“Doble contratiempo”, la noche de la 2 de TVE


| CRÍTICA |

  • La 2 de TVE anoche nos ofreció el film Doble contratiempo de Tom Dicillo.
  • La película demuestra que un acontecimiento del que puedes sentirte culpable te puede cambiar toda tu trayectoria profesional
  • Dicillo consigue plasmar su trasfondo adecuadamente gracias al papel de Denis Leary


Ray Pluto (Denis Leary) es un detective de policía de Nueva York bastante profesional gracias a la fuerza que ha surgido por la responsabilidad y culpabilidad que siente por la muerte de su mujer e hija. Él cree que podía haber evitado el atropello si no se hubiera entretenido comprando un periódico, así hubiera visto antes a la furgoneta. Este sentimiento de culpabilidad le hace cambiar su personalidad: ya no es tan abierto y suele evitar el contacto físico.

Años después ocurre otra desgracia que le vuelve hacer sentir igual: justo mientras compraba en un Burger King, un conductor se abalanza contra el comercio y mata a seis personas. Pluto se queda paralizado, sin reaccionar, lo que hace que un niño de ocho años le quite la pistola y mate al asesino, evitando que hubiera más muertes. Los medios y periodistas califican al pequeño de héroe, recalcando la falta de responsabilidad y profesionalidad del detective, lo que hace sentirse aún peor. Él, exteriormente, pone la excusa de que sigue con sus dolores de espalda, motivo por el cual su teniente le releva hasta que se cure. Mientras Ray se recupera con la quiropráctica decide ayudar a su vecino Juan (Luís Guzman), portero del edificio, en la relación con su hija adolescente, Maribel (Melonie Díaz). Ésta se encuentra en problemas de dinero por no pagar un tatuaje que quiere hacerse a escondidas de su padre, lo que le juega una muy mala pasada. Los dos jóvenes con los que se compromete económicamente llevan una mala vida, además son violentos, calificativo que demuestran vengándose de la ausencia del dinero que quieren. Esa venganza conlleva a unos hechos los cuales Pluto quiere investigar, pero su teniente sigue sin darle casos, y éste es uno más en el que no puede intervenir. Pero a Ray le da igual, se termina involucrando y silenciando datos que conoce al detective que sí lleva el caso. Finalmente lo resuelve, no de la manera más esperada, pero eso le supone un ascenso en su profesión.

Tom Dicillo elige bien los personajes para su historia, para plasmar su idea de fortaleza ante un sentimiento de culpabilidad, pero no acierta tanto con el ambiente y escenario en los que la recrea. No es necesario un edificio ruinoso para que allí se acontezcan los hechos, ni una adolescente que parece que su padre y su esfuerzo en el trabajo le da igual, ni introducir a dos tíos con vestimentas de los años 70 que son los que ven a los sudacacas vengativos mientras están inventándose un guión de cine… Aspectos que para la resolución final de la historia no son importantes y por tanto se podrían omitir. Es creíble la historia de un detecive que no se siente seguro por un trauma que sufre debido a su experiencia personal, pero es surrealista la manera en que el director lleva a cabo los hechos, sobre todo los de la venganza; en esos momentos parece una comedia por la estupidez y torpeza que quiere darle a los personajes, y eso no encaja con el resto de la historia.

Anuncios


Categorías:cine & TV

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: