Resetear la democracia


| OPINIÓN |

Democracia o poder del pueblo. Estamos acostumbrándonos peligrosamente a creer que éste se limita a meter una papeleta  en las urnas cada 4 años. Pero,  el hasta ahora menos malo de los sistemas conocidos, debería otorgarnos no solo el poder de votar, sino el de participar

El mal más enfermizo para  nuestra democracia son las listas cerradas y bloqueadas. Listas con nombres en función no de los méritos sino de la cercanía de los componentes con los partidos. Y listas que guardan ideas arcaicas dentro de un espacio cerrado, donde el aire no se renueva. Además, se trata de un sistema electoral que merma la posibilidad a cualquier partido minoritario de adquirir cierto protagonismo y relevancia. Por ello, la mayoría de las personas votan al PPSOE. Ya sea para evitar  que su voto se pierda, para castigar al otro partido o por aferrarse a ideales en lugar de a la razón. Sin embargo, nadie parece formular una propuesta contundente para regular una ley electoral que reparte los votos de forma muy desproporcional. IU ha hecho algunos intentos pero sin demasiado ímpetu, quizás porque la posición de no tener que ostentar demasiada responsabilidad le da esa comodidad.

Voto en las urnas

Voto en las urnas

Además, el hecho de que no se voten a personas sino a partidos implica que todos vayan a una voz. Si el partido toma una decisión, todos los miembros la acatan o de lo contrario pueden tener sanciones. Sumando todas estas características hemos llegado hasta el punto de permitir que nuestro presidente del Gobierno incumpla todas y cada una de las promesas de su programa electoral. Otorgándole a éste una credibilidad e importancia cero. Mentir de forma tan descarada no solo no sale caro sino que no tiene consecuencia alguna. Pero aún no conforme con eso y sabedor de que las palabras se la lleva el viento, Mariano Rajoy lo dice públicamente: “haré lo que sea, incluso lo que dije que no iba a hacer”.

Ante el clamor popular la respuesta de los políticos es el silencio. Un silencio a los 6 millones de personas que engrosan la lista del paro. Un silencio a las personas desahuciadas de sus hogares por una ley hipotecaria de 1903 que se hizo en favor de la banca. Un silencio ante las miles de personas que se manifiestan reivindicando las necesidades más básicas del Estado de bienestar. Un silencio ante el tesorero del partido durante más de 10 años, imputado en uno de los mayores escándalos de corrupción – y que salpica, presuntamente, a importantes miembros del Partido Popular- . Y no menos importante, un silencio total en las ruedas de prensa. Sin preguntas y periodismo no hay democracia. Y sin un cambio urgente en el sistema electoral, tampoco.

Anuncios


Categorías:Nacional, política

Etiquetas:, ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: