Responsabilidad total, pago cero


| OPINIÓN |

El mayor brote de cólera de los últimos años azota desde 2010 con fuerza a Haití, el país más empobrecido del mundo. De momento, ya se ha cobrado la vida de 8.000 haitianos y afecta a casi 650.000. Las investigaciones parecen evidenciar que surgió a través de miembros de Naciones Unidas. Sin embargo, su Secretario General, Ban Ki-Moon, acaba de anunciar que la organización no indemnizará a los afectados

Secretario General de Naciones Unidas, Ban-Ki Moon

Secretario General de Naciones Unidas, Ban-Ki Moon

El cólera -una enfermedad diarreica causada por el consumo de agua o alimentos contaminados con la bacteria Vibrio cholerae- no tiene antecedentes previos a 2010 en el país centroamericano. Tras un exhaustivo estudio, el Doctor Lantagne, uno de los mayores expertos en la enfermedad, ha señalado que el brote nació a raíz de soldados de la ONU provenientes de Nepal –un país con la enfermedad muy extendida-. La magnitud del problema es tal, que los casos en Haití superan ya al conjunto de los enfermos del continente africano.

Así, tras la evidencia de que los soldados de Naciones Unidas introdujeron la bacteria en el país, las familias de las víctimas presentaron una demanda compensatoria. En ella se solicitaba al organismo internacional u na indemnización de 50.000 dólares para los enfermos y el doble para las familias de los ya fallecidos. Hace unos días la ONU respondió a la solicitud: Solo contribuiría al 1% de todo lo que se le pedía; además de negar su implicación y eludir su responsabilidad. Todo ello ateniéndose al artículo 29 de la Convención sobre los Privilegios e Inmunidades de las Naciones Unidas. A través de éste, Ban-Ki Moon vino a decir que independientemente de su responsabilidad o no, la organización tenía derecho a acogerse al principio de inmunidad en el ejercicio de sus funciones. Pero eso sí, como  defensora de los derechos humanos, la ONU dejaba patente su lamentación ante “el terrible sufrimiento del pueblo haitiano”. Juzguen ustedes mismos.

No menos llamativa es la omisión de la noticia en los grandes medios de nuestro país.  ¿Qué pasaría si este desastre internacional hubiera ocurrido en cualquier otro lugar que no fuera el olvidado Haití? La alarma mediática y la solución aportada, de lejos, sería diferente. El problema es que estamos peligrosamente acostumbrados a que una vida francesa o estadounidense  no tenga el mismo valor que una haitiana o iraquí. Y si es la propia Naciones Unidas- fiel defensora de la igualdad-  la que abanderada esta idea, el problema pasa de ser peligroso a catastrófico. Y las consecuencias, más todavía.

Anuncios


Categorías:Internacional

Etiquetas:, , ,

1 respuesta

  1. A pesar de lo catastrofico, es un buen articulo. Es una pena que esa pobre gente sea olvidada por el resto de los “pobres”.

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: