Dardos envenenados


| OPINIÓN |

Los Lakers de 2012 (Imanol Echegaray García / @ima_etxega)

’Somos históricos, como los Lakers de los 80’’. Así enfatizaba Xavi el estado de ánimo del F.C.Barcelona a principios de Febrero. Desde esas declaraciones, 3 derrotas. Una en Liga contra un Real Madrid plagado de suplentes, uno en Copa, también contra el Real Madrid, que les eliminó en semifinales y otra en Milán, que les complica mucho pasar a Cuartos de Final de la Champions.

Y es que el equipo de ‘la humildat’, ‘los valors’ y ‘el seny’, se había subido a un carro que no les pertenecía por el momento. A veces deberíamos recordar a Xavi Hernández que se está mejor con la boca cerrada. Sin un líder como Tito Vilanova, los jugadores se han relajado y eso se ve en el terreno de juego. Todos los que decían que el éxito de Pep Guardiola residía en tener unos grandes jugadores, deberían callar y aprender de lo que está pasando.

Todos los que se consideraban los Lakers de los 80, un sacrilegio con agravio comparativo, deberían pensar si no se han convertido en los Lakers de 2012. Si es así, deberían encontrar un Kobe Bryant que les guíe hacia el éxito, o de lo contrario, el ridículo podría ser aún mayor.

Di María entre aplausos y Mou campando a sus anchas. ( Ismael Sánchez-Rojas / @isma_sanrojas )

El día 5 de marzo se empezó a vivir la emoción de Champions. Gran duelo entre dos veteranos de esta prestigiosa competición. Manchester y Madrid cara a cara, grandes goles, abanico amplio de jugadas polémicas, tensión, pero sobretodo un estadio estupendo. Old Trafford se llenó de aficionados dispuestos a saborear lo mágico que deja el fútbol. Aficionados que engrandecen aún más si cabe la esencia de esta competición.

Pudimos ver como Di María se retiró con una pequeña ovación tras haber sufrido la lesión, al igual que pudimos ver al técnico portugués del Madrid dirigiéndose a los túneles de vestuario, a menos de un metro de distancia respecto a las gradas de los ingleses. Hecho impensable en las gradas españolas. Y es que este concepto de ir a los campos a ver fútbol en ocasiones brilla por su ausencia. Malgastamos el tiempo en los estadios despotricando e insultando como si nuestra vida dependiera de ellos, cuando el fútbol simplemente tendría que servir de mera distracción.

El fútbol tiene que ser una afición y no terapia para desahogarse de manera irracional. Siempre es bueno tomar ejemplo de quien hace bien las cosas, y en este sentido los ingleses entienden estupendamente lo que significa la afición al fútbol.

Marca no me engaña. Edición Víctor Claver . ( Moha Gerehou / @mohagerehou )

Uno se levanta cada mañana, se asoma al diario Marca y cuando entra en la sección NBA hay un jugador que destaca sobre el resto. Ya puede haber hecho Lebron un triple doble, Kobe Bryant haber anotado 41 puntos de forma épica o Kevin Durant haber establecido otra actuación para la historia, que Víctor Claver siempre será el héroe de la noche.

Si hace 12 tiros: “Claver alcanza su récord de tiros lanzados”, aunque tan sólo haya anotado dos de ellos. Cuando apenas ha aportado nada saliendo desde el banquillo (situación habitual salvo lesión de Wesley Matthews), los titulares de Marca destacan los 20 minutos disputados, obviando los dos puntos, el rebote caìdo del cielo o la asistencia que haya podido dar.

Siempre está bien dar apoyo a los jugadores españoles, pero tiene que haber un límite. El periodismo deportivo no puede caer tan fácilmente en un periodismo patriota en el que se agasaja al jugador del país con jugosos titulares que ocultan la realidad o exageran otra no tan importante. No se puede pretender dar la idea de que Claver está triunfando en la NBA, cuando promedia tres puntos, dos rebotes y ni una asistencia. Lo siento señores de Marca, pero yo esa idea no me la trago.

“Asti” no es de Astillero. ( Marcos Díez@Marcosdiez19 )

Eufemiano Fuentes tiene la sensación de ser la única víctima de la Operación Puerto, y no quiere caer sólo. El médico canario ya ha dicho a sus allegados (en las próximas semanas es muy posible que lo haga público) que las cuentas con el nombre de “Asti” no son referidas a Astillero (equipo de remo), sino a José Luis Astiazarán, presidente de la Liga de Fútbol Profesional.

Sí señores, también el presidente de la LFP está metido en cuestiones de dopaje. No es de extrañar conociendo la corrupción, cinismo y mediocridad que reina en el fútbol español. Allí nadie sabe nada de nada, nunca ha pasado ni pasará nada, el fútbol español es el mejor del mundo…

Bueno, pues parece que esto no es el país de la gominola y el fútbol también tiene sus escándalos. Por eso, para salvar el poco honor que le queda al fútbol, pido al señor Astiazarán que salga a explicar que pasó durante sus años de mandatos. Señor presidente de la LFP, deje de esconderse como un perrillo asustado que sabe que le van a regañar. Antes o después todo saldrá a la luz y España entera podrá ver como el máximo dirigente de uno de los organismos más importantes del país realizaba prácticas ilegales y contrarias a los valores del deporte.

Anuncios


Categorías:Deportes, Opinión

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: