“El precio de la verdad” ¿Cómo hacer un buen periodismo?


| OPINIÓN |

  • El precio de la verdad, una película de Billy Ray, muestra la vida de un periodista de buena categoría, la cual la pierde cuando todos se dan cuenta de su mala profesionalización. 
  • Con este film se puede aprender cómo no debe ser un periodista en su trabajo a la hora de investigar.


¿Cómo no debe ser el trabajo de un periodista?

Fácil de contestar simplemente haciendo referencia al film de Billy Ray, El precio de la verdad, basado en hechos reales. En ella se refleja las apariencias de un buen periodismo a primera vista en el que toda la información se contrasta, se verifican las fuentes, los artículos pasan por muchas manos antes de ser publicados para evitar fallos y falsos datos. Pero muestra un trasfondo conforme va avanzando la película que enseña cómo no debe ser un periodista a la hora de hacer noticias y publicar información.

Stephen Glas (Hayden Christensen) es un periodista de buena fama de Washington que trabaja actualmente en The New Republic, una revista cuyo director, Michael Kelly (Hank Azaria), considerado de buen valor, defiende hasta en el último momento a sus redactores. Esto le juega una mala pasada y el jefe decide echarlo porque piensa que el periódico está perdiendo su prestigio por ser tan fiel a su plantilla. En su lugar nombra a Chuck Lane (Peter Sarsgaard), quien no es de agrado para el conjunto de redactores, piensan que no es competente y no defiende a sus trabajadores. Y esto es lo que le ocurre a Stephen. Una mala profesionalidad en su trabajo e investigación juegan con su puesto. Éste es despedido por inventarse prácticamente todos los artículos que escribía para la revista. Lo descubren a partir de una publicación sobre la piratería informática titulado “Hack Heaven” (El paraíso del Hacker) gracias a otra revista que empezó a investigar los datos y vio que todos eran falsos, que el joven hacker no existía y que la historia se la había inventado Stephen. Si hubiera seguido el otro director, su despido no se hubiera llevado a cabo porque confiaba en Stephen y lo defendía, pero con Chuck no ocurría eso. Ya eran demasiados datos los que no coincidían y nada era creíble, no podía permitir tener un periodista de esa categoría en su plantilla. A pesar de que Stephen ya ha perdido todo su prestigio, él mismo sigue en su bucle de inocencia, él mismo se cree su propia mentira y ya tarde se da cuenta de lo mal que ha hecho su trabajo.

Lo principal que un periodista puede aprender de esta historia es que el axioma principal de su profesión es contrastar y verificar. No conformarse con lo que le cuente su fuente ni sacar conclusiones propias. Siempre hay que hacer lo posible por demostrar que la fuente, y su testimonio, son verdaderos y que no están jugando contigo. Así, el periodismo siempre será creíble. Actualmente ocurre que por falta de tiempo siempre se dan por hechos datos y eso no debería de ser así, es preferible no ponerlos que hacer referencia a ellos sin haberlos verificado. Pero los datos son tan valiosos para aportar credibilidad que a veces el periodista se deja llevar y no hace un buen trabajo. Esto es lo que hay que evitar.

Anuncios


Categorías:cine & TV

1 respuesta

Trackbacks

  1. ‘El periodismo consiste en la búsqueda de la verdad’ | Producción Periodística Grupo 14

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: