más de veinte. Y Cristian no es el diez ni el quince. Es el doce. El recambio de lujo. El agua en el desierto.

Este es él. Entregado por y para la causa. Sabe de su papel y no duda en aprovecharlo. Sabe para lo que ha venido al Atlético y está contento. Un soldado más de la línea Simeone.

Un complemento perfecto para una ensalada a la que le falta el ingrediente fundamental, la cebolla.

El Cebolla Rodríguez celebrando un gol | FOTO: elconfidencial.es

El Cebolla Rodríguez celebrando un gol | FOTO: elconfidencial.es

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: