Un Athletic sin pies ni cabeza


| REPORTAJE |

Los de Marcelo Bielsa siguen en una dinámica negativa, y el batacazo de la jornada pasada frente a su eterno rival, la Real Sociedad, les deja aún más tocados de lo que ya estaban

Lo que está ocurriendo en Bilbao, quizás sea uno de los casos más difíciles de entender de toda la Liga BBVA. Si nos remontamos tan sólo un año atrás, recordamos como el Athletic fue capaz de embelesar a gran parte del aficionado al fútbol. No sólo por el hecho de postular a ganar dos finales tanto a nivel europeo como nacional, sino por la práctica de un fútbol de lo más vistoso que se pudo saborear la temporada pasada. Se ganó por resultados y juego el rango de equipo revelación. Tenemos reciente aún como los leones fueron capaces de echar por tierra la andadura del Manchester United en la Europe League. Formaban el equipo de ensueño, y los destellos que dejaron la campaña anterior, auguraban una evolución positiva para la presente temporada.

jugadores bilbao

Los jugadores del Athletic Club lamentándose por un gol rival.

Se agruparon un conjunto de jugadores de gran talento, lo que evidentemente en un futuro no muy lejano se traduciría en bajas en el equipo. Doloroso para los rojiblancos, pero inevitable en el mundo del fútbol. Se barajaba constantemente la salida de ciertos jugadores, pilares fundamentales del Athletic de Bilbao, y como el fútbol suele ser una ciencia exacta en cuanto al ámbito de los fichajes, Javi Martínez fue el primero en hacer tambalear la estructura bilbaína. Tomó rumbo a Alemania, y con ello la desilusión e incertidumbre de multitud de aficionados del Athletic. La baja del todoterreno navarro se palpa cada semana en el juego de los leones.

Otro de los aspectos importantes a tratar, si se quiere buscar respuesta a la desastrosa temporada que están realizando los de Bilbao, es sin duda el asunto Llorente. Más temprano que tarde se sabía que Fernando abandonaría los dominios de San Mamés. Hablamos de un delantero de talla mundial, apetecible en varios equipos top como diría el portugués Mourinho. Desde los inicios del Athletic en la Europe League de esta temporada, Llorente tenía claro que su futuro andaba lejos del club en el que milita actualmente. No se sentía cómodo, y como todo jugador de grandes cualidades, se veía en la necesidad de ampliar sus expectativas, de afrontar nuevos retos que le hicieran crecer como jugador. Nada raro, simplemente quería comprobar si su talento era compatible con otro nivel algo más exigente, que ofrecen por ejemplo competiciones como la Champions League.

Parece ser que esta propuesta de Llorente no se entendió, y este culebrón desencadenó en un desafío constante por parte del Presidente Josu Urrutia hacia el delantero de La Rioja. Una decisión equívoca, ya que ambas partes salen perjudicadas. Llorente pierde ritmo de juego, además de que el Bilbao tiene una ausencia innecesaria del que fuera el año pasado baluarte del equipo vasco. Si se sabe que Llorente saldrá a final de temporada, que menos que mirar por tu propio equipo, entender la situación del jugador e intentar buscar el mejor remedio posible.

El resumen de este embrollo se ve reflejado en la cantidad de minutos disputados por Llorente la temporada pasada respecto a esta actual, 2.235 minutos jugados en liga, frente a los 458 minutos que ha disputado hasta el momento. Por tanto ya contamos que a la pérdida de Javi Martínez, esta temporada se le ha sumado por inconsciencia técnica o institucional, la baja de Fernando Llorente. Bien es cierto que la incorporación de Aduriz está siendo inapelable, pero posiblemente estos dos jugadores tendrían cabida en el mismo once. Se ha inclinado la balanza a favor del orgullo frente al interés del club, y las consecuencias de esto se están trasladando a los resultados cosechados por el Athletic.

Llorente-y-Toquero

Fernando Llorente está pasando la mayor parte de la temporada en el banquillo.

Los jugadores no son inmunes a lo que ocurre a su alrededor, y por consiguiente están siendo conscientes de que el equipo se va despedazando poco a poco. Se echa de menos el magnífico ambiente que se respiraba hace un año, y esta desarticulación del club está afectando al ánimo de los jugadores. Posiblemente este cambio anímico sea el causante de esta involución tan drástica que hemos observado en el equipo de Bilbao. Otra explicación es difícil de encontrar. La estructura apenas ha variado, y resulta tremendamente incomprensible que de un año para otro exista esta metamorfosis.

Un Athletic sin pies que pongan el fútbol que antaño se disfrutaba en San Mamés, ni cabeza que haya sido capaz de manejar una situación que se complicó en este inicio de temporada. La racha de partidos perdidos es preocupante, pero el Athletic sigue disponiendo de unos canteranos espectaculares, capaces sin duda alguna de reconducir esta situación.

Anuncios


Categorías:Deportes, Fútbol

Etiquetas:, , , , ,

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: