El circo de la NBA


| REPORTAJE |

Un vistazo rápido al panorama de la NBA haría pensar que se trata de una competición seria hasta el extremo. Jugadores altos y fuertes que no se andan con chiquitas, directivos que no dudan en sancionar a los jugadores de la forma más severa (aunque esto se puede llevar a debate) y un sistema basado en la seriedad para poder llevar de la mejor manera el espectáculo a las pantallas de todo el mundo.

Nada más lejos de la realidad. El prepartido, el propio encuentro  y el postpartido están trufados de momentos hilarantes que incluso rozan el esperpento. El interior de la cancha alberga muchos de estos instantes, pero desde el exterior no se quedan atrás. Analistas, comandados por el dúo Charles Barkley-Shaquille O’Neal y apoyados por Kenny Smith levantan algunos partidos que ejercen más de somnífero que de estimulante.

Shaquille O'neal, Kenny Smith y Charles Barkley con la TNT.

Shaquille O’neal, Kenny Smith y Charles Barkley con la TNT.

Basta con echar un vistazo a algunos comentarios o secciones que llevan a cabo estos personajes. Si hay algo por lo que ha destacado siempre O’neal (aparte del baloncesto, está claro), ha sido por su sentido del humor y su don para el espectáculo. Como no podía ser de otra forma, su sección más conocida es el Shaqtin’ a Fool, un espacio en el que tienen cabida las acciones más cómicas de la semana, ya sea en la cancha o en las gradas.

Por su parte Charles Barkley siempre ha destacado por su afilada lengua y su capacidad innata para no mantenerse callado nunca. En el mundo del show esto puede ser un diamante en bruto, algo que la televisión americana supieron ver al instante. Para el recuerdo, frases como “Dentro de poco, ¿qué llevará? ¿un turbante?”, refiriéndose a la cinta de pelo de Lebron y el incremento gradual de su calvicie.

Al margen de los analistas, desde los propios equipos se trata de dar siempre la sensación de estar siempre cerca de los aficionados, ya sea compartiendo momentos o usando los mismos medios de diversión que ellos. Por eso, allí no sorprende que prácticamente todos los equipos se hayan sumado a la moda del vídeo viral del Harlem Shake, que acumula millones de “adeptos” por todo el mundo. El de Miami Heat o el de los Denver Nuggets seguramente se lleven la palma. Como tampoco lo hace tanto que el jugador de los Pacers, Roy Hibbert, se marque un Gangnam Style en pleno centro comercial mientras sus compañeros rookies, Orlando Johnson y Miles Plumlee, firman autógrafos.

El Harlem Shake de Miami Heat ya ha alcanzado las 40 millones de visitas.

El Harlem Shake de Miami Heat ya ha alcanzado las 40 millones de visitas.

Estos son tan sólo un par de ejemplos de cómo la NBA, competición de aparente seriedad militar, puede llegar a ser una de las competiciones más divertidas y que piensa en el espectador como alguien, evidentemente, del que obtener beneficio, pero también desde lo social. La liga norteamericana de baloncesto no se olvida de que esto es un espectáculo, y que lo más importante es su entretenimiento. Y en eso, como en otras cosas más, van muchas risas por delante nuestro.

Anuncios


Categorías:Baloncesto

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: