Aires de la Rusia Imperial


| CRÍTICA |

Anna Karenina (Keira Knightley) vive su vida dentro de los parámetros que la alta sociedad rusa de 1877 impone. Aparentemente, tiene lo que toda mujer de su época desearía: una posición privilegiada, un marido que la quiere, Alexei Karenin (interpretado por Jude Law) y un hijo en común. Cuando se dirige a San Petersburgo para disuadir a Darya Aleksándrovna (Kelly Macdonald), la mujer de su hermano el príncipe Stepán Arkádievich Oblonsky (Matthew Macfadyen), de que no le deje a pesar de las continuas infidelidades de éste, se encontrará por primera vez con el Oficial Conde Alekséi Kiríllovich Vronsky (Aaron Johnson). Será el principio de su fin, el derrumbe progresivo de una vida modelada con los caprichos y los rumores de una sociedad elitista y opresiva.

La novela original "Anna Karenina" de León Tolstói
La novela original “Anna Karenina” de León Tolstói

No se asusten con los nombres, esto no es un trabalenguas sino la nueva película del director Joe Wright, Anna Karenina. El título les resultará familiar, pues procede de la novela homónima del escritor ruso León Tolstói. En su época, esta novela supuso una bofetada a las ínfulas de la Rusia Imperial, protagonista de la historia. Puede que el nombre del director también les resulte familiar por filmes como “Orgullo y Prejuicio” o “Expiación”. Lo suyo es adaptar novelas al cine, si tenemos en cuenta estos tres trabajos.

No se sabe exactamente qué es lo que le pasaba por la cabeza a Joe Wright para presentar esta jugosa historia a través de una suerte de escenarios teatrales que comienzan agradando por su originalidad, y terminan cansando y confundiendo por su constante movimiento. Si bien estos escenarios aportan un toque literario, como si el espectador estuviera pasando él mismo las páginas de la novela de Tolstói, no es menos cierto que confunden y hacen que uno se pregunte qué es exactamente lo que está viendo en cada momento: ¿se está interpretando una obra de teatro, asisten los protagonistas de la historia a la misma, es una reconstrucción de la realidad, quizá?

"Anna Karenina" de Joe Wright
“Anna Karenina” de Joe Wright

La narrativa bien pudiera haberse hilado también con mayor atino. Teniendo en cuenta el peso que tienen los quehaceres de Anna con su marido y con su hijo, posteriormente con su amante, y en ningún momento perdiendo de vista la opinión que despertaba en la sociedad, Joe Wright concede la misma importancia a la historia que concierne a Konstantin Levin (Domhnall Gleeson), que pide matrimonio a Ekaterina Aleksándrovna Shcherbátskaya, la hermana menor de la antes citada Dolly.

Hete aquí que tenemos no una, sino dos historias -¿existirá el término disonancia cinematográfica?-, desarrolladas paralelamente, sí, con un punto de conexión que es la cuñada de Anna Karenina (Dolly), pero con unas apariciones sin orden ni concierto que descolocan y nos hacen desear volver al idilio extramatrimonial con el Oficial Conde Alekséi Kiríllovich Vronsky. A esto súmenle la juerga de escenarios que se marca nuestro amigo Joe -como aquella película llamada “Mi gran amigo Joe”, en la que una joven Charlize Theron entablaba “amistad” con un gorila, de nombre Joe- y algunas salidas de tono en clave paranoia de la protagonista, y tendremos una mezcla explosiva. Sí, creo que yo también ando perdido…

Pareciera que Anna Karenina vino al mundo a sufrir, dada su situación y dramático final. Puede que desde nuestra óptica moderna no entendamos que en aquella época, los prejuicios, moralinas, chismorreos o el honor, podían destruir una vida o marcarla para siempre. No es menos sufridora Keira Knightley, la actriz que interpreta al personaje, y que parece haberle cogido el gustillo a los papeles de época.

En estos últimos años de su carrera, ha hecho de ricachona traicionada por su hermana y condenada a no poder amar a su jardinero preferido en un contexto de guerra y miseria (“Expiación”), dama de la alta sociedad adúltera (“La Duquesa”) o joven paciente de Carl Gustav Jung -ligado al psicoanálisis, esa terapia de la que deberíamos probar todos al menos un poquito- que pasa a ser amante del mismo y más tarde una de las primeras mujeres en los albores de la psicología (“Un método peligroso”). Si alguien ha visto estas películas, sabrá que nuestra Keira, lo que se dice riendo, no sale…

Aquel que siga el trabajo de esta joven actriz, verá que en este filme la cosa no dista mucho de los antes citados. Aunque, a pesar de que quizá esté explotando demasiado sus dotes interpretativas de épocas pasadas, la verdad es que los personajes le quedan como un guante. Acertados también están Matthew Macfadyen (Oblonsky) y Jude Law (Karenin). El primero porque aporta un toque de humor curiosón que no está de más en una película de trasfondo dramático; y el segundo porque la seriedad y el rigor, el hieratismo y el peso que tiene la moral sobre el personaje, casi hacen creer que Jude Law es de la Rusia Imperial de verdad.

Anna Karenina y su amante el oficial Conde Vronsky

Anna Karenina y su amante el oficial Conde Vronsky

Quien decida ir a ver esta película -es arte y cultura, y aunque desde las altas esferas a veces se empeñen en ningunearlo, llámenme romántico pero es el alimento del alma-, que se agarre los machos y se prepare para momentos de grandeza imperial, belleza visual, buenas interpretaciones, y uno de los mejores compositores de bandas sonoras, Dario Marianelli; pero también para cambios de posición en los asientos, miradas a la hora del reloj y algún que otro bostezo de los descarados. Porque “Anna Karenina” de Joe Wright, es una película de grandes aspiraciones, que a fuerza de menores concesiones artísticas del director, hubiera quedado más incrustada en nuestras retinas por ser una historia más asimilable. Sin embargo, se pierde un poco en los laureles, y proyecta la paranoia final de la protagonista sobre la propia forma de presentar la historia. Así, a uno le queda la sensación de que lo que ha visto le ha gustado, pero que quizá se esperaba algo más o si acaso algo distinto.

Anuncios


Categorías:cine & TV

Etiquetas:, , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: