La distopía de Internet


| OPINIÓN |

  • En los años 60 se vivía en una distopía como tal expresa François Truffaut en el film Fahrenheit 451, donde el poder tiene un control férreo sobre la sociedad, una civilización en la que los libros están prohibidos
  • ¿Ocurre lo mismo en el siglo XXI? El mundo de Internet es cada vez más novedoso pero lo que está claro es que también se mueve por unos intereses que pretenden controlar a la sociedad

Image

¿Es posible concebir en nuestro siglo una sociedad sin libros, una cultura en la que leer esté prohibido y una civilización en la que la ingesta de pastillas sea algo normal? La respuesta directamente es que no: los libros no están prohibidos, no se castiga por leer y el uso de pastillas no es tan generalizado, de hecho, es la época en la que más se lee, aunque no sea por impreso. Es decir, Internet posibilita información a todos los ciudadanos para que interactúen, se relacionen, critiquen y actúen. Pero, ¿no es esto característico de una sociedad? Y, ¿una sociedad no está controlada por un poder? Por tanto, ¿en ese mundo de la Web no habrá también unos intereses? Exacto.

Se entiende mejor esta comparación de civilizaciones si se remonta a los años 60, época en la que, como refleja François Truffaut en el film Fahrenheit 451 (temperatura a la que el papel de los libros empieza a arder), había un control social cuyo objeto eran unos ciudadanos sumisos. Esto lo conseguían aportando información carente de contenido y evitando que la sociedad se informara por otros medios, por eso estaban prohibidos los libros. Esta situación es un claro caso de totalitarismo porque el poder consigue que al ciudadano le guste lo que él quiere y eso conlleva a una distopía porque los individuos están manipulados, en este caso, por la información. El régimen totalitario cohíbe a los ciudadanos y por tanto están carentes de sentimientos, un vacío que tienen que suplir con pastillas, las cuales son estimulantes que les aportan valor. De esta manera el control social consigue una estabilidad general. Respecto a este contexto se puede hacer referencia al libro de Aldous Huxley, Un mundo feliz, lugar en el que “no cabe la posibilidad de civilización sin estabilidad social, y ésta sin estabilidad individual” y para eso todos están manipulados, en este caso genéticamente. “Todo cambio es una amenaza para la estabilidad” y “la gente es feliz, tiene lo que desea y nunca desea lo que no puede obtener” expone Huxley en el libro. Si se llevan estas dos frases a la película se entiende que no se leen libros porque si no los hombres se darían cuenta de que existe un más allá que les gustaría obtener y cambiar, lo que provocaría el peligro de la civilización.

Se podría decir que en aquel entonces el periodismo solo ofrecía información para conformar al ciudadano y además mediante periódicos similares a cómics y con las pantallas de televisión. En nuestras épocas, el periodismo forma a ciudadanos exigentes y críticos con el poder mediante multitud de medios (prensa, radio, televisión, Webs…). En este sentido ha contribuido en gran medida Internet, la cual se ve como una alternativa para obtener más información y más rápidamente a la vez que une a los individuos disgustados permitiéndoles exponer mensajes más individuales sobre un malestar general, actuando como ciudadanos activos y críticos y no como espectadores de lo que ocurre, como pasa en Fahrenheit 451. En esta película todos obedecen y los que no, esconden sus libros y escapan o bien se convierten en “hombres libro, personas que memorizan un libro y después lo queman para no ser detenidos. Estos “hombres libros” escapan al bosque a vivir. Desde esta perspectiva surgen dos mundos: uno civilizado en el que la información, el conocimiento, lo tienen solo quienes poseen el poder (un mundo feliz en el libro y unos ciudadanos sumisos en la película); y otro salvaje que se asocia con la nueva era de Internet permitiendo que la información llegue a todos (“malpaís” en Un mundo feliz y el lugar de “los hombres libro” en el film). Pero aquí llega el problema: Internet es un negocio, es “otro país” con sus relaciones de poder y explotación, sus reglas, sus leyes y sus delitos (carácter civilizador) pero aportando a la vez esperanzas que podrían alejar al ciudadano de lo esencial de la realidad (carácter salvaje). Desde esta última versión utópica y esperanzada, la Web se relaciona con los libros de los 60, los cuales, según el poder, eran elementos insociables que destruían y desdichaban a las personas y ponían en peligro su identidad porque desearían vivir de otra manera. Evidentemente las redes, Internet en general, han conseguido movimientos nacionales de gran difusión, como el 15 M, en contra de un malestar general por un deseo de vivir mejor y del que el Estado teme. En los años 60 esto es lo que el poder quiere evitar y por eso éste prohíbe los libros.

Por tanto, bajo este punto de vista y viendo la relación con Fahrenheit 451 y Un mundo feliz, podría verse la Web como una distopía en el sentido de que es una civilización manipulada por unos intereses económicos y políticos que intentan controlar toda la información que fluye en las redes pero es tanta que les es prácticamente imposible. Por eso, a la vez el Internet es la esperanza de una sociedad más democrática, de un progreso de la nación, gracias a que todo el mundo puede obtener el conocimiento que aporta la infinita cantidad de información. Poseer conocimiento significa tener poder y el motor de progreso pero para eso es preciso unos libros y una Web que proporcione la información y libertad necesaria para el conocimiento.

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: