11 M: IX aniversario entre recuerdos y política


| REPORTAJE |

  • Madrid y otras ciudades del país conmemoran el aniversario del fatídico atentado
  • Nueve años después, la politización en las asociaciones de víctimas sigue muy presente

El pasado lunes 11 de marzo de 2013 se celebró el noveno aniversario de los atentados terroristas de Al-Qaeda en la estación de Atocha. Diversos actos en Madrid y en otras ciudades españolas conmemoraron este fatídico suceso, que se llevó consigo 191 muertos y centenares de heridos, tanto físicos como morales. A primera hora de la mañana, en la puerta del Sol, la alcaldesa de la ciudad, Ana Botella, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, así como otras autoridades y representantes (voluntarios, asociaciones de víctimas, partidos políticos de todos los colores, sindicatos, etc.) hacían una ofrenda floral al son del Réquiem de Mozart bajo la placa de la fachada de la Real Casa de Correos, la cual recuerda a los madrileños anónimos que aquel 11 de marzo de 2004 ayudaron desinteresadamente en los atentados.

Es necesario despolitizar las asociaciones de víctimas del terrorismo.

IX aniversario de los atentados del 11 M / Fuente: terra.es

Aunque aniversarios como éstos son tristemente celebrados, la imagen de unidad y de fortaleza, sobre todo de cara a la ciudadanía que más directamente vivió el trágico suceso, son necesarios no solo año tras año, sino en el día a día. En aspectos tan delicados como la violencia terrorista, la política debe jugar un papel activo pero casi invisible, en tanto que debe dotar de las herramientas democráticas necesarias para poderla combatir, pero con la delicadeza y la sutileza necesarias para con las víctimas y sus familiares. Desgraciadamente, tras el acto de la Puerta del Sol y el posterior en Atocha, las conmemoraciones in memoriam dejaron paso a lo que ya tan acostumbrados estamos en este país: el enfrentamiento bipolarizado y los reproches mutuos. A saber.

La Asociación 11 M Afectados del Terrorismo, que preside la mediática Pilar Manjón, organizaba su acto de mano de la Unión de Actores. Aquí, entre otros aspectos, se lamentó que las ayudas del gobierno en su asociación hubieran disminuido un 28%, mientras que las de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) subieran un 18%. Añadía Manjón que “No somos historia […] La deuda de esta democracia con nosotros nunca estará saldada”. Un acto reivindicativo que, además, contó con la presencia de los representantes madrileños de UGT y de CCOO.

A las 12h del mismo día, en el Bosque del Recuerdo del parque del Retiro, la AVT celebraba su homenaje, de la mano de Ángeles Pedraza, presidenta de la asociación. Con música de cuerda suave de fondo, y con el lanzamiento de globos blancos lanzados al aire en señal de recuerdo, Pedraza se congratulaba “del reparto justo de las subvenciones, en función del número de víctimas de cada asociación”, así como menciones a ETA, a sus presos y a Bildu, ésta última sin ser nombrada explícitamente. Si Manjón contaba con sindicatos y actores, Pedraza contó con miembros del PP, como de Cospedal, Botella y González, así como Toni Cantó, de UPyD.

Las organizaciones deben estar unidas y despolitizadas, luchando por lo que realmente quieren.

Las organizaciones deben estar unidas y despolitizadas, luchando por lo que realmente quieren.

Derechas e izquierdas, actores y sindicatos, actos de unión en escaparate y de reivindicación en las trastienda y, lo que es peor, reproches y bailes de cifras entre asociaciones y políticos. Y todo ello, en el contexto de una conmemoración del mayor atentado terrorista de la historia de nuestro país, motivo por el cual se decidió que se celebrara el Día Europeo en Recuerdo a las Víctimas del Terrorismo. Cierto es que este tipo de asociaciones, por su falta de empuje mediático, debe sobrevivir a trompicones, con dificultades bárbaras en su lucha diaria por y para el recuerdo de las personas asesinadas y de los afectados directos o indirectos. Cierto es, entonces, que los aniversarios de acontecimientos como éste deben servir como altavoz a las asociaciones para lanzar sus mensajes reivindicativos y con ello concienciar a la sociedad de que aun queda mucho camino por recorrer. Pero también es cierto que produce cierta urticaria plasmar en ellas las dos Españas: una división que harta socialmente, que tratamos de alejar día a día, para que este país no arrastre más el lastre de la Transición, aunque parece que el síndrome de Estocolmo sigue siendo un mal irremediable…

Una democracia madura y fortalecida debe tener a sus ciudadanos unidos en temas tan delicados como el terrorismo, pero la clase política, una vez más, no se pone a su servicio para intentar dar ejemplo de unidad, sino que contribuye al enfrentamiento y, por lo tanto, a la desafección y alejamiento social. Si las asociaciones de víctimas pretenden ser escuchadas, deben hacer un esfuerzo por no jugar a malabares con los recuerdos de aquellos que perdieron la vida y dar ejemplo de unidad, serenidad y dignidad tanto a los políticos que juegan con ellas, como a la sociedad que les observa año tras año y, sobre todo, al conjunto de víctimas, que merecen algo más que un baile de cifras presupuestarias en los actos anuales de homenaje a los que, desgraciadamente, ya se fueron.

Anuncios


Categorías:Nacional, política

Etiquetas:, , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: