Real sociedad, último tren hacia el Viejo Continente


| REPORTAJE |

  • La Real Sociedad, tras ciertas dudas a principio de temporada, se consolida en la zona europea
  • Parece que Montanier ha dado por fin con la tecla correcta y el equipo txurriurdin va enfilado a realizar una gran temporada

Dicen que las oportunidades no son infinitas. Que cuando estás esperando tanto tiempo a que llegue el momento que  llevas anhelando, y de repente aparece, debes saber que quizás esa sea la última ocasión que tengas para cumplir con tus expectativas más fervientes. A fin de cuentas, se repite mucho el dicho de ‘’el tren sólo pasa una vez’’. Y para la Real Sociedad, el tren de Europa se ha quedado mucho tiempo detenido. No se podía quedar nadie atrás, o subían todos o se quedaban en tierra. Antes de poner rumbo al viejo continente, llegó la persona que faltaba para abordar el tranvía con contundencia. Philippe Montanier, tras muchas dudas, llegaba a la estación de San Sebastián a tiempo para emprender un viaje lleno de dificultades y cuya penúltima parada es la Europa League. La última, la Liga de Campeones, será una carrera a contrarreloj por ver que tren, si el vasco, el valenciano, el madrileño o el sevillano llega antes a la meta.

El último alto de los realistas no pudo terminar mejor. El convoy blanquiazul visitaba por última vez San Mamés. Y los Frantziarraren Mutilak no escatimaron en tirar una piedra más del viejo estadio del Athletic de Bilbao, ganando por 3-1 en lo que fue la catapulta para unos y la sentencia para otros, que se meten en serios problemas. 14 puntos de diferencia abren aún más la herida de los bilbaínos. 8 triunfos, 5 empates y 1 derrota (en el Santiago Bernabéu por 4 a 3) es el bagaje del torpedo vasco de 3 meses a esta parte.

El camino no será fácil. Por delante quedan estaciones como el Vicente Calderón, el Benito Villamarín o Vallecas. Pero dicen que la victoria sin sufrimiento no sabe tan bien. Eso sí, el cojunto txurriurdin contará con una banda capitaneada por el maestro Carlos Vela.

En la portería cuenta con un Claudio Bravo que cada jornada se hace más grande. Ha encajado 24 goles, los mismos que, por ejemplo, Víctor Valdés.

Celebrando un gol en San Mamés | FOTO: martiperarnau.com

Celebrando un gol en San Mamés | FOTO: martiperarnau.com

La defensa es el aspecto que más ha mejorado en relación a otras temporadas. Íñigo Martínez, uno de los defensas más prometedores del fútbol español, se ha convertido en un baluarte atrás. Los escépticos que veían en el canterano un central que sólo la pegaba muy bien, se han encontrado con un defensa de categoría, que además suena con fuerza para irse con Pep Guardiola destino Munich. Mikel González y De la Bella siguen la corriente positiva del equipo firmando grandes actuaciones, pero el caso más llamativo es el de Carlos Martínez. Un jugador que la temporada pasada producía murmuros cada vez que se hacía con el esférico y que gracias a su esfuerzo en defensa y a su notable mejoría en ataque se ha ganado a todos los realistas.

En el centro del campo, el paso atrás de un Zurutuza que no se parece en nada al de la temporada anterior, ocasionado también por sus numerosas lesiones, ha coincidido con el paso a delante de jugadores como Asier Illaramendi o Rubén Pardo, que cuando coinciden en el campo permiten al equipo jugar a otra velocidad. Los canteranos se han hecho con un hueco en el entramado de Philippe, aunque más el primero que el segundo, al que ya comparan con Xabi Alonso.

Xabi Prieto, uno de los jugadores más exquisitos de nuestra Liga, ha perdido físico, pero con su calidad y categoría le está bastando para realizar una gran campaña. Como la de Griezmann, que ha tenido que pasar por un celibato de un año tras sus coqueteos con el Atlético de Madrid y que está entregado a la causa como el que más. Un Antoine que sería el jugador más determinante del equipo si no fuera por Carlos Vela, que llegó la temporada pasada en calidad de cedido y que esta ya pertenece de todas a la entidad de la Real. El jugador más en forma del equipo y un seguro de vida para sus compañeros. 11 goles es su registro.

Los dos únicos peros son la tardía reacción de un entrenador que no terminaba de creerse que podía hacer algo grande con esta plantilla y que ha acabado sucumbiendo a la evidencia. Y la falta de un delantero total que te garantice 20/25 goles cada año. Quizás ese Darko Kovacevic o Nihat que en 2002 catapultaron a la Real Sociedad al segundo puesto. Nadie sabe donde podría llegar este equipo con un rematador así. Lo que es una certeza es, que lejos de debates y campañas absurdas e incoherentes de dopaje, de lo único que se puede acusar a este equipo es de tener en nómina a 16 canteranos. Casi nada.

Esta es la Real Sociedad. Un conjunto dopado. Dopado de jóvenes que quieren guiar al equipo y a la afición hacia el caramelo más preciado, Europa. El tren está en marcha. Y esta vez, parece que nadie quiere bajarse.

Anuncios


Categorías:Fútbol

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: