“Todos los días de mi vida”


| CRÍTICA |

  • Todos los días de mi vida es un drama romántico dirigido por Michael Sucsy, ideal para los fanáticos de este género y románticos sensibles.
  • Es una historia basada en hechos reales, aunque hasta cierto punto cuesta creerla.


Este film, Todos los días de mi vida, de Michael Sucsy refleja las dificultados de una pareja casada de cuatro años que tiene que enfrentarse a las consecuencias de un accidente de coche del cual la esposa, Paige (Rachel McAdams), queda en coma. Pero lo peor está por venir: al despertar no recuerda parte de su vida, y entre la que se encuentra su marido, Leo (Channing Tatum), y toda su trayectoria como pareja con él. Leo con mucho dolor, paciencia y constancia intenta hacerle recordar o al menos  conseguir volver a enamorarla pero no obtiene buenos resultados ya que Paige sí recuerda a su familia y gran parte de su vida con ellos y prefiere dedicarse más a ellos, rencontrándose con sus antiguos amigos, incluido su exprometido, factor que influye en la nueva vida de Paige. Ella no consigue devolver a su memoria los días vividos con Leo, pero sí un conflicto con su familia que le hará volver a tomar decisiones y haga que el final de la película termine como se espera.

Es difícil conocer la línea que separa la realidad de la historia que el director ha decidido plasmar en las pantallas, pero no convence demasiado que Paige recuerde perfectamente su pasado y su familia con los que llevaba cinco años sin tener relación y no de su relación con Leo y todo su entorno de los últimos cinco años. Esto le quita credibilidad a la historia, así como que no consiga que vuelva nada a su memoria, solo el engaño de su padre con su mejor amiga. Creo que hubiera sido más convincente si hubiera perdido toda su memoria y tuviera que reconstruir su vida entera en todos los aspectos, lo que hubiera ayudado a Leo  no llevar toda la carga de pena, tristeza e impotencia y permitiría verle en otras facetas. Pero está claro que de una manera u otra es difícil que no recuerde a la historia de Nick CassavetesEl diario de Noa, también un drama romántico en el que Noa posee Alzheimer y su marido le lee su diario para que haga memoria.

Con Channing Tatum vemos un papel impecable que consigue llenar al espectador; sin necesidad de pronunciar palabra para explicar sus sentimientos podemos apreciarlos con su maravillosa interpretación, su mirada, sus gestos… A pesar de que es el personaje de Rachel McAdams quien se lleva el peor trago por la impotencia de no poder recordar nada y es quien lo sufre en primera persona, Leo transmite más pena por intentar conseguir lo que quiere y sufrir en el intento. En realidad ambas circunstancias son muy duras y sufridas.  Con Rachel cuesta más creer lo que le ocurre, se queda en una interpretación sin más pero tal vez podría haber ido a más, llenar su papel de mayor impotencia ya que el dolor es lo que le toca a Channing.

Todos los días de mi vida es una historia, como dirían los “anti-románticos”, pastelosa si la ves desde fuera, pero si te toca vivirla no resulta tan romántica, sino sufridora e impotente.   A nadie le gustaría estar en el papel de los protagonistas pero es una manera dura de aprender a llevar lo que te toca vivir.

Anuncios


Categorías:cine & TV

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: