Exportar, pero no a cualquier precio


| OPINIÓN |

España, paraíso de sol y playa. La burbuja inmobiliaria y la llamada industria del turismo eclipsaron al país durante un corto periodo en el que todo parecía ir sobre ruedas. Pero, como todas, esta burbuja estalló salpicando a miles de trabajadores y empresarios

La industria española cae un 30% desde 2007

La industria española cae un 30% desde 2007

La industria española ha sufrido una caída porcentual de 30 puntos desde el año 2007. En aquel entonces, España ya era un país barato, en el que un elevado crecimiento del PIB ocultaba las pérdidas que se producían en torno a la productividad. Muchas fábricas decidieron reducir drásticamente su presupuesto en investigación y desarrollo, apostando por una mano de obra con un bajo coste y una producción que fuese rentable a toda costa. De esta manera, mientras la productividad en Europa crecía un 1,3%, en España no se superaba el 0,5%. Estas cifras suponen 10 puntos de esos 30 que el sector ha perdido en los últimos seis años. A su vez, la construcción de viviendas se ha reducido un 90% en este lustro, y con ella ha venido de la mano una menor producción de cemento, de materiales de baño, de muebles y de una larga cadena. Estas caídas han supuesto duros golpes tanto para el PIB del país como para el desempleo. En el primer caso, del año 2001 al 2011, las cifras sufrieron una contracción del 4,1% situándonos por debajo de Alemania e Italia. En el segundo, los datos son preocupantes. Desde el año 2008, 659.000 empleos se han perdido en este sector (lo cual supone el 27% del total).

En toda economía de mercado, productividad y competitividad son dos conceptos que están muy ligados. Se diría que son esenciales pero la fórmula no concluye aquí. Hay una tercera variable muy importante en este sector para conseguir un crecimiento eficiente. Hablamos de la inversión. Los españoles aceptamos con muy buena cara el consumo de tecnología, pero no arriesgamos a la hora de desarrollarla. Nuestro mercado tecnológico es pobre e influye negativamente en nuestra relación con la competencia europea.  Los datos en exportaciones no son malos, pero vendemos mano de obra y productos a unos precios muy bajos. Es necesario un cambio de mentalidad en torno al concepto de I+D de manera que se conciba como una inversión y no como un gasto. Se trata de una apuesta que, en definitiva, haría crecer el número de ventas en el exterior –y no a cualquier precio-, al mismo tiempo que aumentaría el desarrollo industrial.

Anuncios


Categorías:economía, Nacional

Etiquetas:, , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: