Déjennos con nuestro opio


| OPINIÓN | 

Como bien decía Luis García Montero en su poema ‘Domingos por la tarde’. ‘’No conviene que demos a estas cosas un valor excesivo. Son noventa minutos en un vaso de agua. Pero a mí me han quitado muchas veces la sed’’. No hay que ser un lumbreras ni un erudito del siglo XXI para darse cuenta que habla de fútbol. Deporte catalogado como opio del pueblo, por aquellos con dos placas craneales, una a cada lado, que no les deja ver nada más allá que lo que sus narices hacen frente.

Arrigo Sacchi siempre sostuvo este otro asunto: ‘’el fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes’’. Me voy a quedar con esta afirmación. Me gusta más. Es más sana y menos dañina.

Partamos de la premisa que evidencia al fútbol en un mero deporte o juego creado y desarrollado para entretener a las masas, como aquellos circos romanos en los que un gladiador debía luchar por su vida derramando la de otros o, como esas obras de teatro callejero que no hace tanto tiempo eran un profundo éxito en cualquier lugar recóndito del planeta. Detengámonos en estas mismas líneas. ¿Realmente el balompié es sólo eso? ¿Un entretenimiento? Establezcamos dos patrones a seguir. Aquel que ve fútbol como podría estar viendo la última película de Quentin Tarantino (sublime, por cierto) y aquel que va más allá. Ese que se quiere meter en el papel de Django para salvar a su amada. El que se introduce en esa trémula red que es el fútbol. El que ríe, llora, se entusiasma, se enfada. Aquella persona para la que un lunes no es tan lunes si su equipo ha ganado o el que toda la semana se convierte en un lunes en escalada, si su equipo cae derrotado, con parada en el siguiente domingo. Ese. El aficionado. El que siente.

¿Vais a decirle a él que España está patas arriba? ¿Qué no vaya a un campo de fútbol porque hay una crisis económica terrible? De verdad, ¿creéis que no conoce la desfachatez e indecencia de todo lo que apeste a político en nuestro país? O es que, ¿no tiene amistades o familiares en paro? ¿No pueden desahuciar al vecino con el que lleva cruzándose media vida? Claro que son conscientes de todo esto, ¿pero saben? Tratan de ser felices.

Y existen muchos tipos de felicidad. La que te ocasiona el beso de tu amada, el te quiero de un hijo, el aprobado en un examen. La alegría por encontrar trabajo, por viajar donde siempre has soñado. Pero también existe la alegría por marcar un gol, por celebrar un triunfo con otros que profesan el mismo sentimiento a unos colores. Esa adrenalina antes que un señor vestido de amarillo insufle aire en su silbato para que comience un espectáculo de una hora y media. El temor a un penalti en contra y ese ensanchar las cuencas de los ojos cuando el balón va camino de su lugar natural, la portería. Esa gente sufre los sinsabores que en la sociedad actual nos ha tocado vivir. Pero saben sacar tiempo para intentar ser felices un pequeño intervalo de tiempo y extraer emociones castigadas mirando a la pared por el jefe de turno o por el político en cuestión.

El balón ha formado parte de su infancia. Desde que la memoria hizo acto de presencia en la mente de muchos chavales que soñaban con ser Maradona mientras crecían disfrutando por televisión de Zidane o Ronaldinho. Que labraron un sentimiento irreductible e indestructible hacia un equipo. Porque como dijo Eduardo Galeano, ‘’en su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero nunca de equipo de fútbol’’.

Por favor, el mundo ya está demasiado mal como para no disfrutar de estas pequeñas cosas que nos quedan. Somos campeones de Europa y del Mundo. Nuestros antepasados han sufrido mucho para ver un hito de estas características, ¡para no disfrutarlo!

Y haciendo mención al comienzo de este escrito. A todos a los que sentimos esto por el fútbol, déjennos ahogarnos en nuestro vaso de agua con sobrenombre de opio, que a nosotros, nos quita la sed de esta amarga sociedad, al menos durante 90 minutos a la semana.

Anuncios


Categorías:Fútbol, Opinión

Etiquetas:, , , , , ,

3 respuestas

  1. el futbol o el deporte en general es la unica manera de mucha gente de olvidarse de esta pesadilla en la que estan convirtiendo este pais

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: