El futuro de El Gallinero está en juego


| REPORTAJE |

  • El Gallinero es un poblado chabolista del distrito de Vallecas en el que viven gitanos-rumanos en malas condiciones
  • Los niños de El Gallinero hicieron un comunicado, un Plan que redacta unos principios y derechos básicos

Niños de El Gallinero jugando en sus toboganes

Un lugar entre carreteras donde los poblados se confunden, aunque no sus habitantes. Si a La Cañada le toca el mundo de la droga, el Gallinero es una zona más familiar que intenta salir de la pobreza y la marginación. Mientras en El Gallinero la recepción es amable, en La Cañada Real, por el simple hecho de que alguien desconocido pase con el coche, los habitantes insultan y escupen desde los rellanos de sus casas viéndoles como una amenaza.Los niños de El Gallinero quieren ser bomberos o médicos, pero nunca policías, porque los agentes de azul han detenido a sus familiares y han derribado sus casas. Estos niños viven, con sus padres, la angustia del desalojo, saben que ocupan un espacio ilegal pero no tienen alternativa a la construcción de cartones, chapas, tejas, chatarra, madera… que les sirve de hogar. De los cuatrocientos veinte gitanos-rumanos que viven en El Gallinero, doscientos cincuenta son menores de edad y juegan a doce kilómetros de Sol (Madrid), cerca de La Cañada Real, en el distrito de Vallecas.

Paco, párroco de Santo Domingo de la Calzada – iglesia situada en La Cañada Real – es voluntario y ayuda a diario con todo su esfuerzo a toda  la gente de su alrededor que lo precise. Él mismo cuenta que sufre mucho por los niños que viven entre jeringuillas y escombros. Paco ha ayudado a los pequeños de El Gallinero a redactar un texto en el que, al leerlo, la gente pueda comprender la precaria situación de la que quieren escapar.

“Los niños de El Gallinero tenemos un plan” es el título del manifiesto, el cual reivindica su derecho a la plena ciudadanía que se traduce en una escuela pública, con tasas razonables, a la que poder ir andando y atención sanitaria que no obligue a tener papees para ser atendido. El pasado 24 de noviembre de 2012, aprovechando la celebración del Día del Niño, los pequeños de este lugar compartieron con voluntarios y visitantes que se acercaron al poblado. A esta jornada organizada por la parroquia de Santo Domingo de la Calzada acudieron unas cinco familias y sesenta voluntarios de diversos lugares, entre ellos un grupo de la Facultad de Trabajo Social de Cuenca. Una jornada festiva en la que las Madres contra la droga – voluntarias en La Cañada –  prepararon una paella mientras las mujeres rumanas cocinaron sarmale, comida típica de su país.

Se mezclaron los asiduos que acudieron a ayudar, con voluntarios organizados. Para todos ellos, los niños presentaron su Plan, también para el Ayuntamiento de Madrid, quien tiene previsto expulsar y realojar a los habitantes del poblado, de modo que derribarían sus chabolas y enviarían a los menores a unas aldeas infantiles separándolos de sus padres. Las familias rumanas no quieren esto y por eso se organizan con la ayuda diaria de voluntarios en un intento de llevar una vida cotidiana y aceptable con el objetivo de que nadie pueda arrebatarles el lugar que han construido para vivir, además de mejorar su calidad de vida. En esta tarea de convencer al Ayuntamiento y aguantar en su lucha no están solos. Los voluntarios organizados desde la Parroquia de Santo Domingo de la Calzada y San Carlos Borromeo, situadas en Vallecas, atienden a los pequeños. Mientras sus padres trabajan en la chatarrería o trafican con droga y sus madres buscan métodos para conseguir que sus hijos se puedan llevar algo a la boca, a los pequeños les dan el desayuno, les ayudan con las tareas de clase y los fines de semana se entretienen con talleres de pintura que organiza la ONG Caps.

Además de la falta de higiene y pobre alfabetización existe otro problema: sólo cuentan con uno o dos autobuses de transporte escolar, dependiendo del día. Esto obliga a algunos niños a andar durante ocho kilómetros hasta la escuela de Vallecas. Es el caso de Lucas de diez años, quien expone: “Paso mucho miedo cada vez que tengo que ir andando a la escuela. Quiero que pongan más autobuses o un puente por el que pasar sin peligro”. Todos andan kilómetros en los que tiene que atravesar la autovía y arriesgarse a ser atropellado.

Trabajadores sociales vinculados a Cáritas han conseguido que se construya una guardería de niños de cero a tres años, así como una escuela para alfabetizar a las madres adolescentes. Afa nos cuenta cómo ella, al igual que el resto de madres, deja allí a su hijo mientras busca sustento diario. Los hermanos mayores, que antes tenían que quedarse al cuidado de los pequeños, ahora pueden ir también a la escuela.

A pesar de estas condiciones, las familias de El Gallinero cuentan con algo valioso: el optimismo con el que día a día inculcan a sus hijos unos principios de lucha, esfuerzo y fortaleza. Esto, junto con la ignorancia de los pequeños de la realidad en la que se encuentran por no haber salido del poblado más que para ir al colegio, constituye un argumento de peso para que, cada vez más, el resto de personas nos preguntemos qué valor les damos a las cosas que tenemos a nuestro alrededor.

Según cuentan los voluntarios, en el poblado se ven caras de niños de felices cuando se divierten o entretienen con juegos didácticos. Los pequeños corretean con ilusión sin tener un ápice de conciencia de lo que realmente les depara. Aún están a tiempo de salir de un mundo lleno de codicia y delincuencia; sólo si hubiese escapatoria el futuro de El Gallinero, los niños, dejarían de estar en juego.

Paloma Ollero Pascual

Natalia  García López

Violeta Puerta Pérez

Anuncios


Categorías:Sociedad

1 respuesta

  1. Hola Paloma, soy tu tio Paco; sigue asì con tus comentarios,està muy bièn,me ha gustado.
    màndame otro cuando lo tengas,y te dirè mi parecer.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: